| Blogs

Jonathan Viera, dos años de magia

Escrito el: 07 mayo 2012 18:44 | Autor: José Mendoza | Archivado en: Sin categoría | Sin comentarios »

Parafraseando la mítica portada de Marca, Jonathan Viera ha sido bien vendido. Aunque los motivos son muy diferentes a aquel traspaso de Robben. Miguel Ángel Ramírez ha vuelto a demostrar que su gestión económica del club está muy por encima de la deportiva, si es que se pueden separar ambas facetas, íntimamente relacionadas. Ha hecho un buen negocio. Jonathan vale más, yo le doy un valor de unos 4 millones de euros, pero el año de contrato que le resta disminuye su tasación. Es un factor que se debe tener en cuenta, de ahí que considere adecuada la cifra, además de la ya clásica y acertada cláusula de añadir un porcentaje de una próxima venta.

Debemos felicitarnos por el hecho de que el matrimonio entre Jonathan Viera y Las Palmas haya sido exitoso, con sus baches normales, como la noche de fiesta en Lanzarote o el ridículo del acuerdo con el Granada. El chico le ha dado dos grandes temporadas al club, que supo captarle y mimarle en las categorías inferiores, no como a Silva, Jesé, Javi Álamo, Agoney… Se le subió al primer equipo, quizás demasiado tarde, o quizás no. Eso es fútbol ficción. Pero cuando se le subió fue con todas las de la ley. Sin medias tintas y recibiendo toda la confianza del mundo.

Aún recuerdo la entrevista que le hizo este medio a Paco Jémez en la pretemporada de 2010: “Es un jugador con mucho talento, un talento innato y puro, tiene muchísimas posibilidades. De los que han subido es el mejor dotado técnicamente. Es un jugador que si sigue su progresión es de Primera División, sin duda alguna. Vamos a trabajar con él en las cositas que todavía le faltan y le permitan seguir creciendo. Tampoco sería el primero ni el último en tener unas condiciones espectaculares y no llegar, pero vamos a intentar que no sea el caso”. Acertó el cordobés, que le dio a él y a Vitolo rápidamente los galones. Era raro el partido que no completaban los noventa minutos. Aunque luego haya acabado en pesadilla, será inolvidable ese primer tramo de la temporada en el que nos comimos la categoría y soñamos con el ascenso.

Jonathan Viera ha respondido a esa confianza con asistencias, goles y, sobre todo, unos gestos de calidad al alcance de muy pocos. Esos detalles por los que merece la pena pagar una entrada. Braulio Vázquez, director deportivo del Valencia, le definió perfectamente al asegurar que “es un futbolista de la calle”. Lo ha demostrado durante dos temporadas vestido de amarillo, y ahora le llega el irremediable momento de dar el salto. No hay nada que reprochar a su forma de marcharse. Ha tocado a su puerta un club de Champions, deja mucho dinero en la caja fuerte y no ha hecho ningún gesto de desconsideración. Al contrario, ha pedido jugar ante el Cartagena para despedirse de la afición, que sabrá agradecerle su inolvidable etapa en el club.


Una oportunidad perdida

Escrito el: 25 abril 2012 13:05 | Autor: José Mendoza | Archivado en: Sin categoría | Sin comentarios »

El domingo, viendo a Valerón en el Deportivo-Elche, me dio por reflexionar sobre las generaciones de canteranos que ha tenido Las Palmas en los últimos años. Y no pude evitar lamentarme por la impresionante oportunidad que hemos perdido esta temporada. Desde los Ángel, Rubén Castro, Guayre y Jorge no habíamos tenido canteranos tan buenos en la primera plantilla. Y sabemos que, tal y como está la economía del club, gran parte de nuestras posibilidades pasan por aprovecharles. Y con la quinta de Jonathan Viera, Vitolo, Juanpe y Vicente, sobre todo los dos primeros, no lo hemos hecho. Teníamos lo más difícil, la materia prima que marca la diferencia. Y nos faltó lo más fácil, los retoques venidos de fuera para completar una plantilla sólida.

