El filial de la Unión Deportiva Las Palmas competirá en Tercera División la próxima temporada tras el empate a uno obtenido en el Anexo al Estadio de Gran Canaria ante el Cartagena. El tanto anotado por Jesús Álvaro no fue suficiente ya que a falta de quince para el final Carlos Martínez puso el empate que salva a los murcianos.

[FOTOGALERÍA] Vea las imágenes del partido

Se acaba la aventura de Las Palmas Atlético en la categoría de bronce del fútbol español. El segundo equipo de la entidad pierde su plaza en Segunda B y se ve obligado a disputar la próxima temporada en la Tercera División tras el empate a uno de este domingo en el Anexo al Estadio de Gran Canaria. Los amarillos debían ganar para asegurar su permanencia tras el empate a cero de la ida pero no lo lograron. Jesús Álvaro hizo el sueño realidad anotando un gol mediada la segunda mitad pero Carlos Martínez igualó el choque y dio la permanencia a su equipo dado el valor doble de los goles en campo contrario.

Y es que el filial lo tuvo en su mano pero se le escapó. El Cartagena jugó sus cartas: planteó un partido defensivo en el que la prioridad era no encajar y esperar al último tercio de partido para asestar el golpe. Una vez logrado, la picardía y veteranía de los hombres de Palomeque hicieron el resto para hacer que el reloj corriese más deprisa.

Apostó Mingo Oramas por Enrique Castaño como sustituto natural de Pepe Delgado en la medular y no realizó ninguna otra variación en el once titular. Los hombres que le habían llevado hasta esta final para obtener la salvación eran los encargados de intentar ejecutarla definitivamente. Pero el objetivo no se pudo completar.

Después de una primera parte en la que Adrián Hernández pudo adelantar a los amarillos, por partida doble, el encuentro se fue al descanso con tablas a cero en el marcador. Ese resultado invitaba a pensar que el duelo podría irse a la prórroga y a buen seguro que los cartageneros habrían firmado, a priori, ese devenir teniendo en cuenta las numerosas bajas con las que llegaron a la cita y el cansancio que les produjo jugar en un tipo de césped al que no están habituados.

El segundo acto fue también de claro color amarillo. Nili y Jesús Álvaro percutieron de manera constante por ambos costados generando peligro mientras Artiles y Néstor combinaban una y otra vez en línea de tres cuartos en busca del gol. Pasaban los minutos y el guardameta Limones se erigía en el héroe del partido para los visitantes hasta que Jesús Álvaro, tras un regalo de Néstor, puso el delirio en las gradas de un Anexo al Estadio de Gran Canaria que presentó un lleno absoluto. Llegó el lateral tinerfeño al área rival y fusiló la meta con un fuerte disparo que terminó en la red. De este modo, Las Palmas Atlético se adelantaba en el tanteador y encaraba el último tramo del partido con la moral por las nubes.

Jesús Álvaro puso por delante a los amarillos / Samuel Sánchez (udlaspalmas.net)
Jesús Álvaro puso por delante a los amarillos / Samuel Sánchez (udlaspalmas.net)

No obstante, no duró demasiado la alegría. Gato, delantero titular del conjunto murciano en la ida y que partió en esta ocasión desde el banquillo debido a una lesión, convirtió en oro el primer balón que tocó. De sus botas nació el centro que significó el empate de Carlos Martínez posterior al fallo de medición de Alejandro Martín bajo palos. Era un final demasiado cruel para lo visto sobre el césped pero no hubo más anotaciones.

Lo que sí hubo fueron varias trifulcas entre futbolistas de ambos equipos que empañaron el espectáculo. Los jugadores del Cartagena, conscientes de que el tiempo corría a su favor con ese resultado, provocaron a los jóvenes valores de la cantera canaria y éstos no tuvieron la calma necesaria para no responder. Borja Herrera tuvo en su cabeza el gol de la permanencia pero su remate lo detuvo Limones.

Después de seis minutos de descuento en los que los balones colgados al área se sucedieron y en los que dio tiempo para que Jorge Luque se fuese a las duchas antes de hora, el colegiado señaló el final del partido y sentenció el descenso del filial amarillo.

Así pues, Las Palmas Atlético abandona la Segunda División B después de dos temporadas consecutivas compitiendo en ella y encara un nuevo proyecto en el que la meta no será otra que la de regresar cuanto antes.

Cartagena

 

Artículo anteriorEl Juvenil mantiene viva la eliminatoria de cuartos (1-0)
Artículo posteriorAsí vivimos el triunfo en La Romareda (0-2)