| Blogs

Nuevos tiempos…

Escrito el: 19 junio 2009 12:01 | Autor: | Archivado en: General | Sin comentarios »

Acabada ya la nefasta temporada, que no será de infausto recuerdo gracias a ese pírrico empate conseguido frente al Rayo Vallecano; tras producirse la dimisión o cese de Juanito Rodríguez como director deportivo y de Vidales, hace semanas, de entrenador y secretario técnico, no cabe duda de que se ha producido un cambio radical en la dirección técnica del equipo.

A pesar de que Ramírez había anunciado la continuidad de Juanito (“Ésto es lo que hay”, dijo no hace mucho) parece que ha valorado de otra manera el nivel de crispación que ha ofrecido la afición y el encono desmesurado hacia la figura del tinerfeño. Pensando que a lo mejor, por elevación, las críticas se hubieran dirigido hacia él, optó por la decisión más aplaudida de los últimos años en la UD, a pesar de que Juanito, aunque no lo pareciera, también tenía sus defensores.

Probablemente, tal era el estado de decepción que no se hubiera podido crear una nueva atmósfera con los mismos profesionales. Por ello, creo que a muy pocos se le escapa el hecho de que se trata de una decisión acertada. Al mismo tiempo, la llegada de Arias, avalada por un buen curriculum y por el visto bueno de Kresic, que a su vez es el próximo entrenador, no deja de crear  como si de una metamorfosis total se tratara, de unos nuevos aires, de una nueva ilusión….en definitiva, de nuevos tiempos.

Parece que va a haber cierta revolución en la plantilla ( se habla de 10 bajas), porque esta situación que se ha producido este año quizá ha dejado en descubierto el escaso compromiso por parte de algunos profesionales que, o bien no han metido la pierna, o se han quedado bloqueados en su juego, demostrando que su perfil de profesional no guarda relación con el compromiso que debe guardar con el club que le paga.

Dicen que Arias maneja una buena agenda de jugadores; además, la UD dispone este año de un remanente mayor para traer mejores fichajes. El propio Ramírez ha dejado entrever que la diferencia sale de su propio bolsillo. Después de comprobar como otros presidentes, en otras épocas, fueron increpados después de poner su capital al servicio de la UD, es fácil suponer que ya el presi piensa que es un dinero invertido a fondo perdido (sobre todo, si sale mal…).

Por ello, y a pesar de los errores que ha cometido, todos de buena fe ( es necesario recordar que para algunos periodistas esta buena fe no existe), esta reconversión del presidente, este nuevo mensaje, la autocrítica ejercida sobre la deprimente temporada ofrecida por el equipo, ofrece garantías de que lo está intentando poner todo en el asador, incluso de su propio bolsillo.

Pero una cosa si está clara, y el presi lo dijo ayer: el verdadero aficionado de la UD no se debe plantear si se abona o no el próximo año. El abonarse es algo con lo que ya se cuenta, te guste más o menos el equipo conformado. Es lo que faltaba para abandonar al equipo después de la larga travesía del desierto.


Todos al EGC…

Escrito el: 12 junio 2009 11:57 | Autor: | Archivado en: General | Sin comentarios »

Mañana tenemos la cita más importante del año. Pero, desgraciadamente, nos jugamos, aunque parezca mentira, la permanencia matemática. Mañana es el día que se puede finiquitar esta pesadilla, esta inquietud que me tiene sin vivir en mi desde hace meses: un juego del equipo lamentable, unos resultados paupérrimos, un mosqueo generalizado de la afición y un entorno que hace tiempo no se encontraba tan dividido.

Pero mañana toca ir al EGC a dar un último suspiro de aliento. A pesar del enfado, no sea que digan que la dejamos sola. Toca conseguir un resultado que garantice la paz social en nuestra isla: esa paz que debe reconducir el equipo para el próximo año.

A partir de la semana que viene podemos hablar de lo que hemos visto este año. De las decisiones que han castrado al equipo, de la elección y configuración de una plantilla que no ha dado resultados, de Juanito, de Ramirez…Todo, a partir de la semana que viene.

Pero mañana, toca ir al EGC. A las 17:30. Más adelante, podemos hablar también de “los brotes verdes” que se perciben en el equipo para el año que viene: el flamante fichaje de Sergio Kresic, último guía del equipo al retorno a primera división; también lo haremos del nuevo secretario técnico, Toni Cruz, y de sus posibles aportaciones; de los nombres que suenan para el próximo proyecto amarillo.

Mañana tenemos una cita con el Rayo Vallecano, en una especie de deya vu de lo que vivimos hace un par de años, pero sin la alegría y alborozo de entonces. Toca rematar la faena para empezar a volver a soñar. Como todos los años.


En los límites de la dignidad

Escrito el: 07 junio 2009 12:31 | Autor: | Archivado en: General | Sin comentarios »

 Pocas cosas se pueden añadir después del lamentable espectáculo ofrecido por la Unión Deportiva Las Palmas en su partido contra el Córdoba. Los aficionados sentimos una impotencia muy grande, creemos que los jugadores de nuestro equipo no sólo no dan la talla sino que además ridiculizan nuestro escudo con el juego que efectúan cada semana, superándose a si misma una semana tras otra.