Con la más que previsible venta de Jonathan Viera este verano se cierra un ciclo. Dentro de unos años le veremos destacando en un equipo puntero de la Liga BBVA y, si no se tuerce, incluso de Europa, y recordaremos desencantados que le tuvimos dos años y no le supimos aprovechar para lograr el ansiado ascenso. Había buenos jugadores a su alrededor, sobre todo en ataque, pero en defensa ha sido un error la continuidad de los Pignol o Ruymán, y no han salido bien las incorporaciones de Herner, Laguardia o Corrales. Y nuestro mejor defensa, Juanpe, era la cuarta opción. Incomprensible. Así, el alto nivel que han dado Barbosa, Vitolo o Javi Castellano, más el buen rendimiento en diferentes tramos del curso de David González, David García, Momo o Quiroga no ha sido suficiente. Una lástima.

Ahora que no hemos sacado beneficio deportivo de nuestro mejor canterano en años, toca exprimir un alto beneficio económico. En otra cosa no, pero en esa faceta Ramírez no suele fallar. Aunque le quede un año de contrato espero que se ingresen 3 millones de euros, porque él vale más. Y con ese dinero, si las cuentas lo permiten, incorporar a un par de buenos laterales, que es la mayor urgencia. El hueco de Jonathan Viera será difícil de suplir, pero quizás entre Nauzet, José Artiles, Momo y Vitolo (si se queda) lo consigan.


Contraste de emociones

Escrito el: 08 febrero 2012 14:38 | Autor: José Mendoza | Archivado en: Sin categoría | Etiquetas: , , , , | Sin comentarios »

En los últimos quince días la UD Las Palmas ha vivido un contraste de emociones. Ha pasado del ridículo al éxtasis con una facilidad tremenda. Hay pocos clubes con esta capacidad, con este complejo de Atlético de Madrid consecuencia de un presente que no es acorde con la historia. Esta montaña rusa de sentimientos empezó y acabó en Jonathan Viera. En medio de todo llegó Momo y volvió a quedar patente que Juan Manuel Rodríguez no encuentra la fórmula a domicilio.

La noticia saltó el sábado 28 de enero por la tarde cuando se anunciaba el acuerdo entre la UD y el Granada para el traspaso de Jonathan Viera. Comenzaba así el ridículo institucional más grande de los últimos años. El club hizo oficial el entendimiento sin el conocimiento del jugador y le prohibió jugar unas horas después ante el Alcorcón, un partido para el que el entrenador le daba como titular esa misma mañana. Entiendo que el Granada no quisiera arriesgarse a una lesión, pero si el jugador no quiere irse, ¿por qué tomar esa decisión tan extrema? ¿Tanto cuesta el diálogo? Se contaminó el partido, que como no podía ser de otra manera se perdió completando un día penoso. De paso, se volvió a demostrar que el conservadurismo con una plantilla de tan alto nivel no es la mejor opción.

Jonathan Viera se cabreó, con razón, con el club por anunciar el acuerdo sin consultarle y por dejarle sin jugar. El pulso entre ambas partes parece que acabó en una tregua que se levantará de nuevo a final de temporada, cuando se destaparán las cartas que hay escondidas. Bajo mi punto de vista es bastante factible que Las Palmas saque esos tres millones de euros que pide Ramírez por el jugador pese a que le quede un año de contrato. Si no quiere irse se le deja en la grada. Hasta ahora no veo motivos por los que criticar la actitud de Jonathan Viera. Es lógica su postura si tiene detrás a clubes de la talla del Valencia, Villarreal o Málaga. Otros se han ido a Valladolid, Recreativo y Celta y se les tiene en muy alta estima. Mientras, Jonathan tiene la tentación de jugar la Champions League el próximo curso. No hay nada que objetar siempre que siga rindiendo así.

Días después el club confirmó el esperado acuerdo con Momo. Un fichaje que no me ilusiona, pero me parece acertado. Si existe la oportunidad de repescar a jugadores que se han formado aquí y que puedan mejorar la plantilla, hay que traerlos. Ahora bien, todo depende de las ganas con las que venga el jugador. Que con Jorge no haya funcionado no quiere decir que se vaya a repetir.

