| Blogs

Gracias

Escrito el: 25 noviembre 2011 01:44 | Autor: | Archivado en: General | 1 comentario »

Poco más que decir de lo ya comentado. Diez años como diez soles. El tiempo pasa demasiado rápido. Un topicazo que no puede ser más cierto.

Desde estas líneas quería agradecer su tiempo, dedicación y amistad a las personas que han estado junto a mí en esta aventura con el nombre de udlaspalmas.net. Sé que me dejaré a varios en el tintero, por ello voy a tratar de reducir lo máximo por importancia.

En primer lugar a la gente de la página. A Ángel Arencibia por su fidelidad al proyecto, horas dedicadas y estar siempre al otro lado del teléfono. A Javier Marrero: el último en llegar pero el que más ha currado. Serás un gran periodista. A Javier Rodríguez y Sergio Maccanti, por estar siempre cuando se les requiere y por su implicación para con udlaspalmas.net. A Francisco Mayor porque en el futuro representará la voluntad de todos los integrantes de la página. A los blogueros por aguantarme y por sus originales y críticos puntos de vista. A los moderadores y colaboradores por su trabajo impagable: Turu, Aday, Nauzet, HeriVega, Titán Amarillo… A los chic@s de la extinta Área.net y de la Asociación. Unos puntales.

En segundo lugar, a Juan José Cobo Plana y a Eulogio Romero. Solo ellos saben lo que sufrimos a finales de 2004 y durante el 2005, quizá la época más crítica de la historia de la Unión Deportiva Las Palmas. Con perspectiva, aquellos años fueron los mejores por la camaradería que existió. Éramos pocos, pero resistimos. También a aquellos dirigentes que han pasado por Pío XII y en algún momento se preocuparon por nosotros. En especial a Patricio Viñayo y Miguel Ángel Ramírez, siempre generosos y respetuosos con el proyecto de udlaspalmas.net a pesar de las lógicas diferencias.

En tercer lugar, a los anunciantes y todos aquellos que han apoyado económicamente el proyecto. Sin ellos esta página no se sustentaría.

A mi familia por el apoyo que siempre me han dado en los buenos y en los malos momentos.

Y a los lectores, sin ustedes probablemente no estaríamos aquí.

Muchas gracias,

Miguel Hernández


El elogio debilita

Escrito el: 14 noviembre 2011 17:27 | Autor: | Archivado en: General | 1 comentario »

Tras las victorias en el Gran Canaria ante Alcorcón y Real Valladolid, no sé por qué extraña e incomprensible razón, empezaron a repicar las campanas, sonando de fondo ese aullido rasgado, como si el tiempo lo estrangulara, que repetía incesantemente no se qué chorradas de la Primera División.

Somos un club herido por los acontecimientos de la última década. Todavía tienen su cuota de importancia octogenarios como Manuel García Navarro, otrora héroe del ascenso, villano y demente en la actualidad según algunos dirigentes de Pío XII. Entiendo ese impulso hacia adelante por parte de la opinión pública. Hacia la querencia que evoca un pasado lleno de gloria y páginas doradas. Pero la realidad es que todavía, mentalmente, estamos muy lejos de que ese anhelo traspase la línea de la ficción.

En esta Unión Deportiva Las Palmas parece que el elogio debilita. Que los jugadores, a pesar de sus múltiples muestras de inconformismo en los medios de comunicación, caen adulados por los parabienes que les encomienda el entorno tras dos míseras victorias consecutivas. Ahí quedan patentes la falta de agresividad y concentración vistos en Soria y Huelva, especialmente en los laterales izquierdos Ruymán y Corrales, de los cuales adivino que tienen muy buenos sastres, desde luego.

Quizá, y también hablo de posibilidad, este sea un escenario propicio para aprender. Pero, en el fondo, entiendo a esas campanas. Llevamos una década donde supuestamente aprendemos de los palos pero seguimos tropezando con la misma piedra. Una y otra vez. Quizá, me repito, este sea un paso más hacia la maduración de un club todavía verde para intentar un salto de categoría. Ojalá.

Sólo espero que Juan Manuel haya tomado buena nota de estos dos tropiezos. Si su plan es primero defender desde el orden táctico, olvidarnos de la pelota, y luego esperar que alguna individualidad resuelva el partido, no se puede fallar en la primera premisa. Y menos en el minuto 5. El fallo de Corrales es de concentración, de primero de alevín. No podemos caer en el exceso de confianza ni dejarnos llevar por los cantos de sirena. Para la próxima, que los elogios, por desmedidos que sean, sirvan para fortalecer el autoestima, pero nunca para creer que hemos alcanzado el techo de nuestra ambición. Que así no se llega a ningún puerto.