| Blogs

Empeorando la mejoría

Escrito el: 14 junio 2012 04:58 | Autor: | Archivado en: General | Sin comentarios »

Tras el nefasto fin de temporada, motivado tanto por esa falta de incentivos como por la escasa resolución de las mínimas esperanzas a que nos llevaran al paraíso, nos encontramos a nuestro equipo en medio de cambios profundos, tanto a nivel de plantilla como de cuerpo técnico, en un contexto económico a la altura de las circunstancias actuales. Hace días hablaba Ramírez de todos estos cambios: recortes de los salarios en varios jugadores, carta de libertad en otros, y la búsqueda de una salida digna al nuevo culebrón de este verano. En medio de todo este maremagnum, un objetivo: aspiraremos el próximo curso a los puestos de promoción.

Cerrar la etapa de Juan Manuel Rodríguez no resulta sencillo. El entrenador talismán, especialista para rescatar a esta entidad cuando nadie es capaz de lograrlo, parece tener su techo en este tipo de objetivos y, según entiende la dirección técnica, paga los platos rotos de la deserción de aficionados de las últimas jornadas. Dijo el presidente de la entidad que era importante acabar con el debate de si Juan Manuel sí/ Juan Manuel no,entre otras cosas porque dividía a la afición, pero ya puestos en el tema, convendría reflexionar si teníamos plantilla para aspirar a algo más de lo que conseguimos. La racanería en el juego era evidente, y además, daba la sensación de que no se sacaba el máximo rendimiento a las máximas figuras del equipo, pero, ¿Estamos seguros de que podremos subir el listón la próxima temporada?¿Qué perfil de técnico es el adecuado para inyectar ilusión en el aficionado y atenúe las salidas de los jugadores más importantes del equipo?

Era previsible que el dinero de los patrocinios fueran desapareciendo. La principal aportación, la que provenía del Gobierno de Canarias, desaparece por completo. El presidente de nuestra república bananera, el mismo que pide salir en la foto junto a los presidentes de los equipos canarios cuando hay un derbi y mucho interés, es el que desaparece por arte de magia y manda a su subalterno, en este caso el Viceconsejero de Turismo, para decir que el dinero se acabó y que no habrá más patrocinios. El contexto económico se entiende; el oportunismo del político, también.

Por otro lado, la aportación de Bankia, que sucedía a nuestra antigua y añorada Caja Insular de Canarias, tampoco se puede sumar este año. Casi podríamos deducir que el presupuesto se reduce hasta lo que seamos capaces de aportar los abonados más las taquillas de cada jornada. Una situación económica muy complicada, a la altura de la realidad que nos rodea.

Y partiendo de estas premisas, formemos un nuevo equipo, un nuevo cuadro técnico que nos llene de ilusión. De todos los nombres surgidos hasta ahora, casi ninguno me parece con el cartel ni la preparación para mejorar lo que se ha hecho esta temporada. Y aquellos que parecen muy interesantes, quizás pequen de falta de experiencia. Es el caso de Angel Luis Camacho, comentarista de la tele canaria, que ofrece en los análisis de los partidos,interesantes reflexiones de un profesional al que se le ve mucho futuro. Lejos de las “pierogrulladas” de los otros comentaristas, Angel Luis, que recién comienza su etapa de entrenador,y que acaba de ascender a su primer equipo como entrenador, debe ser seguido de muy cerca, porque en sus palabras se percibe un discurso que va más allá.

Calibrar las palabra de Ramírez para indagar sus pasos en materia de fichajes es tarea complicada, entre otras cosas porque se contradice con frecuencia. En un intento de despistar al entorno, crea un perfil de entrenador y, sin embargo, se encuentran propuestas por otro lado. Parece, según aparece en la prensa, que el intento por volver a traer a Jémez iba en serio…¿Pero no decíamos que no queríamos acabar con debates que dividieran a la afición?

Esperemos al nombramiento del nuevo entrenador, de algunas de las incorporaciones, y sobre todo, de ver a los nuevos chicos de la cantera que han de defender a nuestra entidad. Con poquito nos conformamos para ilusionarnos, al menos mantenemos los signos de identidad.