Y para terminar, el partido ante el Guadalajara. Se rozó una semana desastrosa, pero el espíritu del equipo, el talento de Jonathan Viera y un poco de suerte nos dieron la victoria. Tres puntos que no deberían esconder los problemas del equipo. Sigo pensando que tenemos una plantilla para luchar por el playoff, pero de momento no está siendo bien exprimida.


Viera deja claro el objetivo

Escrito el: 03 diciembre 2011 14:07 | Autor: José Mendoza | Archivado en: Sin categoría | Etiquetas: , | Sin comentarios »

Resucitó Las Palmas ante el Villarreal B, el rival más blando con el que se ha encontrado esta temporada, con permiso del Nástic. Lo hace en el momento más oportuno, pues los pinchazos ante Numancia, Recreativo, Xerez y Huesca, situados todos en la zona media-baja, habían puesto en la diana a Juan Manuel Rodríguez. Y con razón. El técnico de la UD Las Palmas volvió a dejar en el banquillo a Roque y Vitolo, y a dar confianza a David González. Casos extraños aunque salieran bien este viernes.

El triunfo deja claras varias cosas. Primero, la tremenda influencia de Jonathan Viera en el equipo. Una conclusión para nada negativa. Todo lo contrario. El drama sería no sacar lo mejor de un jugador tan maravilloso (por eso el caso de Vitolo es preocupante). El mago de La Feria se sacó de la chistera un golazo de falta y una asistencia de lujo para Portillo. Se encontró cómodo partiendo desde banda izquierda y combinando con Javi Guerrero y Portillo. Se sacrificó en defensa, como dejó claro la acción en la que vio la amarilla. Acabó una jugada de ataque en banda derecha y Mariño sacó rápido. No se le cayeron los anillos a la hora de darse la vuelta para esprintar y perseguir al lateral derecho, derivando ese cansancio en una falta innecesaria y que le costará el partido de Cartagena.

La segunda cosa clara que deja el partido es que este equipo tiene argumentos para estar más arriba en la tabla y pelear por el ascenso. No descubro nada. Son sensaciones que tiene el entorno y los propios jugadores. Las Palmas está desarrollando una temporada en la que, en líneas generales, se siente más cómodo jugando contra equipos de la parte alta a los que le gusta llevar la iniciativa. Quedó claro ante Valladolid, Celta y Almería. La filosofía de Juan Manuel Rodríguez propicia esta situación. Un plan que se viene abajo cuando tenemos que marcar el ritmo.

El equipo cuenta con ingredientes para plantear los dos estilos. Para ser conservador y contragolpear en duelos de alta exigencia, y para llevar la iniciativa cuando el rival te lo permite. No ocurrió ante Numancia, Recreativo ni Huesca. A Las Palmas le falta saber escoger el traje que tiene que ponerse en función del rival. Es la asignatura pendiente. Si aprendemos de estos errores iremos por el buen camino.


La mitad del vaso

Escrito el: 24 octubre 2011 13:15 | Autor: José Mendoza | Archivado en: Sin categoría | Etiquetas: , , | Sin comentarios »

Encuentro un denominador común en todos los partidos que Las Palmas no ha ganado. Y es que el conjunto amarillo, siempre que ha escuchado el pitido final, ha pensado que podía haber sacado un mejor resultado. Esta situación tiene dos lecturas. La primera es que hay materia prima para ser optimistas, que el equipo tiene argumentos para estar arriba. La segunda es consecuencia de la primera, y es que no se han podido explotar al máximo esos argumentos. Se han dejado de sumar puntos que se podían haber conseguido, y ahí entra en juego la autocrítica sobre la suficiente o insuficiente ambición.

Sin ir más lejos ha ocurrido en los dos últimos partidos. También ante el Celta, día en el que un error de Yoel y la puntería de Ruymán en los últimos minutos nos hizo sumar los tres puntos. Contra el Elche, Las Palmas no fue reconocible. Aún así, cuando llegó el pitido final dio la sensación de que, si se hubiera apretado más el acelerador, la portería de Juan Carlos habría recibido un segundo gol. Y en Almería, lo mismo. Las Palmas se defendió con muy buen criterio y apenas sufrió. Cuando encajó el gol, el equipo se fue hacia arriba y generó ocasiones. El empate llegó en la última jugada, y todos coincidieron en que supo a poco. No podemos olvidar de que se trata de tres rivales de mucho prestigio. Y cualquiera hubiera firmado sumar cinco puntos en estas tres complicadas jornadas, más aún después de los resultados ante Córdoba, Girona y Murcia.

