| Blogs

El tercio que nos queda

Escrito el: 16 marzo 2012 15:00 | Autor: | Archivado en: General | Sin comentarios »

Han transcurrido dos tercios de temporada y la UD, pese a la regularidad de su juego, propiciada casi siempre por las bajas que cada jornada presenta el equipo, ha conseguido cuarenta puntos. Una cantidad considerable si tenemos en cuenta los años anteriores, en los que se ha sufrido más de la cuenta. Quedan aún catorce partidos, los últimos, donde, casualmente, Juan Manuel Rodríguez ha conseguido siempre los mejores resultados.
Estas dos últimas victorias han revitalizado la ilusión en la afición, que cree aún es posible luchar por cotas mejores, y no ve excesivamente lejos los puestos de promoción para luchar por una plaza en primera división. La victoria en Murcia contribuye a ese sueño, que creo es necesario después de estos años de sisabores, limitaciones, y conformarnos con lo que tenemos: más allá de que se consigan los objetivos, hay que soñar.

La afición ya sabe cómo llevar en volandas al equipo. Justifica la coyuntura del juego en función del nivel del contrario y de las aspiraciones que se tengan. Por eso, creo que hay una sinergia que puede ser positiva, y si al final no sirve para los resultados apetecidos, al menos que sirva de lección de la importancia que el aficionado tiene en el juego: decía el mítico Roque, veterano jugador de los 70 de la UD, que el negativismo contagia al jugador, y lo hace dudar. Ya hemos comprobado, por otra parte, que ciertos jugadores bajan mucho el nivel de juego cuando el entorno se altera. A veces, de ver tanto Barça o Madrid por la tele, ya nos impacientamos si no vamos ganando a los veinte minutos, y nosotros tenemos buenos jugadores técnicos, pero adolecemos de otro tipo que también son necesarios en el fútbol profesional.

Por eso, me sumo al apoyo incondicional, como siempre, y creo que es una buena manera de demostrarnos el nivel de afición que tenemos y comprobar dónde podemos llegar. Que el aplauso silencie el silbido del impaciente; que el jugador amarillo vaya en volandas; que el contrario entienda de que para pararnos, tiene que morir en el esfuerzo: el Celta ya sabe lo que es perder con nosotros, lo vivió en la primera vuelta, con un estilo de juego que les acabó superando. Será necesario más intensidad, pero las pilas las tiene la afición.

Tenemos un calendario extraño, que nos pone cuatro partidos en casa en las próximas cinco jornadas. El destino ha decidido que tengamos un papel estelar. Las últimas catorce jornadas del año pasado fueron para enmarcar: 27 puntos, si la memoria no me falla. Nos quedamos con el sabor agridulce de haber llegado tarde a la competición. Pero este año estamos a tiempo, al menos de demostrar que tenemos una afición de primera división. Y que ese sueño por el que luchamos, es algo que nos merecemos. Arriba d’ellos