Vender para sobrevivir

Escrito el: 08 mayo 2012 12:53 | Autor: | Archivado en: General | Sin comentarios »

Recuerdo hace años a la Unión Deportiva de las urgencias históricas. Aquella que fichaba cualquier argentino o yugoslavo a golpe de talonario, que construía una grada, como los famosos palomares, para darle vida un par de años; la que devoraba jugadores, entrenadores y en las que se generaba un estado constante de insatisfacción, sobre todo con aquella falacia de “nos han vendido el ascenso”. Sin duda, me parece una época nefasta que aún estamos pagando, pero es cierto que el estadio se llenaba, había un nivel de exigencia en todo el entorno en el que el principal invitado a darlo todo era el propio jugador.

También recuerdo a la Unión Deportiva que se hacía respetar en primera división. La que estaba llena de signos de identidad, la de los jugadores de la tierra, aderezadas por foráneos que marcaban diferencias. En aquella época, también hubo jugadores que tuvieron que marcharse para cuadrar tesorerías, como Gerardo, Julio o Juani. Entonces, también era un sueño para estos jugadores mejorar económica y profesionalmente, pero por no se dejaba de tener una actitud exigente por parte de todo el entorno. Es más, de sueños e ilusiones de futbolistas no se hablaba en las ruedas de prensa, ni en usar a la entidad como un trampolín.

El hecho de empezar de cero después de la famosa Ley Concursal ha provocado un cambio de mentalidad que resulta difícil de digerir para el aficionado. En el énfasis de cuadrar cada año la economía del club, nos vemos en la tesitura de tener que apostar por la cantera, pero con el riesgo claro de que cada vez que asoma alguien con mucha calidad, ya se huele en el entorno que poco nos ha de durar. Y eso conlleva un conformismo que está instalado en el disco duro de los jugadores. De tener opciones a luchar por la promoción, una de las pocas ilusiones que ha dado esta entidad en todos estos años en esta categoría, a instalarnos en la mediocridad como si nada; curtidos en la cultura del “salvarnos como sea en la última jornada”, no hemos aprendido en estos tiempos construir para crecer de verdad, viéndonos en la obligación, cada cierto tiempo, de vender lo mejor que tenemos para sobrevivir. E incluso el propio jugador piensa que para conseguir sus sueños deportivos, debe aspirar a jugar en otros equipos.

Mucho daño hicieron las urgencias históricas. Pero hay otras situaciones que quizá son peores, como esa incapacidad para evolucionar desde nuestras propias raíces. Al menos, en otros tiempos llenábamos el estadio. Pero es que ahora da hasta pereza ocupar la grada cada vez más desangelada del Estadio de Gran Canaria.


El tercio que nos queda

Escrito el: 16 marzo 2012 15:00 | Autor: | Archivado en: General | Sin comentarios »

Han transcurrido dos tercios de temporada y la UD, pese a la regularidad de su juego, propiciada casi siempre por las bajas que cada jornada presenta el equipo, ha conseguido cuarenta puntos. Una cantidad considerable si tenemos en cuenta los años anteriores, en los que se ha sufrido más de la cuenta. Quedan aún catorce partidos, los últimos, donde, casualmente, Juan Manuel Rodríguez ha conseguido siempre los mejores resultados.
Estas dos últimas victorias han revitalizado la ilusión en la afición, que cree aún es posible luchar por cotas mejores, y no ve excesivamente lejos los puestos de promoción para luchar por una plaza en primera división. La victoria en Murcia contribuye a ese sueño, que creo es necesario después de estos años de sisabores, limitaciones, y conformarnos con lo que tenemos: más allá de que se consigan los objetivos, hay que soñar.

La afición ya sabe cómo llevar en volandas al equipo. Justifica la coyuntura del juego en función del nivel del contrario y de las aspiraciones que se tengan. Por eso, creo que hay una sinergia que puede ser positiva, y si al final no sirve para los resultados apetecidos, al menos que sirva de lección de la importancia que el aficionado tiene en el juego: decía el mítico Roque, veterano jugador de los 70 de la UD, que el negativismo contagia al jugador, y lo hace dudar. Ya hemos comprobado, por otra parte, que ciertos jugadores bajan mucho el nivel de juego cuando el entorno se altera. A veces, de ver tanto Barça o Madrid por la tele, ya nos impacientamos si no vamos ganando a los veinte minutos, y nosotros tenemos buenos jugadores técnicos, pero adolecemos de otro tipo que también son necesarios en el fútbol profesional.