Las Palmas es un equipo cuyos mejores argumentos están en la parte de arriba. Sin embargo, ha marcado tan solo un gol más de los que ha recibido, y está muy lejos de los equipos más goleados. Por tanto, después de medirse a rivales de tanto nivel y acabar con sensaciones agridulces, entra en juego la teoría de la manta corta. Juan Manuel Rodríguez opta, seguramente con buen criterio, por proteger la defensa juntando al equipo, exigiendo a todos trabajo y sacrificio. Y eso está afectando a la imaginación y el talento que hay en ataque, que aparece en menos ocasiones y está “obligado” a ser más efectivo para sacar un buen resultado. De ahí que el equipo deje siempre esa sensación de que pudo haber hecho más. ¿Si se hubiera arriesgado más se habrían sacado más puntos? Nadie lo sabe, quizás hubiéramos pecado de entusiastas al ir a por todas y dejar al descubierto nuestra fragilidad defensiva. Puede que si apostemos por tener la pelota y encerremos al rival, éste aproveche un par de contragolpes para hacernos daño y llevarse los puntos.

Todos estos condicionales son fútbol ficción. La realidad es que Las Palmas sabe tapar sus defectos y no consigue aprovechar sus mejores argumentos. Y ahora se afrontan dos partidos ante rivales de un nivel medio-alto. Situados en la zona cómoda, pero mucho más cerca del playoff que del descenso, el vaso está por la mitad. Si la próxima semana las buenas sensaciones del pitido final se traducen en seis puntos, el vaso se desborda. Para ello, la manta tendrá que hacerse más larga.

PD: Espero que Toni Cruz y Juanito tengan en su agenda a Javi Álamo, un chico que desde cadete tiene nivel para jugar en Las Palmas y se ha tenido que buscar la vida en la Península.


Quiroga y las alternativas

Escrito el: 06 octubre 2011 16:20 | Autor: José Mendoza | Archivado en: Sin categoría | Etiquetas: , , , | Sin comentarios »

Un mes sin Javi Guerrero debería ser equivalente a un mes con Mauro Quiroga en el once inicial. Es la oportunidad perfecta para que el argentino se consolide en la titularidad. Portillo no debe ser competencia, y más después de las constantes polémicas que ha traído su entorno. Mi confianza en el canterano del Real Madrid es nula.

Llegado de un equipo desconocido, sin apenas referencia para la afición, Mauro Quiroga ha demostrado sus válidas condiciones para estar en la plantilla. Ahora tiene que dar un paso más. Aunque Javi Guerrero merecía iniciar la temporada como titular -a todos nos ha sorprendido gratamente su rendimiento y compromiso durante estos años-, no tengo duda de que el argentino será quien acabe jugando más partidos. Sus características ofrecen más alternativas al juego de ataque de Las Palmas. Javi Guerrero se asocia bien con Jonathan Viera, Vitolo y Sergio Suárez. Todos tienen el mismo perfil y se entienden, pero en muchos momentos del partido necesitan un salvavidas, alguien que les ofrezca algo diferente.

Ese debería ser Quiroga. Cuando una jugada está enquistada en una banda, hay que buscar al argentino para que remate. Cuando la salida de balón se ve perturbada por la presión del rival, hay que buscar al argentino para que baje la pelota y disfrutar de la posesión en campo contrario. Para los córners, para fijar a los centrales y que estos se fijen menos en la llegada de los mediapuntas. Mauro Quiroga es la alternativa necesaria a la dependencia de Jonathan Viera y Vitolo. No porque sea un fuera de serie como los dos canteranos, sino porque sus características ofrecen esa posibilidad. Y hay que explotarlas más.

