La Unión Deportiva de Herrera enamora al Gran Canaria

Compartir

CONTRACRÓNICA | La Unión Deportiva Las Palmas sigue su paso triunfal por esta pretemporada y ya acumula un total de seis partidos consecutivos ganando con un balance de veintinueve goles a favor y sólo uno en contra. El conjunto amarillo goleó este sábado al Marítimo de Funchal en la que era su prueba más exigente de la preparación de la nueva temporada y lo hizo con una suficiencia que ilusionó al respetable, que así lo reconoció al final del encuentro con una sonora ovación.SSG_0064

Seis partidos han sido suficientes para hacer una idea formada de lo que será la nueva Unión Deportiva. El 4-3-3 se impone como esquema principal de la nueva máquina amarilla de Paco Herrera con un centro del campo escalonado en el que Javi Castellano apunta a indiscutible en las funciones de barrendero, cortando todo lo que pasa a su lado. Roque y Hernán formaron por delante del gemelo y fueron los encargados de dirigir una orquesta que ofreció su mejor sintonía a través del juego por bandas. En los minutos iniciales, la inspiración de Nauzet Alemán y Momo supusieron una amenaza constante para los laterales del Marítimo, mientras que Sergio Araujo reservaba sus mejores acordes para el ecuador del primer tiempo.

El primer tanto del encuentro llegó en el minuto tres de partido tras un córner lanzado por Nauzet Alemán que Aythami Artiles acertó a rematar al fondo de las mallas de manera impecable. El jugador de Las Mesas, que cuajó una primera mitad bastante notable, fue el encargado de marcar el segundo gol del partido aprovechando un magnífico pase al hueco de Javi Castellano que resolvió con una preciosa vaselina que superó al portero del conjunto portugués

Recital de Sergio Araujo y cambio de sistema

Llegó entonces el momento de Sergio Araujo. El joven atacante sudamericano exhibió un repertorio de movimientos ofensivos y marcó su primer gol en el recinto de Siete Palmas tras una acción personal de gran nivel. Posteriormente, regaló el segundo a Roque con un pase de la muerte que el mediocentro convirtió en la sentencia.

Con el partido ya finiquitado, el técnico catalán decidió hacer pruebas de cara a la competición oficial y probó un esquema en el que destacaba la ausencia de un delantero puro. Valerón se situó como mediapunta delante del doble pivote formado por Roque y Hernán, y se limitó a filtrar pases al hueco para que Momo y Guzmán impusiesen su velocidad ante los zagueros rivales. No hubo goles con este sistema improvisado pero la realidad es que el contexto en el que entonces se movía el partido tampoco invitaba a ello.

Los casi seis mil fieles que hicieron acto de presencia en el recinto de Siete Palmas supieron reconocer el buen papel realizado por la escuadra amarilla a lo largo del encuentro y se entregó al nuevo proyecto con una sonora ovación al final del partido. Aún es pronto para vaticinar qué será de este equipo que capitanea Paco Herrera pero, a sólo dos semanas para que comience la Liga, la idea del fútbol que puede alcanzar este grupo de futbolistas ya enamora.