Por eso, me sumo al apoyo incondicional, como siempre, y creo que es una buena manera de demostrarnos el nivel de afición que tenemos y comprobar dónde podemos llegar. Que el aplauso silencie el silbido del impaciente; que el jugador amarillo vaya en volandas; que el contrario entienda de que para pararnos, tiene que morir en el esfuerzo: el Celta ya sabe lo que es perder con nosotros, lo vivió en la primera vuelta, con un estilo de juego que les acabó superando. Será necesario más intensidad, pero las pilas las tiene la afición.

Tenemos un calendario extraño, que nos pone cuatro partidos en casa en las próximas cinco jornadas. El destino ha decidido que tengamos un papel estelar. Las últimas catorce jornadas del año pasado fueron para enmarcar: 27 puntos, si la memoria no me falla. Nos quedamos con el sabor agridulce de haber llegado tarde a la competición. Pero este año estamos a tiempo, al menos de demostrar que tenemos una afición de primera división. Y que ese sueño por el que luchamos, es algo que nos merecemos. Arriba d’ellos


La casa del pobre

Escrito el: 27 febrero 2012 13:39 | Autor: | Archivado en: General | Sin comentarios »

Dicen que cuando hay jamón en la casa del pobre, éste está enfermo, o el jamón está malo. Lo cierto es que nuestro equipo hace tiempo que no recuerda ni el olor de semejante manjar. Empieza a hacerse larga la carretera de la mediocridad; uno siempre barruntaba que la apuesta de la cantera nos daría un plus de calidad, pero no contaba con los otros elementos que forman parte de este circo.

Este sistema de juego que practica nuestro equipo, especulativo al principio, y a la desesperada hasta el final, se está repitiendo más que un culebrón venezolano. Parece que uno ve el partido y sabe lo que va a pasar. Sin embargo, no observa desde la dirección técnica cambios significativos para enderezar la nave amarilla que no sean “boutades” como la de anoche de Javi Castellano pegado a una banda, y con un mediocampo absolutamente desnudo. Parece que basta con aguantar las embestidas, olvidándonos de que al final el cántaro siempre se rompe. Por eso, aparte del penalty fallado por Vitolo que pudo cambiar la inercia, este capítulo estaba más que escrito.

Luchar contra los elementos, parece el título de esta película. A las ya consabidas limitaciones deportivas, se unen de forma inesperada las extradeportivas. El anuncio del Gobierno de Canarias de que no va a pagar lo que se había comprometido pone en la cuerda floja nuestra continuidad. Uno entiende que en estos momentos difíciles puede parecer una frivolidad el patrocinio (y no la subvención, ojo)que se aportaba a las entidades deportivas, pero no es comparable con la incompetencia, la inoperancia y la inutilidad de los gestores políticos que prometen, firman, y no cumplen. No vale como excusa que se depende de los dineros que da el gobierno central. ¿Es que acaso no hay previsiones? ¿Se acaban de enterar este gobierno de la que está cayendo? ¿O es más importante una foto aunque luego no se cumpla?

Es evidente que cuesta encontrar patrocinadores en los tiempos que corren. Lo que en su momento se llamó “recursos atípicos” son ahora necesidades impresindibles para la supervivencia. ¿Cómo se puede decir, para criticar que la UD ya contara con ese dinero, que los balances económicos no deben realizarse hasta que se tenga el dinero en mano? Si fuera así, sería imposible la elaboración de una plantilla y afrontar los pagos a los se ha de hacer frente cada año, y más cuando quién se compromete es una institución pública: así funcionan todas las fundaciones o asociaciones que dependen en cierta manera de los dineros públicos. Pero como en esta república bananera el modelo de gestión está basado en la figura del conseguidor, cuando no hay dinero no eres absolutamente nadie, y recular es la única opción.

Este gobierno debe buscar una alternativa a semejante atropello. Buscar patrocinadores alternativos que palíen su error mayúsculo. Como si ponen una foto de una playa con el nombre de una isla que no le corresponda. Pero debe asumir la responsabilidad de su incompetencia y no echar las culpas a los demás, porque ésto es lo más parecido a una estafa. Lo propio de un populismo barato y trasnochado.