67 kilómetros | El inesperado Quiroga


El momento de la calma

Escrito el: 10 mayo 2011 11:00 | Autor: José Mendoza | Archivado en: Sin categoría | Etiquetas: , , , , , , | Sin comentarios »

Por desgracia, la UD Las Palmas de los últimos años está acostumbrada a esta situación. Luchar hasta las últimas jornadas por asegurar la permanencia en Segunda División no es nuevo, por lo que tenemos experiencia en ese sentido. Eso sí, cuando llegó Juan Manuel Rodríguez todos hubiéramos firmado afrontar las últimas cinco jornadas con un colchón de tres puntos, sobre todo por el difícil calendario que acabamos de pasar. Caer en el campo del Rayo Vallecano y en el del Xerez es hasta cierto punto comprensible. Todo lo contrario que las últimas inesperadas victorias del Salamanca.

Por tanto, no es el momento de perder los nervios ni de hacer cambios bruscos en el sistema. Quizás la única variante que le pediría a Juan Manuel Rodríguez sería la de apostar más por Jonathan Viera en la mediapunta, pero siempre manteniendo el pragmatismo en defensa, prioridad absoluta debido a nuestra fragilidad durante todo el curso. No hay que perder balones, por ello siempre ha apostado Juan Manuel por Vicente Gómez (grandísimo rendimiento el suyo) con un mediocentro defensivo a su lado, sacrificando a David González y al propio Jonathan. Pero esa pareja de mediocentros no es incompatible con la presencia de algo más de magia en la mediapunta y así encontrar el gol con más facilidad, algo que cuesta debido a ese estilo en el que se prioriza la defensa. En todo caso, sería un cambio de cromos y no un cambio de sistema ni de filosofía. Repito que no es el momento de cambios drásticos.

Con todo, estoy convencido de que llegaremos a la última jornada, incluso a las dos últimas, con el trabajo hecho. Ganaremos al Cartagena y tenemos opciones de repetir con el Barcelona B. Será un buen momento de visitar el Mini Estadi porque el primer equipo ya será campeón por entonces y seguro que tirará de algunos de sus pilares. Y contra el Numancia está prohibido fallar. Por tanto, haciendo las cuentas de la lechera, a mi me salen siete puntos en las próxima tres jornadas, que sumarían 51 a dos fechas del final. Hay que tener calma y estar con el equipo. Ya a final de temporada analizaremos lo que se ha hecho mal, que son muchas cosas, como de costumbre.


El legado de Jémez

Escrito el: 27 febrero 2011 13:47 | Autor: José Mendoza | Archivado en: Sin categoría | Etiquetas: | Sin comentarios »

Paco Jémez está bien destituido. La racha negativa era insoportable, y el balance de goles en contra, con un porterazo como Barbosa (pese a que fallara en Granada), es demasiado. Es necesario buscar un revulsivo y en estos casos la única alternativa es mirar al banquillo. Ahora que se va Jémez, es de justicia recordar el legado que le deja a su sucesor más allá de la racha negativa.

Juan Manuel Rodríguez recibe a un vestuario unido. Unido con la figura del ex-entrenador y unido en sí mismo. Este verano partió de él la decisión de limpiar el vestuario echando a Marcos Márquez y Darino, y también a gente como Beranger. Era condición sine qua non para que él siguiera. “O ellos o yo”. Con Pindado, otro de los jugadores habitualmente señalados por la afición, no tenía ningún problema. Es más, a nivel de comportamiento no ha hecho otra cosa que no sea sumar. Así, gente como Javi Guerrero o Josico ascendieron varios peldaños como líderes del vestuario.

En la grata convivencia se notaba la condición de ex jugador de élite de Paco Jémez. Casi se comportaba como un miembro más de la plantilla en el día a día, les llevaba a cenar y les sorprendía con trucos de magia, arte en el que Jémez se desenvuelve a la perfección. Gestos como el que dedicó a Randy después del encuentro ante el Villarreal B, buscándole para abrazarle, son muy valiosos para cualquier jugador. A la vez, siempre ha dejado claro quien era ‘el líder de la manada’. Véase el caso de Lanzarote, aquel capítulo en el que Jonathan Viera, Vitolo y Tyronne se pasaron de la raya. Jémez dio la cara, involucró a toda la plantilla y cerró el tema con seriedad. En definitiva, recibió un vestuario corrompido y deja otro comprometido y unido.

