De aquellos barros, estos lodos, por Jesús Izquierdo

OPINIÓN de Jesús Izquierdo, redactor de diario Marca y Radio Marca Gran Canaria.

Compartir

Lo que mal comienza, mal acaba. No es culpable Manolo Márquez –válgame Dios– de lo que ha pasado. La UD hizo las cosas mal desde febrero, cuando dijo el presidente que el entrenador estaba cerrado. Era De Zerbi –les pongo en situación– un italiano respondón que dejó en calzones a una Dirección Deportiva que puso todos los huevos en esa cesta.

Finalmente fue Márquez, un entrenador inexperto que se vio con un “marrón” que le ha acabado por devorar. Se va –eso dicen en el club– porque no aguanta la presión. Pero, ¿de dónde viene la presión?

¿De dentro del club? ¿del entorno? ¿de la afición? ¿del vestuario? Paren dos segundos y saquen sus propias conclusiones. Pero esta historia tiene una oveja, un lobo y una abuelita. ¿Ya?

Efectivamente, de aquellos barros, estos lodos. Ruedan cabezas, como siempre pasa. Pero, como siempre pasa, rueda la más débil. Entrenador nuevo, victoria ¿segura? Bueno, da lo mismo, la vida en la UD sigue igual.

Mucha suerte, Márquez. Que pase el siguiente…

por Jesús Izquierdo
Periodista del diario Marca y Radio Marca Gran Canaria