Y es que seremos pobres, pero no tontos.


La UD y la fuerza del sino

Escrito el: 06 febrero 2012 13:19 | Autor: | Archivado en: General | 1 comentario »

Vaya semanita movida tuvimos ésta que terminó con cinco minutos de orgasmo futbolístico. No deja de ser una pequeña metáfora de nuestro ADN de aficionado amarillo. El culebrón de Jonathan Viera, genio y figura dentro del campo, ha eclipsado cualquier debate que no fuera dirigido a buscar al bueno y al malo de esta película. Y, como suele ocurrir en estas situaciones, tanto jugadores como su entorno parecíamos despistados hasta que nos encontramos con un 1-2 en el marcador.

Un equipo recién ascendido, que hace dos años era neófito en la 2ºB, jugaba con más oficio y experiencia que la que mostraban los nuestros, con mayor clase futbolística en algunos de sus componentes, pero con la partida perdida desde el punto de vista táctico. Olvidarnos de todo y empujar con más fe que nunca dio una victoria in extremis, pero dejó un sabor agridulce en el aficionado entendido. Esto no puede seguir así, y si el Guadalajara te moja la oreja durante gran parte del partido, ¿Dónde podemos llegar con este equipo?.

Solo así se puede entender esta contradicción. Tenemos una cantera muy productiva, pero no hay determinados perfiles de jugadores, por nuestra idiosincracia, que se antojan imprescindibles en el fútbol profesional. Tampoco vale traer de fuera a jugadores con curriculums interesantes, porque luego deben pasar la prueba del algodón: saber aguantar bien la presión que nuestro público ejerce. A algunos profesionales le soplan los oidos al escuchar el mínimo rumor de la afición y no son ni la cuarta parte del jugador que se le presuponía.

Además, desde la banda se nota al equipo bloqueado y sin progresar en el espíritu colectivo. La dinámica del equipo en la última docena de partidos lo deja claro: vamos de más a menos, porque resulta más sencillo al resto de los equipos parar nuestro sistema de juego que ofrecer ellos el suyo: los “antisistemas”, clara mayoría en esta categoría. Y ello nos deja una verdad absoluta: somos inferiores a muchos equipos en determinados aspectos del juego. Las jugadas a balón parado se defienden con inocencia; no se percibe alternativas claras a la presión que en el centro del campo, “conditio sine qua non” para ganarnos, ejerce el rival que tenemos delante; estamos demasiado expuestos a errores individuales que nos cuestan goles impropios de esta categoría…

Pero ésto no debe ser óbice para apostar por una identidad y un patrón de juego que nos caracteriza. En el mundo profesional, cuánto más rápido e intenso seas, mejor eres. Rapidez a la hora de circular el balón; darle ritmo e intensidad, tal y como hicimos los últimos cinco minutos el pasado sábado, para ahogar al contrario; poblar de jugadores en el mediocampo (interesante los dos cambios que hizo Juan Manuel, que logró equilibrar el juego): no hay que desdeñar la defensa de tres, porque se nota en el mediocampo, auténtico termómetro de la batalla.

Esta semana llega Momo, otro ilustre que ha hecho más carrera fuera que en casa. Esperemos que esa experiencia acumulada sirva para dar más oficio, algo que se precisa en esta plantilla. Además, Viera y Vitolo, quién también fue zarandeado por cánticos de sirena, siguen con nosotros. Más allá de las especulaciones que sirven para enriquecer cierto debate pero nos aleja de nuestra realidad, alimentado siempre nuestras contradicciones, veamos donde podemos llegar y, sobre todo, explotar nuestros límites, teniendo en cuenta que hace muchos años que no tenemos 31 puntos en la jornada 23. Estamos en tierra de nadie, pero un calendario ciertamente favorable para ir alimentando pequeñas dosis en nuestra bolsita de moral


Anchos y estrechos

Escrito el: 16 enero 2012 14:29 | Autor: | Archivado en: General | Sin comentarios »

Salía contento el pasado sábado, saboreando la victoria de la UD y con la idea de lo diferente que resulta jugar contra un filial. Sobre todo un equipo como el azulgrana, que juega siempre igual y no cambia su registro en función del marcador. Ya nos pasó en la anterior victoria, contra los de Villarreal, que jugamos bien contra un equipo que juega de “tú a tú” y no como la mayoría de los equipos de esta categoría.

