| Blogs

Razones para la ilusión

Escrito el: 28 Julio 2009 13:51 | Autor: Néstor Cebrián | Archivado en: General | Sin comentarios »

Porque ya hace mucho tiempo de las buenas noticias sin ‘peros’.

Porque cambiamos nuestras malas costumbres a golpe de titular.

Porque pagamos nuestra condena.

Porque nos impusieron el cambio nuestra querida casa de pescadores por un desangelado chalet caro, que no queríamos.

Porque sufríamos pesadillas cada vez que despertábamos.

Porque asistimos al despiece de nuestros sueños durante años.

Porque más de 20.000 socios pararon un fatídico garabato.

Porque la pretemporada se convierte en una noche de reyes que dura dos meses, donde los niños soñadores somos todos.

Porque Jorge + Guayre + David García = Fútbol.

Porque cumplimos 60 años y debemos volver a la senda que marca nuestra historia.

Porque toca ilusionarnos, de verdad, aunque sea sólo hasta el minuto 10 del primer partido. Aunque recibamos una bofetada, ya nos pondremos Thrombocid.

Porque tenemos que parar las luchas intestinas sin principio ni final.

Porque Kresic ya nos enseñó el camino hace una década, y hoy vuelve sabiendo que la UD fue/es/será el club de su vida.

Porque estos cambios merecen una consolidación deportiva.

Porque el ‘enfermo’ se está recuperando y aspira a recuperar su espacio.

Porque siempre nos emocionaremos con un regate descarado de un joven.

Porque en el último paseo por la división de honor, no tuvimos tiempo a saborear ni el segundo plato ni el postre.

Porque la Liga se engrandece con nuestros canteranos triunfando con nuestra camiseta.

Porque el amarillo tiene que vestir plazas y parques.

Porque nos acordaremos  y sabremos agradecer.

Porque la sonrisa tiene que volver cuando llegue minuto 90.

Porque somos UD.


Encrucijada

Escrito el: 20 Julio 2009 18:15 | Autor: Néstor Cebrián | Archivado en: General | Sin comentarios »

Roberto Santamaría, portero titular de 24 años desea abandonar Las Palmas. Aduce motivos personales. No he podido oir la voz de sus declaraciones, y que me pudiera dar alguna pista sobre la veracidad de sus palabras. Así que me toca confiar en la transcripción de la rueda prensa. Si son ciertas sus declaraciones, no  se debe sentir bien viviendo. Y resulta un buen motivo para desear marcharse. Con franqueza.

Sin embargo, el guardameta debe ponerse en la situación de la UD. Roberto Santamaría ES uno de los baluartes donde se cimenta el proyecto. Roberto Santamaría se había ganado el favor del público desde su llegada a Las Palmas Atlético. Roberto Santamaría jugaría en Primera con Las Palmas algún año.

No me gusta oír o leer los calvarios que pasan los jugadores de fútbol porque no se pueden ir dónde quieren. Me suenan a cuento chino, a guion de telefilme de cinco de la tarde con cortes publicitarios de Pepe Benvente cantando versiones de David Bowie. Si es por Pepe Benavente NO TE VAYAS. Entiendo que llegue a dar bajona, no jugar en otro equipo de superior categoría, o que dispute Europa, etcétera. Pero no creo que vivan castigos bíblicos. Porque en muchos casos, dichos jugadores vienen de firmar, hace menos de 12 meses, renovaciones al alza de sus contratos.  Y los problemas que en aquel instante no existían, luego se transforman en insalvables problemas vitales.

Y ahora la UD se ve en una encrucijada.  Supongo que se “certificará” que estos problemas existen. De confirmarse, está claro que tocará mover ficha.  Intentar arreglar la situación. Roberto posee un peso específico importante dentro de la plantilla, su aparición tuvo un gran impacto en los resultados. Perder esta ficha no debería ser la primera opción. Y eso debe comprenderlo Roberto. Y que de perderla no será ni fácil, ni barato.

De confirmarse los problemas personales, y si la solución no pasa por su permanencia en el club amarillo, la directiva buscaría lo mejor para la entidad. ¿Una cesión? No creo que algún equipo venga a pagar 3 millones de euros por un portero que juega en Segunda, sin internacionalidades, ni zamoras.  