Jémez siempre se ha comportado como un caballero. No ha dejado de agradecer el comportamiento que ha tenido la afición con él, y en ruedas de prensa o en apariciones públicas no le recuerdo un mal gesto, tampoco hacia la directiva. Se lleva bien con todos, y lo seguirá haciendo pese a la destitución. Este verano no quería que se marcharan Rondón o Saúl. Y tampoco Miguel García, que le gustaba. Pero no protestó, entendió la situación en la que estaba el club y aceptó que había que mirar hacia abajo.

A nivel deportivo, ha mostrado el camino que esta institución debe seguir. Nos ha enseñado que con gente de la cantera la UD puede ilusionar y jugar bien al fútbol. Los primeros meses de competición nunca los olvidaremos. Lo fácil hubiera sido dar los galones a veteranos como Jorge o Pedro Vega, más habituados a la categoría. Él no se cortó y dio la alternativa, desde el primer minuto, a gente como Jonathan Viera o Vitolo. Y brillaron sin necesidad de adaptación. Además, chicos como Aythami, Ruymán o Armiche han gozado de mucha continuidad, y otros como Juanpe o Vicente Gómez han tenido minutos en los que han mostrado su calidad.

Después del desastre de Alcorcón, se plantearon bien los partidos ante Villarreal B y Granada, pero no hubo suerte. Tampoco la hubo en determinados encuentros a principio de temporada. En Huesca, en Huelva, en Ponferrada o ante el Betis se hicieron méritos para sacar más puntos, esos que ahora se echan de menos. Al final, en el fútbol los resultados mandan, pero la memoria no puede ser selectiva. Gracias Jémez.


Mucho más allá de Jémez

Escrito el: 15 febrero 2011 12:45 | Autor: José Mendoza | Archivado en: Sin categoría | Etiquetas: | 1 comentario »

Once de septiembre de 2010, tercera jornada de la Liga Adelante: Las Palmas 4-1 Alcorcón. Doce de febrero de 2011, vigésimo cuarta jornada, Alcorcón 5-0 Las Palmas. No es casualidad, ambos resultados son consecuencia de una trayectoria que empezó en el cielo y ha bajado a los infiernos. ¿Qué ha pasado? En estos casos lo más fácil es mirar al banquillo, pero no deberíamos ponernos la venda, pues este declive no es sólo consecuencia del entrenador. Evidentemente, Paco Jémez es el máximo responsable, pero hay otros muchos motivos.

La razón más importante es que el equipo que nos situó en una nube a principio de temporada no está liderado por los mismos jugadores. Vitolo se lesionó el día del Rayo Vallecano, precisamente nuestra última victoria, y no volverá más esta temporada. Álvaro Cejudo jugó su último partido el día del Cartagena, el último partido de 2010. Guayre, desde la novena jornada, una victoria contra el Albacete, sólo ha jugado 125 minutos repartidos en tres partidos. Entre ellos, con lo poco que han jugado en función de su calidad, han marcado 10 de los 31 goles. Y han participado en muchos más. Por desgracia, Jorge, Sergio Suárez, Armiche, Pedro Vega o Perea no han estado a la misma altura. El listón estaba demasiado alto y la diferencia es notable.

A estas tres importantes bajas hay que sumarle la de Josico y la de Vicente Gómez, que le ha suplido con grandes garantías y también ha estado varios meses de baja. Sin ellos, David González, Jonathan Viera y Javi Guerrero, los otros titulares en las primeras jornadas, han ido bajando el nivel poco a poco. Además, Jonathan también ha sufrido varias lesiones musculares.

Son demasiadas bajas en un equipo sin el presupuesto suficiente como para disponer de 25 jugadores de un alto nivel para la categoría. No intento con ello excusar de su responsabilidad al entrenador. Se ha equivocado en muchas cosas, pero también ha acertado en muchas otras, sobre todo en darle la titularidad desde el primer momento a Jonathan Viera o Vitolo, actualmente los grandes activos del club (si Vitolo se recupera), y eso también hay que reconocerlo. El pasado verano pidió que se marcharan Marcos Márquez y Darino, y con ello ha recuperado la unión en el vestuario, que parecía imposible.