Y es que si tuviéramos que hacer una clasificación que estableciera el grado de dificultad para conseguir una victoria, quiza no valdría mirar la clasificación sino el grado de dificultad para superar otros aspectos del fútbol como el entramado defensivo y, sobre todo, el oficio que ofrecen muchos equipos que no juegan ni a las chapas, ni asumen responsabilidad en el juego, sino que interpretan su fútbol con una cohorte de soldados que están para romper el ritmo de juego, siempre agazapados sin sentir el más mínimo rubor ni pensar que esa manera de jugar sea una estafa para el buen aficionado: en fin, esto es la segunda división.

Hay equipos anchos en su patrón de juego, que priorizan jugar y mantener la posesión de la pelota: aparte de los filiales mencionados, recuerdo al Valladolid, al que ganamos a duras penas, o el Celta. Otros, como la gran mayoría, son estrechos: basan su cometido en presionar en el mediocampo para cogernos a contrapie (así nos ha hecho Numancia, Recreativo, Huesca, Cartagena, Xerez,…), o simplemente esperando atrás esperando que suene la flauta, con el árbitro de flautista, como Depor y Hércules.
Es paradójico que nos resulte más complicado ganar al Huesca que al filial blaugrana, pero esto va unido a la concepción de fútbol y a la mentalidad en la que subsisten estos equipos en el mundo profesional. También nosotros lo hicimos el año pasado, en las diesciseis últimas jornadas, ganando ocho y empatando cuatro: números de ascenso. Quizá no sea necesario encerrarse atrás pero sí plantear alternativas a la presión que se nos ejerce en el mediocampo y que a veces nos obliga a jugar al patadón sin tino. Buscar mayor rapidez en la circulación del balón, mayores apoyos y menos individualidades, y buscar con rapidez el balón al hueco. Hacernos respetar con nuestro patrón de juego.

Porque lo que es jugar a la pelota, muy pocos lo hacen en esta categoría como la Unión Deportiva.


Que viene el Depor…

Escrito el: 16 diciembre 2011 19:56 | Autor: | Archivado en: General | Sin comentarios »

La última cita futbolística del año llega este fin de semana. Nada menos que el Deportivo de La Coruña, otrora equipo de la élite del fútbol español, pero actualmente cumpliendo condena en la Segunda división, por mor de su nefasta campaña en la pasada temporada.

Este encuentro no cabe duda que es especial, no tanto por la categoría del adversario como por la cantidad de conflictos habidos con esta entidad en el peor periodo de nuestra historia. Todo arrancó cuando consiguieron, a través de una cláusula de contrato, endilgar a la UD un defensa deportivista, Shurrer, por una cantidad de dinero absolutamente desproporcionada. Ese error se ha pagado muchísimo a lo largo de estos años: primero, con el rastreo de jugadores de nuestra entidad para cobrarse (Rubén Castro, Momo); luego, con la renegociación de la deuda a través de un contrato leonino( así lo calificó un juez) que conllevaba que se llevarían las joyas emergentes de nuestra cantera. Por último, directamente “robaron” a un jugador (Aythami) ya que se negaron en redondo a pagar la cantidad ínfima que había que poner sobre la mesa.

Lendoiro, un expolítico que dejó la política porque en el fútbol ganaba más, se queja amargamente de la Ley Concursal porque esta ha sido una cortapisa para sus intereses. Su capacidad de negociación en los fichajes hay que valorársela, sólo hay que ver lo que ha rascado por aquel jugador que no tenía hueco, entonces, en su equipo y logró colocarlo en el nuestro. Pero la ética y la estética que ha utilizado ha sido lamentable. Solo hay que ver la cantidad de litigios que mantiene con muchísimos equipos, los contratos que ha incumplido (Vecindario, entre otros…), para darse cuenta de que no vale todo en el fútbol para sobrevivir. Maquiavelo parece un aprendiz al lado de este negociador. Y quizá sea por eso que el famoso Depor, aquel que se atrevió a romper la hegemonía de los grandes al ganar una liga, haya dejado de ser ese equipo simpático para muchos.