Si pensábamos que con este “nuevo” tandem el en la banda el equipo se liberaría de sus inhibiciones, ahora se ha demostrado que las cosas ya van peor incluso que con Vidales. Hasta ahora, con el asturiano, no ofrecíamos un ápice de juego colectivo ni ambición, aunque si algo de orden defensivo. Ahora, ni eso. Los jugadores del Córdoba parecían el Bayern Munich de los años 70, jugando vertical, entrando por banda, triangulaciones, remates… La UD jugaba con una defensa nueva, con un Ione que no ha jugado en toda la temporada y que fuera de forma no debe pagar, en ningún modo, los platos rotos de este desaguisado; un Samuel que se desequilibra, mentalmente quiero decir, a la mínima dificultad de juego. Unas bandas defensivas lamentables, una presión nula, un centro campo, abanderado por el recién renovado y ahora acomodado Miguel García, y por varios más que estaban pero no estaban, al igual que la delantera. Incluso el mismo Santamaría tuvo una actuación desdibujada con errores en algunos de los goles y dando muestra de inseguridad desde el minuto 3 (Roberto, ¿Cuándo vas a arreglar el problema que tienes en las salidas?¿cuando se te caiga el larguero encima de la cabeza?)

 Todo este desastre, aderezado por la nefasta dirección de los “nuevos” Castellano y León, esos asesores que tiene el presidente y que le enseñan todo ese fútbol que ellos saben, es la consecuencia de lo que se comenta desde hace mucho tiempo.

 Así que esta es una prueba más para el presidente. El pobre, que se ha pegado la temporada dando la cara por sus empleados, justificando lo injustificable, tratando de calmar a los suyos, se ve en la tesitura de que cada vez que habla por el equipo, éstos le fallan jugando de pena y dejándolo en mal lugar.

 Lo peor es tener que pedir un esfuerzo a la afición para conseguir el punto que falta para la consecución de la permanencia de forma matemática. Muchos dudamos de que se consiga, tal es el nivel del equipo y la desconfianza que ha creado en la afición. Puede ser que el Alavés, con 40 irrisorios puntos, no gane los dos partidos, porque si la permanencia dependiera de una victoria amarilla, a estas alturas, nos vamos, de cabeza, a la Segunda División B.


20 años no es nada…

Escrito el: 04 junio 2009 11:32 | Autor: | Archivado en: General | Sin comentarios »

Dentro de unos meses se cumplen sesenta años de la unificación de varios equipos grancanarios, hoy centenarios, que dio origen a la Unión Deportiva Las Palmas. Sesenta años de los cuales la mitad más uno lo hemos pasado en la máxima categoría del fútbol español.

Dicen los más viejos del lugar que el motivo de esta fusión fue el intento de frenar la constante fuga de cerebros canarios que llenaban los equipos peninsulares, así como la búsqueda de un referente que lograra aglutinar los sentimientos de todos los canarios en un solo equipo. Además, tras la fusión, se consiguió la llegada a la primera división en un periodo récord de dos años. Todo ello fue alimentando un espíritu de orgullo en el propio aficionado.

Aún recuerdo, cuando era pequeño y mi padre me llevaba a ver a nuestro equipo,  a una afición que, aunque jugábamos competiciones europeas, pedía un nivel de exigencia bastante alto. Los gritos de “Señorita, gandules…” u otro tipo de término peyorativo a jugadores que hoy son leyenda de nuestra historia me llamó la atención porque no concordaba con la imagen de mitos y leyendas que se forjaba más allá del partido de fútbol.

Los primeros cuarenta años de este maravilloso sueño fueron increíbles. La mayoría de las temporadas se habían jugado en primera división, y el paso por la segunda era casi siempre esporádico, tal era el nivel de nuestro equipo y nuestra cantera. Los jugadores de la cantera canaria jugaban toda su carrera profesional con nuestros colores, tanto por el nivel del equipo como por la famosa ley de retención que permitía a los clubs a retener dos años a un futbolista después de que se acabara su contrato. En definitiva, los clubs tenían la sartén por el mango.

Sin embargo, dos aspectos cruciales cambiaron el devenir de nuestro equipo. La desaparición del poder de retención de los clubes, más el cambio producido en el juego del fútbol moderno (desde que aumentó el ritmo de juego en el fútbol moderno fue disminuyendo, de manera inversamente proporcional la capacidad de supervivencia en la máxima categoría).

Hoy en día, y desde hace veinte años, no somos ni la sombra de lo que fuimos. Apelamos a nuestra historia de forma constante para recordarnos que somos más grandes de lo que parecemos en los terrenos de juego. Muchos cambios en la dirección del equipo, muchos entrenadores, mucha nueva fuga de cerebros, descensos y vuelta a recomponer, varias desapariciones a la vuelta de la esquina: demasiadas emociones, mucha frustración, y muchos aficionados que, a lo largo del camino, han ido arrojando la toalla. Este año, sin ir más lejos, ha habido asistencia de unos siete mil y pico espectadores que quedamos para sufrir y nunca para disfrutar, para ver ganar en algunos de los casos y mirarnos aceptando cruelmente el nivel inaceptable de juego de un equipo de la talla de la Unión Deportiva Las Palmas.