| Blogs

Los árbitros, la excusa fácil

Escrito el: 20 octubre 2010 00:39 | Autor: José Mendoza | Archivado en: General | 5 Comentarios »

Ya no vivimos en una nube. Ahora hemos vuelto a tener los pies en el suelo con una racha negativa. En las últimas semanas se ha hablado de los árbitros como uno de los motivos que propician esta dinámica. Puede ser que hayan tenido errores. De hecho, los han tenido. Pero una vez denunciado públicamente este asunto por el entrenador, no veo necesario porqué obsesionarse. Yo prefiero hablar de los defectos propios y analizar los motivos -los que podemos controlar- que nos han llevado hasta aquí.

Esta dinámica debería aclarar que hay muchos defectos por pulir. El primero y más importante de todos, la fragilidad defensiva. El sistema defensivo funciona, pues todos los jugadores son solidarios. Los delanteros corren y persiguen a los laterales hasta la línea de fondo si es necesario, y los centrocampistas ofensivos muerden a los mediocentros rivales. En ese sentido, nada o poco que objetar.

Por diez goles en ocho partidos no hay que poner el grito en el cielo. El Barça B ha recibido once y tiene tres puntos más. Lo que sí es alarmante es la circunstancia en la que han llegado esos goles. Recapitulemos: cuatro en córners o faltas laterales (Rubén Navarro, Carlos Calvo, Rubén Castro, Arzo), dos de penalti y uno de falta directa (Mora). Además, tres de jugada, todas ellas desafortunadas (ante el Nástic, error al despejar de Barbosa; ante el Betis, el flojo disparo de Ezequiel que rechaza en David García; y ante el Valladolid el autogol del capitán). Hay que centrarse en las acciones a balón parado, donde los despistes individuales se pagan caros. Todos los involucrados en esas acciones defensivas deben estar concentrados al cien por cien. Los casos más decisivos son los goles de Rubén Castro y Carlos Calvo, en partidos que teníamos a favor y que nos han costado cuatro puntos. Paco Jémez ya les habrá puesto las pilas. E insistirá con ello, seguro.

Junto a la estrategia defensiva, otra faceta a corregir es la falta de puntería. En todos, absolutamente todos los partidos hemos gozado de ocasiones para ganar. Se crean muchas acciones de gol y somos el quinto equipo máximo goleador pese a no tener un artillero. Jonathan Viera y Vitolo, los dos mejores de este inicio, han tenido y fallado muchísimas ocasiones. Acaban de llegar a la categoría y deben ser conscientes de que en la Liga Adelante, si no afinas la puntería, luego lo pagas caro. Y nos ha pasado ya varias veces. Sin ir más lejos, en las dos últimas jornadas. En este sentido, la ayuda de Edixon Perea sería muy bien recibida. Si el colombiano confirma las buenas expectativas y es capaz de superar la barrera de los diez goles, el equipo tiene mucho ganado.

Otra prueba a la que se debe someter el equipo para volver a la senda de la victoria es la de las lesiones. Para aspirar a los ‘playoffs’, el objetivo que se marca el aficionado a estas alturas, es necesario que toda la plantilla ayude. Sin Vitolo, Pedro Vega tiene que dar un paso adelante. Y si no la da Vega, ahí están Armiche o Randy, jugadores más eléctricos y veloces, de jugar al espacio y no al pase corto y golpeo desde fuera del área, cualidades principales del de San Mateo. Y si no está Viera, esperamos a Sergio Suárez, o a la resurrección (improbable, lo sé) de Jorge. O al mismo Randy, que en categorías inferiores solía aparecer más en esa zona. Calidad hay de sobra.

Por tanto, dejemos de maldecir a los árbitros. Una vez denunciado este asunto por el entrenador en rueda de prensa, punto final. No ganamos nada. Hay que poner el foco en que los jugadores perfeccionen la estrategia defensiva y la puntería. Y que demuestren que hay profundidad de plantilla. Estos son los defectos de los que hay que hablar. Lo demás es perder saliva.


Paco Jémez, culpable

Escrito el: 20 septiembre 2010 18:01 | Autor: José Mendoza | Archivado en: General, Sin categoría | 2 Comentarios »

Si hay gran responsable de la ilusión que está viviendo la isla con este gran inicio de temporada, ese es Paco Jémez. Sus declaraciones, sus estrategias y la preparación física del equipo es perfecta. El cordobés, junto con todo su cuerpo técnico, ha hecho un trabajo impecable con una plantilla incluso debilitada con respecto al año anterior. El único fichaje que ha tenido presencia hasta ahora es Barbosa. Y las importantes bajas de Saúl, Marcos Márquez y, sobre todo, Rondón, no se han notado.

