Gracias, Setién, por Miguel Hernández

Compartir

Jamás vi a una Unión Deportiva Las Palmas jugar con esta vistosidad. Jamás vi una Unión Deportiva tan trabajada tácticamente ni tan ordenada. Y todo con el balón. Hay quiénes se olvidaban del elemento indispensable del juego. Un auténtico pecado en una tierra con futbolistas que sólo entienden este deporte con el esférico cosido a sus pies.

Existen varias generaciones –los aficionados por debajo de la cuarentena– que no han visto a una Unión Deportiva Las Palmas tan brillante con el balón ni con tantas garantías. Temporadas atrás conseguir los objetivos era un desenlace entre la tragedia y el ataque cardiaco. La tranquilidad de estas dos últimas temporadas no tiene precio.

Me quedo con muchas cosas de la etapa de Quique Setién en la UD Las Palmas hasta el momento pero quizá destaco su sentido común, algo no muy habitual en este negocio. Cayó en una plantilla repleta de talento. Tan sólo necesitaban un arquitecto que les entendiera y ordenara.

La UD no habrá ganado títulos en la etapa de Quique Setién, pero en el imaginario colectivo siempre quedará este periodo de buen fútbol en el recuerdo. Y cuando digo siempre, es siempre. No será un trofeo, pero yo le contaré a mis nietos que vi jugar a la Unión Deportiva Las Palmas de Quique Setién. Si eso no es lo importante de este deporte, díganme qué es.

Gracias, Quique.

opiMiguelHernandez

Twitter: @mhernandez

Más artículos de Miguel Hernández