Sin embargo yo me pregunto, ¿De arreglarse dichos problemas Roberto Santamaría querría jugar en la UD?  Si la respuesta es sí, optaría por una cesión, pero no al estilo Lopera. Pero si la respuesta es que no quiere volver a jugar en la UD, con problemas o si en ellos. Me remitiría a la clausula, o a una buena oferta económica más aguinaldo veraniego (jugador). Y que sea el representante quien patee el norte para buscar un club dispuesto a satisfacer lo que demanda UD. No al contrario. Pero sobretodo sin acritud. Estas situaciones se dan en el fútbol,  y hay que saber superarlas. Espero que Roberto arregle esos problemas, y creo en su palabra porque con esos asuntos no se juegan.

Deseo que esto no se convierta en el quiste del verano.

Un saludo


El color de la cantera

Escrito el: 16 Julio 2009 03:33 | Autor: Néstor Cebrián | Archivado en: General | Sin comentarios »

¿Qué camiseta quieren vestir? Me asalta esa pregunta. No será este texto arma arrojadiza contra uno de los pilares de la UD. Pero tengo esa pregunta en la cabeza. ¿Con qué color sueñan? Amarillo, grana, blanco… ¿Prefieren una hamburguesa del Pepe chiringo,  del McDrid, o Barça King? En caso de preferir otros colores, nada que reprocharles. Cada uno es libre de sentir lo que le dé la gana, y no por ello merecer mayor o menor aprecio.  Pero reitero, ¿con qué color soñarán? Y por extensión ¿con qué color sueña en la isla?

En caso de no ser el amarillo. ¿Por qué? Aparte del monopolio mediático de la información deportiva. ¿Se puede revertir/cambiar la situación en esos casos?

Y la otra parte. ¿Por qué otros si soñamos en amarillo? ¿Qué vemos que otros no ven?

Un saludo positivo.


Que vuelvan

Escrito el: 09 Julio 2009 14:03 | Autor: Néstor Cebrián | Archivado en: General | 1 comentario »

El peso de la UD se va reduciendo poco a poco.  Nada dramático. Nada drástico. Algo más bien paulatino Rivero. Como la ¿inexorable? desaparición de las dunas del Inglés-Maspalomas. Abre uno los periódicos digitales, y se sorprende que los fichajes que componían las portadas de recientes épocas se vayan ahora a otras posiciones más recónditas. Y no porque los medios quieran, sino por la pérdida de interés. Podemos notar que el fichaje de Pedro Vega (III parte) y  desvinculación de Pablo Sánchez no se encuentran entre las noticias más leídas en los diarios web. Superándola noticias necrológicas, o  el ‘jaleo’ del canódromo, o la polémica del ‘Topless en la familiares playas de Telde’.

Hubo hasta no hace muchos años un Tsunami amarillo que empezó en el 95 y llegó hasta el 2001. Comenzado por personalidades que marcaron mucho en la afición, Adrián Déniz y Pacuco Rosales. En esos años cualquier noticia, prácticamente abría informativos. Tampoco se trata de una añoranza a los dispendios económicos y a la ‘bocachanclería’ del tardosabinismo. Pero recuerdo un póster, el del ascenso a Segunda con Manolo López capitaneando. Y recuerdo cómo se convirtió en la imagen más reproducida en Gran Canaria, algo así como nuestros once ‘Che’ Guevaras apolíticos.

 En aquella época no lejana, las camisetas de la UD tomaban las calles. No era anormal ver programas de televisión nacional y observar nuestro color isleño patrio. Nuestra elástica se convirtió en nuestra bandera. Daba igual si eras o no de Las Palmas. Si te gustaba o no el fútbol. Esa prenda significaba algo más que el color de una escuadra. Ver a alguien vestido de amarillo nos llenaba de orgullo. Y nos hacía convivir con nuestro equipo siete días a la semana. Pero la vida cambia, para lo bueno y lo malo.

Ahora, se debe tomar una terapia de choque ante la época que nos tocará vivir con messías y cristianos a todas horas en televisiones, radios y web. Lavando mentes, bipolarizando un deporte, coronado rey por su diversidad. Nubarrones blancos, y granas, amenazan con sepultar al mundo del balompié. Reduciéndolo a la simpleza más absoluta, a la mínima expresión, a un aberrante maniqueísmo futbolístico entre culés y vikingos. Arrasando con todo lo demás.