Aspectos extradeportivos al margen, el domingo toca jugar contra el coco de la categoría, que además viene con su moral muy alta tras los últimos y recientes resultados. Valerón, Manuel Pablo y Aythami vuelven para jugar contra la entidad que los amamantó futbolísticamente. Pero enfrente se van a encontrar a la nueva hornada amarilla: ahora más que nunca, nuestro equipo mantiene la identidad de siempre, con el juego que caracteriza a los canarios. Y, la verdad, ya no sé si Lendoiro tiene caché suficiente para llevarse en el futuro a los Viera, Vitolo, Vicente, Artiles, etc. Al menos, tendrá una directiva que defiende mucho mejor los intereses que en aquellos años. Sin duda, un partidazo para finalizar el año, y si se vence, para seguir alimentando el sueño el próximo año.

En el horizonte, 2012. Si la UD realiza los mismos registros que en 2008, cuando Rodríguez había vuelto al equipo para salvarlo, me veo tirándome desde lo alto de la Plaza de España. Déjenme soñar, que yo vivo justamente para eso.

Un abrazo a todos y el deseo de que tengan una Feliz Navidad


Del último reducto a la esperanza

Escrito el: 26 noviembre 2011 16:49 | Autor: | Archivado en: General | Sin comentarios »

Estos días se cumple una década de udlaspalmas.net y es inevitable echar la vista atrás para comprobar cuánto hemos cambiado en este tiempo. Desde que al joven Xercos se le iluminó la cabeza, y pensó en lo bonito que sería compartir las ilusiones, las frustraciones y todo lo que conlleva ser aficionado amarillo (quizá, y sin saberlo, ahí nació el periodista) se ha convertido a lo largo de esta década en el referente del sentir del aficionado de nuestro equipo.

No pensaba, seguramente, el papel estelar que ha tenido en determinados momentos. Como una cascada que caía sin parar, se registraban aficionados de todos los estratos y condición, unidos por la misma causa, que bajo un nick opinaban cómo entendían sobre la realidad amarilla. Fue clave, sin duda, la crisis institucional que se vivía después del último descenso de primera división para que nuestras opiniones se radicalizaran ante el devenir de los acontecimientos. Ante las bufonadas de determinados directivos, el sarcasmo y la ira, producto del dolor del que veía que toso se nos iba a pique, se produjo una sinergia colectiva que los que lo vivimos sabemos perfectamente de qué hablamos.

Y vino a ser un juez, el Sr. Cobo Plana, el que fue elegido para dar una digna sepultura a nuestra entidad, el primero que reparó en nuestro papel. Como muy bien ha contado en varias ocasiones, fuimos la razón principal para cambiar el devenir de la historia. Una ley, la Concursal, un proyecto que servía para evitar la desaparición del club, se convirtió en nuestra tabla de salvación y empezamos a tener esperanzas de que había una luz en el camino y que la desaparición de la entidad se podía evitar.

Una vez puesto los puentes de la salvación, el juez decide que sea un joven empresario, Miguel Angel Ramírez, que había condonado una cantidad cienmillonaria por amor a sus colores, el que dirija el timón de la nave amarilla. Y creo que puede Ramírez decir tranquilamente que contó con un apoyo mayoritario de la afición, que veía un perfil diferente en su persona, y eso se refrendaba en las opiniones que surgían en el puntonet. Desde Ultranaciente (Oh tempora, Oh mores…), pasando por el papel estelar de esta web, que se convirtió, sin duda, en el corazón que latía del aficionado, hubo una unión que dio lugar a distintas iniciativas, como conseguir veinte mil abonados a mitad de temporada, como único paso para conseguir la salvación. De ahí en adelante, la historia es bien conocida. Salimos de las catacumbas del fútbol en poco tiempo, la web vivió su época dorada, el número de participantes se multiplicaba…

El camino en estos años ha sido muy duro. Ramírez ha conseguido cambiar viejos atavismos, como mantener su criterio contra la mayoría. También parece que, a veces, se ha olvidado de quiénes estábamos dando el callo en la grada, y creo que aún tiene alguna situación que arreglar al respecto. De ser el puntonet la voz del verdadero aficionado, como dijo alguna vez, ha pasado a mostrar su malestar ante distintas opiniones. Quizá deba aprender a no tener que buscar la aprobación de los demás, porque es algo que nunca conseguirá, y a no dejar que cada aficionado o grupo deje de tener su sitio en la grada, porque en la historia de este club ya lo tienen.