Desde el primer momento Jémez mostró un discurso realista. No se cansó de decir que, con una plantilla cargada de canteranos, había que tener una paciencia extrema. Era consciente de la calidad que abunda en la plantilla y lo demostró elogiando en una entrevista para udlaspalmas.net a Jonathan Viera y Vitolo, destacando que eran jugadores que podían acabar en la Liga BBVA. Más de uno quizás le tomó por loco, pero unos pocos partidos han bastado para darle la razón. Otro discurso sí que hubiera sido una locura.

Mientras algunos puntales se iban marchando pese a su oposición él siguió con su trabajo silencioso pero efectivo, en La Palma primero y en Gran Canaria después. El incidente de Lanzarote con Viera y Vitolo lo solventó a la perfección. Tirón de orejas, involucrar a toda la plantilla y, a la próxima, apartados. No hay nada mejor para un canterano que un entrenador serio, que no les deje pasar una y les obligue a correr sin descanso, pero que a la vez les dé libertad para exhibir su mejor juego. Y eso es lo que ha hecho Jémez.

No solo los recién llegados al primer equipo, sino todos. David González, Cejudo, Javi Guerrero, Guayre y un largo etcétera, se sienten liberados con el balón en los pies para combinar entre ellos, pero cuando no tienen el balón, corren como posesos y se sacrifican al máximo. Es el camino a seguir. En las dos últimas goleadas, con el partido ya resuelto, el equipo ha seguido mordiendo hasta la extenuación cuando no tenían el balón. Para eso es necesario mentalizarles como lo ha hecho Jémez y prepararles físicamente como motos. Y en la cuarta jornada ya tienen todos el depósito lleno, hasta los más veteranos y propensos a lesiones como Guayre y Josico.

La vocación es claramente ofensiva. Y no sólo de la calidad vive este equipo, también de la estrategia. Ante el Villarreal B, por ejemplo, se abrió la lata con una jugada de pizarra. Y en defensa, además, sólo se han cometido errores en la primera jornada. Desde entonces, un gol (golazo de falta del rival) encajado en tres partidos.

No tuvo Jémez ningún reparo en la primera jornada a la hora de dejar en el banquillo a jugadores consagrados como Jorge, Guayre o Pedro Vega para dar el mando del primer equipo a Jonathan y Vitolo, o en dar la alternativa cuando ha sido necesario a Aythami, Ruymán, Juanpe y Vicente Gómez. Todos han cumplido y más de uno ha dado sobresaliente. La matrícula de honor es para Paco Jémez.


Bendita crisis

Escrito el: 07 septiembre 2010 14:33 | Autor: José Mendoza | Archivado en: General | Etiquetas: , , , | 4 Comentarios »

La UD ha tenido que quemar sus pocos recursos económicos para darse cuenta de lo que tenía. La ilusión no había que buscarla fuera, estaba en casa. La cantera es el mejor patrimonio. La crisis, en este caso, es bienvenida. Varias temporadas han tenido que pasar para que esta confianza se llevara a cabo. Y se ha producido, encima, porque no quedaba otro remedio. El club ha vendido esta apuesta con el lema “Vuelve la cantera”. Como decía Martín Alonso, no vuelve, simplemente, no existía para los que mandan, que incluso miraban con recelo hacia abajo. No deberían sacar pecho por un órdago. Al fin y al cabo, se ha llegado a este bendito extremo como consecuencia de sus desatinos deportivos y después de unos años mediocres. Jugarse una temporada a un todo o nada, que es lo que ha pasado, es sinónimo de una nefasta gestión. Si sale mal, a buen seguro que mirarían hacia otro lado, señalando al entrenador o a la supuesta mala actitud del jugador canario.

Pues precisamente la actitud -y la calidad- de los chicos que han subido al primer equipo nos ha recordado en una semana que el aficionado amarillo no está abocado al sufrimiento con su equipo, también se puede divertir. Y eso es lo mejor que le podía pasar a una afición necesitada de sonrisas, a un gigante dormido que despertará con este halo de esperanza.

Estas dos primeras jornadas han evidenciado que hay materia prima y se ha sabido explotar. Paco Jémez lo está haciendo. La calidad y el talento está, sobre todo, en las botas de Jonathan Viera y Vitolo. Y Jémez les ha puesto firmes cuando ha tenido que hacerlo (véase el capítulo de Lanzarote) y les ha dado libertad donde hay que hacerlo, en el terreno de juego. El técnico ha sentado, nada más y nada menos, que a jugadores como Jorge o Guayre, para entregarles a estos dos “niños” el timón. Si tienen que amoldarse a la categoría, que sea cuanto antes, sumando minutos y minutos desde el principio. Sabia decisión.

