| Blogs

Barras de bar

Escrito el: 17 febrero 2010 17:09 | Autor: | Archivado en: General | Sin comentarios »

La verdad es que cuando empezó el año y, con ello, las dos primeras victorias, le di mucho valor a aquel dicho que dice que “Año nuevo, vida nueva”. Incluso me lo aplico, tratando de buscar aspectos que mejoren la capacidad de uno, o simplemente la idea de ser más feliz. Creo que es interesante disfrutar las victorias y relativizar las derrotas porque es la única manera de seguir con esta relación amorosa que uno tiene con los colores amarillos.
Esas dos victorias tuvieron un efecto milagroso, y puestos a buscar las claves de esa mejora, era evidente señalar la vuelta del gran timonel amarillo, el “Moco” González, como lo llamarían en Argentina. Ya se ha hablado hasta la extenuación de los efectos positivos que provocan en el juego de la UD los pases, recortes y distribución del juego que ejerce Don David. Por eso, a pesar de tantas bajas por lesión, había cierto optimismo por remontar en la tabla clasificatoria y soñar con estar en el lado de los buenos.

Pero en veinte minutos del partido contra el Murcia se nos evaporó la ilusión, incluido de la afición que llegó muy ilusionada al comienzo y se mostró resignada al descanso. A pesar de contar con David, los equipos contrarios ya contrarrestaban su presencia con un fuerte pressing, incluso provocando el retraso posicional del jugador. A esa jugada táctica aun no ha puesto remedio el míster, dejando todo a la improvisación de un jugador que, a pesar de todo y de su calidad, impide la buena distribución.
Desde entonces, cinco partidos en los que ha habido tres derrotas y dos empates. El juego fuera de casa es irregular, con una defensa muy vulnerable, y un medio campo alegre. Pero en casa es tal el bloqueo mental que les recomendaría la visita a un psicólogo (lo digo totalmente en serio) para encontrar respuestas a una situación sin salida.
La afición está dividida en su juicio: unos atizan a Kresic, otros, a una plantilla que cada vez tiene menos crédito. Nada nuevo bajo el sol.

Pero la noticia que lanzó el equipo de Cadena SER Deportivos, que venía a decir que ya se tenía a Juanito en la recámara para sustituir al técnico croata, algo que ya se rumoreaba de hace tiempo, ha enfadado a mucha gente, que ya no soporta tantos comentarios de barras de bar en el entorno amarillo. No sólo molesta que se piense en la posibilidad, sino que también se rumoree con esta idea a través de los medios informativos que, por otra parte, hacen su papel.

Se entiende que Ramírez esté desilusionado con los resultados del equipo, pero no debería dejar que se frivolizara con esta idea. Ni siquiera debiera Juanito, aunque se lo pidieran de rodillas, volver al equipo. Estos rumores, convenientemente alimentados desde varios frentes, quitan credibilidad a esta directiva, que soporta muy mal las críticas de su aficionado, y que amaga con buscar una salida digna.

Ramírez debiera tener las espaldas más anchas, y no estar pendiente de las críticas ante los malos resultados. Lo que debe hacer es autocrítica. Preguntarse por qué cada vez hay menos gente que va al estadio, por qué deja la duda de que Juanito esté detrás de todo todavía, por qué permite que la emisora corporativa critique a sus empleados en función de sus simpatías, por qué habla con frivolidad de la cantera, primero para criticarla, y luego para proponerla como alternativa a lo que hay.

Ramírez debería ser más claro con estas cuestiones, porque estas contradicciones duelen más que los malos resultados.


¿Cantera? ¿Qué cantera?

Escrito el: 03 febrero 2010 15:56 | Autor: | Archivado en: General | Sin comentarios »

A lo largo de la semana pasada, después de una serie de declaraciones y acontecimientos que ha dado lugar a un debate muy manido por la afición, ha entrado un tema que cobra especial relevancia en tiempos de crisis y que es fácilmente manipulable. El eterno debate del papel de la cantera en la UD.

Ione Jiménez, defensa central, y que cuando la ocasión lo requería actuaba de lateral en la UD Las Palmas, habló el otro día en el programa Area.net y dedicó unas duras palabras al trato con el que fue ofrecido en el equipo amarillo. Sencillamente, comentó que nadie del equipo le comentó absolutamente nada el día que se terminaba contrato. Él tenía decidido irse, más que nada por jugar al fútbol, pero ese hecho de sentirse ninguneado le dolió muchísimo y pensaba que no se lo merecía, en un equipo donde lo dio todo: lo bueno y lo malo como futbolista, pero lo dio todo; sin embargo, no hubo ni una palmada en la espalda, ni unas míseras gracias por sus servicios prestados.

No hay que esforzarse mucho para recordar a Ione en la promoción que nos llevó al ascenso a segunda división, cómo le arrebató el puesto de titular a Aythami, el hoy defensa central del Xerez de primera división. Entonces si era importante para nuestro equipo; por otro lado, nunca quiso hacerse destacar comentando alguna oferta ni pidiendo subidas de sueldo ni queriendo irse antes de tiempo: es decir, no se recuerda ni una mala acción que diera pie a semejante afrenta.

Otros jugadores que abandonaban el equipo, unos canarios otros no, el pasado verano si tuvieron oportunidad de despedirse, ya fuera en el campo de juego, ya en los medios informativos. Ione, sin embargo, fue tratado con el peor de los desprecios que era la ignorancia.

Aún no había terminado de digerir esa mala sensación cuando los medios informativos apuntan a la salida de Armiche y Pedro Vega en el mercado invernal, en busca de minutos que aquí se le niegan. Esta medida es muy antipopular, sobre todo en el caso de Armiche, que hasta ahora se ha ganado el respeto de su afición con la entrega y esa actitud de no arrugarse ante nada, a pesar de su juventud. La afición ha recibido con desagrado esta noticia que viene a poner en solfa el papel de la cantera en nuestro equipo.

En el caso de Pedro Vega, parece no haber aprovechado las mínimas ocasiones que el míster le ha dejado para reivindicarse. Parece definitivamente que Pedrito no entra en la cuadratura de Kresic, un entrenador que busca especialistas, pero que no ve en Vega una opción real para jugar en el equipo. Qué pena.

La última perla de la semana ha sido el titular que ha sacado La Provincia a unas declaraciones del presidente Ramírez en la que éste manifestaba, más o menos, que a los jugadores canarios les faltaba coraje y valor, digámoslo así, frente a otros jugadores venidos de fuera. Apuntaba que los jugadores canarios no están acostumbrados a ese sobreesfuerzo hasta el límite, como pide la alta competición, y así puede darse casos, que se ve con mucha frecuencia, de ocupar un puesto en el esquema táctico pero no defenderlo como si de ello dependiera la victoria.

Sin poner nombres propios a lo comentado por Ramírez, que considero es cierto, tanto como que la culpa de todo eso es de la propia entidad, que hace tiempo sabe las carencias que existe en la cantera a la hora de llegar al primer equipo, pero que no parece, a simple vista, que trate de arreglarlo. Pero, además, deja entrever que el papel de la cantera no está sirviendo como debe. Se nos llena la boca con los jugadores canarios, cuando son jóvenes los encumbramos antes de tiempo y cuando son veteranos no le pasamos ni un error. Cosas nuestras.

Este tema seguirá latiendo , sobre todo cuando perdamos, porque cuando se pierde, es necesario buscar aspectos que ayuden a entender la situación y, sobre todo, echar las culpas a alguien, como si ganar, empatar o perder no fuera lo más natural del mundo.