La web y su foro son el mejor retrato sociológico de nuestro carácter e idiosincracia: nuestra tendencia al paroxismo cuando llega el éxito, o nuestra profunda decepción ante los malos resultados, ha reflejado nuestra manera de entender la vida. Creemos más importante opinar cuando las cosas van mal que en otro momento; y las distintas opiniones sólo sirven para demostrar que cada uno tiene un mundo en su cabeza.

Sólo decir que, como mensaje para el futuro, nos queda lo mejor. Seguiremos creciendo siempre al lado de nuestro equipo, pintando la vida de color amarillo.

pHfvBPuQcVk


En busca del equilibrio perdido

Escrito el: 14 noviembre 2011 16:43 | Autor: | Archivado en: General | Sin comentarios »

Dentro del universo futbolístico, hay frases, sentencias, aforismos que sirven para justificar cualquier acción del juego. De la famosa “Fútbol es fútbol”, de Boskov, o aquella que dice “Dos más dos nunca es cuatro”  que solo servía para explicar lo inexplicable en cualquier otro lance de la vida. Estas sentencias se comentan cada semana ya sea en las tertulias futboleras o entre los propios aficionados.

Digo esto porque después de las dos derrotas dolorosas sufridas por la Unión Deportiva Las Palmas en sendas jornadas, parece que el centro de la crítica se fundamenta en las capacidades individuales de cada defensa amarillo. Los árboles no nos dejan ver el bosque.Y así, de sopetón, nos cargamos otro axioma imprescindible: en el fútbol juegan once contra once; la mentalidad colectiva es imprescindible para llegar a los logros deseados;  y más allá de errores y aciertos, las victorias y las derrotas nunca son producto de una acción individual que puede determinar cualquier gol, sino también de un engranaje colectivo que ha de ayudar a que otros resuelvan.

Además, gustaba de entrada ese equipo que saltaba al  campo en Huelva. Teníamos a todos los jugones en la zona de ataque, sin caer en la cuenta de que el entramado defensivo quedaba muy descubierto por las bandas. ¿O es que alguien vio como Vitolo o Sergio taparan con solvencia las entradas por banda del equipo local?. Más allá de los errores de bulto de Corrales, o las pájaras de Laguardia defendiendo pegado a la banda, con muy poca cintura, dejar caer que la derrota viene determinada por estos errores continuados me parece un error. Los goles recibidos a balón parado no son obligación exclusiva de la defensa, sino del entramado preparado para defenderlos.

No es casualidad que con la presencia de Roque el equipo tenga mayor equilibrio. El canterano, recién llegado al equipo, ofrece una disciplina táctica mucho mayor que la que ofrecen otros en el mediocampo.  Sobre todo, asegura que por su banda el peligro sea mucho menor, sin contar los minutos de partido que tuvo ayer, donde incluso bajó al mismo lateral y desentonando mucho menos que el compañero que sustituyó.

No se parece este equipo, el que ha jugado estas dos semanas fuera de casa, a aquel que cogió Juan Manuel en el último tercio de la temporada pasada. Tanto Pedro Vega o el compañero que tuviera en la otra banda, ofrecían más un perfil defensivo que atacante, premisa importante entonces para Rodríguez, que anteponía la necesidad al espectáculo.

Quizá el entrenador quiere llegar a otra época, hace ya cuatro años, aquella en la que hizo una segunda vuelta espectacular y dio buen muy buen resultado y juego en el ataque. En ese proceso, el equipo se está encasquillando y se parece más a la banda de Paco Jémez que al equilibrio que se precisa. Si algunos jugadores no entienden que hay tiempo para atacar, pero que no se debe dejar ni un espacio para defender; sino son capaces de leer el partido como se debe, no habrá la progresión táctica que se espera.