No se pudo ganar en Huesca, pero en cualquier caso, el fútbol desplegado es para festejar. El equipo sabe a lo que juega, la propuesta es ofensiva. El primer gol de la temporada así lo reflejaba. Un centro del lateral izquierdo (Dani Carril) lo remató el lateral derecho (Ayhtami), y no habían pasado ni treinta minutos. Con Jonathan Viera y Vitolo como máximos exponentes, junto a David González y Cejudo, principalmente, el equipo de Paco Jémez deleita a los aficionados y desafía esa irrisoria máxima de que en esta categoría no se puede jugar bien al fútbol. Los partidos que gane la UD serán como consecuencia de un buen uso de la posesión de balón, de hacerlo circular y luego encontrar el fruto del gol, lo que faltó este fin de semana.

Los jugadores elegidos para que esto no vuelva a ocurrir son Edixon Perea y Mauro Quiroga, que están por amoldarse. Si alguno acaba metiendo unos quince o veinte goles, esos que sólo garantizaba Rondón (si no se le hubiera vendido…), la UD, no tengo dudas, acabará entre los seis primeros. Para eso, también, es necesario amurallar la portería de Barbosa. El argentino, pese al error de la primera jornada, ha dejado claro que tiene cualidades y que pasará por encima de la alargada sombra de Santamaría. Hay portero. La defensa quizás sea la línea que genere más dudas. Juanpe, Aythami y Ruymán tienen buenas maneras. Pero en esa línea no hay fondo de armario y puede que ante rivales de un poder ofensivo sobresaliente, como el Betis o el Valladolid, se sufra mucho más. Eso sí, Samuel debutó bien y Dani Carril cumplirá. David García saca notable, como siempre. Argumentos que permiten soñar tiene esta UD. No sabemos si el sueño se hará realidad. De momento, los chavales han conseguido que desee con todas mis fuerzas la llegada del siguiente partido. Antes casi no quería que llegara, pues era sinónimo de sufrimiento. Este año, está garantizado, nos vamos a divertir.


Castigo y comprensión

Escrito el: 17 agosto 2010 19:36 | Autor: José Mendoza | Archivado en: General | 4 Comentarios »

Jonathan y Vitolo, cabizbajos / Canarias7.es

Jonathan Viera, Vitolo y Tyronne han cometido un error grosero. Abusar de la confianza del cuerpo técnico llegando impuntual durante una concentración, sin camiseta y apestando a alcohol, aunque fuera día libre, es un acto de indisciplina mayúsculo. Al parecer Tyronne estaba sobrio, Vitolo sí iba con camiseta… puntualizaciones aparte, la falta de respeto es evidente. La primera medida es que comprendan la magnitud de su metedura de pata. Y no hay mejor castigo que el que se ha puesto: hacerlo público e involucrar a toda la plantilla para que se les caiga la cara de vergüenza.

A su edad, salir de fiesta supone una rutina y una diversión. Lo es para toda persona anónima, pero ellos ya no lo son, ahora forman parte de la plantilla de la Unión Deportiva Las Palmas. Son profesionales, al menos Viera y Vitolo. Dejar este incidente en la oscuridad hubiera supuesto un clamoroso error. A sus 20 años tienen que ser conscientes de la repercusión que tienen sus actos. Ya no están en el filial, donde también alguno se pasó de la raya. No es la primera vez que salen de fiesta, ni será la última. Es algo totalmente comprensible. Lo que no es comprensible es manchar el escudo al emborracharse durante una concentración en la que están presentes todos sus compañeros, el cuerpo técnico y hasta el presidente, y llegar sin camiseta como un macarra de tres al cuarto. Y más en su situación, en la que no son nadie en el mundo del fútbol por mucho talento que tengan. Parten de cero y deben ganarse el puesto desde la seriedad.

Se ha cometido el delito y se ha llevado a cabo el castigo. Un castigo justo: cuantiosa sanción económica y, sobre todo, hacerlo público e involucrar a sus compañeros. Poner un entrenamiento para todo el grupo en un día que estaba previsto como libre es una medida inmejorable. No me quiero imaginar la cara que habrán puesto los capitanes Josico, Javi Guerrero, David García, Pedro Vega o Pindado al verles. Ellos y toda la plantilla tenían previsto un merecido día libre y se vieron obligados a volver al trabajo por una niñatada. La mirada de cabreo de los capitanes, compañeros y entrenador, y la sensación de culpablidad de los chicos vale mucho más que 1.000 euros.

Ahora bien, han cometido un delito, han sido castigados por ello y han pedido disculpas. Leer un comunicado es una pantomima, sí, pero una pantomina necesaria. La afición ha tenido toda la información de lo sucedido y ya ha juzgado. Toca mirar para adelante y no fustigarles. Como reza el spot de captación de abonados: comprensión. Dentro de lo malo, el resbalón surge en pretemporada y a tiempo de corregir. Después de este capítulo, ahora sí deben ser conscientes de dónde están y qué representan. Como dijo Jémez, “se puede cometer un error, pero no dos”. A la próxima, tolerancia cero.