Fabio González exhibe sus credenciales

Compartir
Foto: Gabriel Jiménez (udlaspalmas.NET)

El canterano ha llegado a la pretemporada pidiendo paso con la intención de hacer saltar la banca del primer equipo y ganarse un puesto con los mayores. 

Suena el teléfono y en la pantalla del móvil se observa un nombre inesperado a estas alturas de verano. Fabio González (Ingenio, 12 de febrero de 1997) lo coge y al otro lado de la línea empiezan a desengranar, paso a paso, el sueño de su vida. El mediocentro del filial iba cambiar la playa por el Estadio Municipal de Maspalomas y la arena por sudar al lado de los Jonathan Viera, Prince Boateng y compañía por pura casualidad, pero no estaba recibiendo una oportunidad que no mereciera.

Indiscutible durante toda la campaña, pieza clave en el ascenso y hombre de trabajo sucio para Las Palmas Atlético, Fabio se mostró como ese tipo de jugador al que los focos no le señalan demasiado pero que sin su presencia el puzle queda realmente incompleto. Esa cuestión es lo que hizo que la Dirección Deportiva frenase la incorporación de un pivote tras la salida de Roque Mesa para poner rumbo al Swansea y le entregasen una invitación directa para unirse a la pretemporada.

Y el chaval no ha decepcionado a nadie, incluyendo a un Manolo Márquez que es su gran valedor y su principal apoyo en esta nueva aventura.

Durante estos primeros días la calma con la que ve el fútbol es una de las cuestiones por las que más ha destacado, ya que siempre intenta buscar el pase adecuado en el momento adecuado. En ese sentido, el mantener la cabeza levantada se convierte en un aspecto clave y es una ayuda importante para sacar el balón desde atrás sin demasiados problemas. Esas características le llevan a cometer pocos errores a la hora de elegir la mejor opción.

Además, otra de las cosas que han convertido a Fabio en uno de los hombres de esta pretemporada es la personalidad que ha demostrado hasta el momento, metiendo la pierna cuando tenía que hacerlo sin importarle qué jugador tenía delante. Ese tipo de cosas le dibujaban una sonrisa de oreja a oreja al propio Márquez, quien durante estos días ha colocado a su pupilo siempre como único mediocentro para probarle al 100%.

Lo que está claro es que el chico parece preparado para ayudar al primer equipo la próxima temporada y se está ganando una oportunidad para que cuenten con él. A pesar de ello, el salto a Primera División es quizás demasiado grande, sobre todo, porque todavía tiene que trabajar su físico y le falta experiencia, pero la realidad demuestra que tiene fútbol para poder llegar a la tierra prometida.

Ahora sólo el trabajo y el empeño que Fabio ponga sobre la mesa serán los que terminen de finiquitar cuándo le llegará la oportunidad definitiva, aunque podría decirse que la UD Las Palmas ha encontrado en su cantera una brújula para canalizar el juego y el estilo de una filosofía futbolística que quiere seguir siendo seña de identidad.

También te puede interesar… 

#ENTREVISTA | Fabio González: “Estoy viviendo un sueño” (VÍDEO)