 Sin duda uno de los objetivos, no sólo de la directiva, sino de todos. Debe ser una ‘Reevangelización’ amarilla. Que UD LAS PALMAS aparezca en la cartelería de señalización. Que los bares tengan poster y bufanda. Que en cualquier pachanga disputada, en cualquier cancha, parque o asfalto, alguien vista al menos una camiseta amarilla. Que siempre que viajes metas en tu maleta nuestra túnica, y que te la pongas un día como homenaje a tu tierra. Que los visitantes se lleven un banderín a su casa. Y recuerden nuestro nombre para cuando la UD juegue en su ciudad dentro de unos años. Que se note la ascendencia de UD en la isla, y en sus isleños. Que se sepa que este peñasco superpoblado suda tinta del color del sol.

Que vuelvan las camisetas amarillas.

Un saludo.


Humildad y hambre

Escrito el: 02 Julio 2009 14:33 | Autor: Néstor Cebrián | Archivado en: General | Sin comentarios »

El ‘Plan Ramírez’ establecía por fases el futuro de la UD las cuales había que quemar cuidadosamente. A grandes rasgos.

Fase1(por este orden): Superar el concurso de acreedores.  Ascenso a Segunda A

Fase2: Lograr la viabilidad económica. Permanencia en la categoría.

Fase3: Ampliación del capital humano de la estructura institucional. Consolidar el proyecto deportivo.

Fase4: ASCENSO

 

Llegamos, con más sufrimiento del esperado, a la cuarta fase. Y ahora toca el ¿ascenso?. Pero aquí surgen dudas. ¿Las arcas de la UD pueden soportar el posible aumento de gasto? La junta lleva anunciando varias temporadas superávit. Primera buena señal. Pero ¿Qué ha cambiado de un año para acá?. Desde fuera pueden surgir estas preguntas. A lo mejor estando dentro sabría que la hormiguita botarate ha evolucionado a cigarra licenciada en gestionar. Ojalá. Me temo volver a gastos>ingresos . Más que nada, porque se cruza una línea. Una línea peligrosa viendo nuestra historia. Y me temo que sea la presión social, y la irracionalidad del fútbol la que nos empuje a traspasarla. Aún así no debemos juzgar antes de tiempo, y más en cuestiones financieras.

El ‘populo canariense’ pedía un cambio. Un cambio que ilusionara. La primera piedra comenzó en el banquillo. Un entrenador, que caerá mejor o peor, pero que transmite capacidad de gestión. La segunda piedra vino más arriba. Óscar Arias (más de Toni Cruz), un director deportivo de nueva ornada, pero con experiencia. Lo que más me gusta es que nunca estuvo en el entorno amarillo. Lo cual aportará nueva visión desde fuera. Y la tercera, llegará con un mayor inversión económica. Ahora toca explicar el proyecto. Y mejorar el porcentaje de acierto. Está claro que a mayor gasto, aumenta las posibilidades de conseguir buenos fichajes. Y la obligación de acertar también crece. HAY QUE MEJORAR. 

Ése era el cambio que esperaba el aficionado, o era lo que decía querer (a veces no sabemos ni lo que buscamos). La última temporada se cobró demasiadas víctimas, Juan Manuel Rodríguez, Vidales y Juanito. Además, el presidente también sufrió un bajón en el apoyo popular. Así que ahora tocará acertar, mucho más complicado si el objetivo es el ascenso. Aunque hablar de ascensos a falta de 11 meses para llegar a Junio, resulta apresurado/irresponsable, pensarlo, pedirlo, hasta imaginarlo. Se debe trabajar por situarnos desde el principio, a un partido del ascenso (más o menos). Y si hay que cambiar el discurso antes de arrepentirnos, se cambia. Un equipo que ha luchado el año anterior por no descender debe trabajar desde la HUMILDAD y el HAMBRE, y si se ha realizado bien la tarea, los resultaron llegarán. En uno o en dos años. Que nuestra historia no sea la losa con la que se entierra a los viejos ricos venido a menos.  

Esos cambios, ahora, deben venir acompañados por otros en el entorno. Se pedía/exigía cesiones, dimisiones, y éstas llegaron. Así que resultaría importante firmar un armisticio. Si a los cargos políticos con temas muchísimo más serios se les otorga 100 días de confianza, ¿por qué no concederle a los nuevos ejecutivos 101 días?. La crítica forma la base de la evolución. La carencia de ella  enquista. Pero vivir en el grito permanente, la convierte en cotidiana, y la acaba atenuando a larga, es decir, desactivándola. La UD (su directiva) recibió críticas. Se tomaron decisiones, esperemos expectantes a ver qué/cómo pasa.  

Un saludo.