Ahora bien, diez partidos sin ganar son demasiados, y el balance de goles en contra, inadmisible. Jémez no ha sabido, o no ha podido gestionar todos los contratiempos que se han ido produciendo a lo largo de la temporada -la alineación contra el Alcorcón es el mejor ejemplo-, y la mejor solución, en caso de que la racha siga este sábado pasa por buscar un revulsivo. Estará bien destituido, pero no perdamos la perspectiva: esta mala racha no es sólo producto de la mala gestión de un entrenador.


Corazón canario, sangre argentina

Escrito el: 25 enero 2011 11:38 | Autor: José Mendoza | Archivado en: Sin categoría | Etiquetas: , , , , , , | Sin comentarios »

No descubro nada si digo que los mejores años de la historia de este club tuvieron como grandes culpables a muchos canarios y unos cuantos argentinos. Forma parte de nuestra seña de identidad. Tonono, Guedes, Germán Dévora, Paco Castellano, Carnevali, Brindisi, Wolff, Morete… son algunos de los nombres que forjaron esta receta. Una receta a la que se debería ser siempre fiel en la medida de lo posible.

La UD Las Palmas de esta primera vuelta se ha caracterizado, entre otras muchas cosas, por la notable presencia de jugadores canarios. En ocasiones, unos seis o siete de ellos han coincidido en el once. Los momentos más brillantes de esta campaña, que son los momentos más brillantes del último lustro, se han dado por la coincidencia en el once de Jonathan Viera, Vitolo, David González, Guayre, Vicente Gómez, Ayhtami o Ruymán, entre otros.

Las cosas han cambiado mucho desde que, tras la cuarta jornada, ocupáramos el tercer puesto. Se han ido bajando, poco a poco, escalones por diferentes motivos. Lesiones, sanciones y la sangría defensiva son los principales. La primera vuelta se ha cerrado dando una pésima imagen en el Heliodoro Rodríguez López, donde se celebró un punto en el feudo del colista. Y no me refiero al festejo de los jugadores al final del encuentro manteando al entrenador. Abro paréntesis. Eso lo interpreto más como un gesto en el que los jugadores quieren dejar constancia de su apoyo incondicional a Paco Jémez. Y esa unión del vestuario se debería valorar tal y como se valoró la ruptura y el mal ambiente de las últimas campañas. Es muy significativo. Cierro paréntesis.

Me refiero a lo que leo y escucho de lo que se habla en la isla. El derbi del domingo debería quedar para el recuerdo como el de la mediocridad. Actualmente, el Tenerife sólo le puede ganar a Las Palmas, y viceversa. Son los dos peores equipos de la categoría en este momento. No hubo precisión en ataque, no hubo ritmo ni velocidad, ni tampoco firmeza defensiva. Nos hicieron daño, sobre todo en la primera parte, después de muchos fallos inocentes. Y el gol llegó, otra vez, a balón parado. Queda, por tanto, mucho que mejorar.

Por suerte, nosotros estamos en una mejor posición que otros rivales directos. En esta carrera de 42 partidos hemos vivido grandes experiencias. Nos sabemos el camino, ya lo hemos andado. Y no hace tanto tiempo. Tenemos las migas de pan, pero no sabemos dónde. Otros, en cambio, tienen que construir la carretera que conduce a la permanencia. Y para ello acaban de comprar nuevas máquinas para asfaltar el terreno.

Para encontrar esas migas, siempre es bueno un empujón. Es el que aportarán Borzani y Lequi, que vienen a reforzar las posiciones más débiles y más dañadas por las lesiones. Desde la seriedad defensiva tenemos que reflotar la nave. Es condición indispensable amurallar la portería de Barbosa. Es el primer paso. Que Jonathan Viera o David González recuperen la chispa no es tan difícil, porque son muy buenos. Ellos son el corazón de los amarillos, y para la segunda vuelta, nada mejor que sangre argentina. La que tienen no sólo Borzani y Lequi, sino también Barbosa y Mauro Quiroga. Seamos, pues, realistas pero optimistas de cara a la segunda vuelta. Tenemos la combinación perfecta, la que va en nuestro ADN.