| Blogs

Contra el Rayo

Escrito el: 05 noviembre 2009 22:00 | Autor: | Archivado en: General | Sin comentarios »

Pues nada, que nos visita el Rayo Vallecano. Estaba mirando los resultados de los enfrentamientos directos que nos ofrece gentilmente Nauzet, y creo recordar, por diferentes anécdotas, muchas imágenes, retenidas en mi mente, sucedidas en los enfrentamientos con ellos.

Recuerdo, maldita sea, aquel partido, último del campeonato, que perdimos 1-2 y salvó a los madrileños del descenso y nos dejó a nosotros sin conseguir puesto para jugar la UEFA. Menudo rebote se cogió la afición. Puestos a especular, se habló de que el Madrid era el que le había dado los maletines a los canarios ya que el Rayo era un equipo pobre y se argumentaba dicha teoría en que a los blancos les interesaba el Rayo en primera división. La teoría, la verdad, no parece consistente.Sea lo que fuera, aquel día perdimos la oportunidad de jugar competición europea y no despedimos como se debía a dos grandes que jugaron con la UD su último partido antes de partir a su país: Carnevalli y Brindisi.

Y como olvidar el día de la goleada infausta. Aquel 0-6, producto de un equipo agotado psiquicamente al haber consumido unas semanas antes sus escasas opciones de ascenso. Lo peor vino desde la isla de enfrente. Acusaciones de dejarse perder para que el CD Tenerife no subiera a la máxima categoría. El Tete, que llevaba una fenomenal campaña, se había desinflado y ocupaba puestos de promoción, tal y como acabó. Pretendían que nosotros le ganáramos al Rayo, algo normal, para que ellos subieran. Pero la derrota sirvió para alimentar ese odio descerebrado, el pensamiento plano, la envidia corroída. Un capítulo más de la sinrazón que nos toca vivir muchas veces a esta altura del paralelo.

Un par de años más tarde, ganamos 3-0 a los vallecanos. Fue el último partido de don Roque Olsen. Había llegado ocho jornadas antes, gravemente enfermo, y había logrado la mayor racha que yo haya visto nunca en el equipo. De ir últimos, tras diez partidos, pasamos a mitad de tabla tras conseguir siete victorias en ocho partidos. La última, este partido con el Rayo, se jugó y ya algunos sabíamos que a Olsen apenas le quedaba tiempo por vivir. Se despidió con un 3-0. Tras ese partido, La UD volvío a coger la dinámica de la derrota, y acabó bajando de categoría, con la sensación de los aficionados de que no era normal lo que había pasado. Olsen falleció un mes después de su despedida.

De vuelta a primera, recordar aquel 1-0 en la última jornada, en primera división: el partido de las jeringuillas.Eufemiano Fuentes y su pesada fama llegaron a la UD y provocó aquel día un triste capítulo. Tras acabar el partido, algunos medios nacionales se hicieron eco de unas jeringuillas que vieron algunos jugadores rayistas, supuestamente usadas por los jugadores amarillos. Fue aquella temporada de los pasaportes falsos, donde nadie nos respetaba y todos nos endilgaban todo tipo de sospechas.Peor fue la temporada siguiente: el partido contra el Rayo fue uno de los varios “match ball” que necesitabamos ganar para confirmar la permanencia, pero lo perdió en los últimos minutos. Varias jornadas después, se consumó nuestro último descenso de la máxima categoría.

Dicho lo dicho, comprenderán los que hayan tenido el valor de leerme hasta aquí, las ganas de reirme que me dieron hace varias semanas cuando saltó la noticia de un presunto amaño del último partido con los rayistas. Es que me lo creo con cualquier otro equipo, pero ¿contra el Rayo?. Esto es el destino. No cabe duda.



Escribir un comentario