| Blogs

Paco Jémez, culpable

Escrito el: 20 septiembre 2010 18:01 | Autor: José Mendoza | Archivado en: General, Sin categoría | 2 Comentarios »

Si hay gran responsable de la ilusión que está viviendo la isla con este gran inicio de temporada, ese es Paco Jémez. Sus declaraciones, sus estrategias y la preparación física del equipo es perfecta. El cordobés, junto con todo su cuerpo técnico, ha hecho un trabajo impecable con una plantilla incluso debilitada con respecto al año anterior. El único fichaje que ha tenido presencia hasta ahora es Barbosa. Y las importantes bajas de Saúl, Marcos Márquez y, sobre todo, Rondón, no se han notado.

Desde el primer momento Jémez mostró un discurso realista. No se cansó de decir que, con una plantilla cargada de canteranos, había que tener una paciencia extrema. Era consciente de la calidad que abunda en la plantilla y lo demostró elogiando en una entrevista para udlaspalmas.net a Jonathan Viera y Vitolo, destacando que eran jugadores que podían acabar en la Liga BBVA. Más de uno quizás le tomó por loco, pero unos pocos partidos han bastado para darle la razón. Otro discurso sí que hubiera sido una locura.

Mientras algunos puntales se iban marchando pese a su oposición él siguió con su trabajo silencioso pero efectivo, en La Palma primero y en Gran Canaria después. El incidente de Lanzarote con Viera y Vitolo lo solventó a la perfección. Tirón de orejas, involucrar a toda la plantilla y, a la próxima, apartados. No hay nada mejor para un canterano que un entrenador serio, que no les deje pasar una y les obligue a correr sin descanso, pero que a la vez les dé libertad para exhibir su mejor juego. Y eso es lo que ha hecho Jémez.

No solo los recién llegados al primer equipo, sino todos. David González, Cejudo, Javi Guerrero, Guayre y un largo etcétera, se sienten liberados con el balón en los pies para combinar entre ellos, pero cuando no tienen el balón, corren como posesos y se sacrifican al máximo. Es el camino a seguir. En las dos últimas goleadas, con el partido ya resuelto, el equipo ha seguido mordiendo hasta la extenuación cuando no tenían el balón. Para eso es necesario mentalizarles como lo ha hecho Jémez y prepararles físicamente como motos. Y en la cuarta jornada ya tienen todos el depósito lleno, hasta los más veteranos y propensos a lesiones como Guayre y Josico.

La vocación es claramente ofensiva. Y no sólo de la calidad vive este equipo, también de la estrategia. Ante el Villarreal B, por ejemplo, se abrió la lata con una jugada de pizarra. Y en defensa, además, sólo se han cometido errores en la primera jornada. Desde entonces, un gol (golazo de falta del rival) encajado en tres partidos.

No tuvo Jémez ningún reparo en la primera jornada a la hora de dejar en el banquillo a jugadores consagrados como Jorge, Guayre o Pedro Vega para dar el mando del primer equipo a Jonathan y Vitolo, o en dar la alternativa cuando ha sido necesario a Aythami, Ruymán, Juanpe y Vicente Gómez. Todos han cumplido y más de uno ha dado sobresaliente. La matrícula de honor es para Paco Jémez.


Bendita crisis

Escrito el: 07 septiembre 2010 14:33 | Autor: José Mendoza | Archivado en: General | Etiquetas: , , , | 4 Comentarios »

La UD ha tenido que quemar sus pocos recursos económicos para darse cuenta de lo que tenía. La ilusión no había que buscarla fuera, estaba en casa. La cantera es el mejor patrimonio. La crisis, en este caso, es bienvenida. Varias temporadas han tenido que pasar para que esta confianza se llevara a cabo. Y se ha producido, encima, porque no quedaba otro remedio. El club ha vendido esta apuesta con el lema “Vuelve la cantera”. Como decía Martín Alonso, no vuelve, simplemente, no existía para los que mandan, que incluso miraban con recelo hacia abajo. No deberían sacar pecho por un órdago. Al fin y al cabo, se ha llegado a este bendito extremo como consecuencia de sus desatinos deportivos y después de unos años mediocres. Jugarse una temporada a un todo o nada, que es lo que ha pasado, es sinónimo de una nefasta gestión. Si sale mal, a buen seguro que mirarían hacia otro lado, señalando al entrenador o a la supuesta mala actitud del jugador canario.

Pues precisamente la actitud -y la calidad- de los chicos que han subido al primer equipo nos ha recordado en una semana que el aficionado amarillo no está abocado al sufrimiento con su equipo, también se puede divertir. Y eso es lo mejor que le podía pasar a una afición necesitada de sonrisas, a un gigante dormido que despertará con este halo de esperanza.

Estas dos primeras jornadas han evidenciado que hay materia prima y se ha sabido explotar. Paco Jémez lo está haciendo. La calidad y el talento está, sobre todo, en las botas de Jonathan Viera y Vitolo. Y Jémez les ha puesto firmes cuando ha tenido que hacerlo (véase el capítulo de Lanzarote) y les ha dado libertad donde hay que hacerlo, en el terreno de juego. El técnico ha sentado, nada más y nada menos, que a jugadores como Jorge o Guayre, para entregarles a estos dos “niños” el timón. Si tienen que amoldarse a la categoría, que sea cuanto antes, sumando minutos y minutos desde el principio. Sabia decisión.

No se pudo ganar en Huesca, pero en cualquier caso, el fútbol desplegado es para festejar. El equipo sabe a lo que juega, la propuesta es ofensiva. El primer gol de la temporada así lo reflejaba. Un centro del lateral izquierdo (Dani Carril) lo remató el lateral derecho (Ayhtami), y no habían pasado ni treinta minutos. Con Jonathan Viera y Vitolo como máximos exponentes, junto a David González y Cejudo, principalmente, el equipo de Paco Jémez deleita a los aficionados y desafía esa irrisoria máxima de que en esta categoría no se puede jugar bien al fútbol. Los partidos que gane la UD serán como consecuencia de un buen uso de la posesión de balón, de hacerlo circular y luego encontrar el fruto del gol, lo que faltó este fin de semana.

Los jugadores elegidos para que esto no vuelva a ocurrir son Edixon Perea y Mauro Quiroga, que están por amoldarse. Si alguno acaba metiendo unos quince o veinte goles, esos que sólo garantizaba Rondón (si no se le hubiera vendido…), la UD, no tengo dudas, acabará entre los seis primeros. Para eso, también, es necesario amurallar la portería de Barbosa. El argentino, pese al error de la primera jornada, ha dejado claro que tiene cualidades y que pasará por encima de la alargada sombra de Santamaría. Hay portero. La defensa quizás sea la línea que genere más dudas. Juanpe, Aythami y Ruymán tienen buenas maneras. Pero en esa línea no hay fondo de armario y puede que ante rivales de un poder ofensivo sobresaliente, como el Betis o el Valladolid, se sufra mucho más. Eso sí, Samuel debutó bien y Dani Carril cumplirá. David García saca notable, como siempre. Argumentos que permiten soñar tiene esta UD. No sabemos si el sueño se hará realidad. De momento, los chavales han conseguido que desee con todas mis fuerzas la llegada del siguiente partido. Antes casi no quería que llegara, pues era sinónimo de sufrimiento. Este año, está garantizado, nos vamos a divertir.