Baste decir que si analizamos las derrotas fuera de casa, en las que se han encajado once goles en tres partidos, se demuestra que lo que repiten los entrenadores contrarios es cierto. Hay debilidad defensiva, pero ésta nace en el mediocampo, ya que el equipo solo se ha visto ciertamente equilibrado  cuando al dúo Vicente y Castellano se le ha unido Roque. A los hechos me remito.


Cuestión de fe

Escrito el: 30 octubre 2011 10:46 | Autor: | Archivado en: General | 1 comentario »

De extraordinario se puede calificar los resultados obtenidos esta semana por la Unión Deportiva Las Palmas. Siete puntos de nueve posibles, con un solo gol encajado, un orden estratégico y la, cada vez más, creencia de muchos, especialmente de los jugadores, de que este equipo puede ir a más. No han sido equipos de la zona baja, precisamente, a los que se ha enfrentado. Esta idea de que cualquier favorito se las ve y se las desea para ganarnos, de que tenemos a todos nuestros efectivos a disposición, especialmente a Viera y Vitolo, que marcan la diferencia (recordemos que con la ausencia de ambos llegaron nuestras únicas derrotas), y sobre todo, que la pizarra de Juan Manuel funciona, no solo a balón parado, sino en las variantes que en cada partido nos ofrece, puede determinar si tenemos derecho a soñar.

Por otro lado, parece que somos un poco remisos a los halagos, pero no ocurre así cuando el resultado no nos favorece. Recuerdo hace unas semanas, en el debut de Roque, escuchar en una emisora, al ofrecer la alineación inicial de ese partido, que la entrada de este jugador se valoraría al final del partido en función del resultado, y que el mister se podía llevar muchos palos si se perdía. Y se quedó tan pancho. Ese día ganamos y Juan Manuel sumó puntos en la credibilidad y en la creencia de que podemos codearnos con los grandes de la categoría.

Este doble partido en casa esta semana ha servido, una vez más, para comprobar la capacidad analítica del mister grancanario. La entrada de Randy frente al Almería, o el cambio de posición de Viera  frente al Alcorcón. Al principio parecía una idea fallida, pero la locomotora amarilla empezó a funcionar, mientras el mediocentro o defensa que el Alcorcón tenía preparado para secar a Jonathan, el negro Babin, no sabía bien si seguir a laperla amarilla por el campo o quedarse esperándolo. En medio de esas dudas, la UD resolvió.

Ayer ocurrió tres cuartos de lo mismo. Aunque el equipo tuvo dificultades para manetener la posesión de la pelota, eso no fue óbice para ganar el partido gracias a las jugadas a balón parado. La entrada de David González y Guerra, intentando recuperar la posesión de la pelota como base para ganar el partido. Y la estrategia: la falta que prepararon el Moco y Viera quedará en la retina de los aficionados por muchos años. Pero es cierto que estas jugadas, como en los saques de esquina, se están aprovechando mucho más que otros años. Los saques buenísimos de Roque, la incorporación de Vicente al remate (ya lleva un par de  goles así), o del mismo Laguardia el día del Almería, está justificando sobradamente el entrenar a puerta cerrada.

La diferencia principal respecto a otros años es que nos están respetando las lesiones. Aythami es ahora el único lesionado a largo plazo, hay otras pequeñas lesiones que tardan tan solo un par de semanas en recuperar. Pero también hay que señalar que los recambios en otras posiciones no pierden con la salida del suplente de turno. El rendimiento de Ruyman, sin ir más lejos, ha mejorado muchísimo de prestaciones, con algunas internadas buenísimas al ataque. Sólo la pareja mágica parece insustituible en este equipo. La dependencia, a veces más psicológica que otra cosa, ha de hacernos rezar para que cualquiera de esos leñadores que habitan por esos campos de dios no se los lleve por delante el día menos pensado.

El objetivo de este equipo dependerá en gran medida de ésto. Si se consigue que no haya  muchos lesionados, teniendo la pizarra del estratega de Juan Manuel, y sobre todo, si se sigue creciendo en la fe y en las posibilidades de este equipo, ya no sólo de los jugadores sino también de los aficionados y el entorno, podremos soñar. Mientras tanto, nos vendría muy bien tener los pies en el suelo.