Derrota en Anduva (4-2): la UD se desangra por los laterales