| Blogs

Cuidado con enero

Escrito el: 14 diciembre 2009 18:11 | Autor: | Archivado en: General | Sin comentarios »

Queda un partido antes de las vacaciones de navidad ante el Celta de Vigo. No se merecen irse a ningún lado, pero sí nos merecemos [los sufridores, digo, la afición] un alivio con una victoria ante el conjunto gallego. Ojito, mucho ojito con enero: un partido en casa y cuatro fuera. Elche, Girona, Murcia -como locales-, Gimnástic de Tarragona y Real Sociedad. ¿De verdad creen que como estamos planteando los partidos lejos de Gran Canaria -y en nuestro estadio, ¡qué coño!- no estaremos bastante jodidos al final de enero? Que no se haga la cuesta muy larga, por favor lo pido. Cambiemos de mentalidad, Señor Kresic. Y dígale a las estrellas que tiene en la delantera -Javi Guerrero y Marcos Márquez son de los futbolistas mejores pagados de la plantilla-, que cumplan y hagan goles de una vez.

Por otra parte, me entero por el foro de udlaspalmas.net [interesante debate suscitado en el foro sobre qué nos hace falta y qué nos sobra en el plantel] que el presidente de la UD Las Palmas, Miguel Ángel Ramírez, tiene pensado invertir 1.000.000 de euros en el mercado invernal, según informan los compañeros de Ser Deportivos, de la Cadena Ser. Pues bien, ahí van un par de sugerencias para Óscar Arias: sin ser un experto en la materia futbolística, con ese dinero se podría fichar a un mediocentro de garantías -Josico es proclive a las lesiones y Miguel García nunca puede ser el titular de un equipo con aspiraciones a estar arriba- y a un par de laterales. Sobre estos últimos mejor me ahorro las explicaciones.

P.D. Lamento no actualizar el blog con más asiduidad: estoy de exámenes y hay que dar ciertas prioridades. El domingo vuelvo a Gran Canaria. No saben cuantas ganas tengo. Felices fiestas.


Una lanza a favor de Kresic

Escrito el: 01 diciembre 2009 16:16 | Autor: | Archivado en: General | Etiquetas: | Sin comentarios »

Confianza. Una palabra tan recurrida y fácil de utilizar en la verborrea diaria y tan difícil de articular cuando las dudas ponen en riesgo nuestras esperanzas. La Unión Deportiva Las Palmas de Sergio Kresic, del ascenso y la guerra, del rigor y los resultados, ha terminado por desasistir el credo de una afición que tras numerosos años de sufrida fidelidad comienza a hartarse del irreverente sentimiento unidireccional a los colores amarillos. Damos mucho y no recibimos nada. Y tras la indolente imagen dada en un Ruiz de Lopera más asequible que nunca, este pensamiento parece haberse expuesto a la máxima.

Sergio Kresic, en un entrenamiento / Mykel

Sergio Kresic, en un entrenamiento / Mykel

Sin embargo, y entendiendo que el nerviosismo por el incumplimiento provisional de las expectativas nos pueden dirigir a recovecos radicales, voy a romper una lanza a favor de Sergio Kresic y su proyecto por una sencilla razón: no sabemos confiar.

El técnico hispano-croata nos demostró en su anterior etapa en el club que es un hombre cargado de razones. De principios que, bajo raja tabla, tienden a dar un resultado positivo. Kresic no tiene la culpa de las continuas lesiones e impedimentos que no le han permitido contar con sus mejores futbolistas o de la dudosa planificación de la plantilla en ciertas posiciones -¿alguien me puede explicar por qué no tenemos hombres competentes en la banda izquierda y en el mediocentro? ¿Qué competitividad tiene Miguel García en su puesto?-.

Después de muchas temporadas tenemos en nuestro banquillo a una persona sabia y de principios. Con experiencia y merecido prestigio en el fútbol español. Concedámosle, a él y a su equipo de trabajo, un beneficio de la duda mínimo. Sé que no somos amigos de la confianza en proyectos relativamente desmoronados –éste no lo está, a pesar que muchos manifiesten lo contrario-, pero nunca hemos dado una continuidad integral a un técnico para que su labor dé sus frutos.

Mi crédito en Kresic sigue intacto a pesar de la actual situación. Si alguien puede sacarnos de este embrollo y volver a ilusionarnos es Sergio. Pedir su dimisión o dar atisbos de ello me parece tan arriesgado como fuera de lugar. Confiemos en el proyecto.

Ánimo, y a por el Villarreal B, no queda otra.

¡Arriba d´ ellos!