El División de Honor puede ganar el título este domingo

Compartir
El Juvenil de Las Palmas está a una victoria del título / Toño Suárez (udlaspalmas.net)

El Juvenil A de la Unión Deportiva Las Palmas podría proclamarse campeón de la División de Honor de Canarias de manera matemática si vence Ofra en el duelo de este domingo. Los 24 puntos de ventaja sobre el segundo clasificado hacen posible que los de Pachi Castellano puedan cantar el alirón en febrero.

Sólo era cuestión de tiempo que llegase el primer matchball para que el Juvenil A de Las Palmas se proclamase campeón del grupo canario de División de Honor. Llegada la jornada 23 del campeonato, el equipo de Pachi Castellano y José Ojeda pueden convertirse ya matemáticamente en vencedores de la Liga si ganan su partido ante el Ofra de este domingo.

En febrero y con más de dos meses aún para que termine la competición, el División de Honor de Las Palmas podría cantar el alirón gracias a la tremenda ventaja que mantiene con sus perseguidores. Actualmente son 24 los puntos que distancian al líder con el segundo clasificado y, en caso de victoria este fin de semana, esa ventaja sería ya inalcanzable dado que restarían sólo siete jornadas para el final, y por consiguiente 21 puntos por repartir.

Así pues, el Ofra podría ser el último verdugo de los amarillos antes de alzarse con un título que no ha tenido discusión, básicamente porque Las Palmas no ha encontrado competencia en los principales equipo de la categoría a lo largo de este curso. Desde principios de temporada el bloque de jugadores del representativo canario ha apabullado venciendo prácticamente todos sus encuentros con el único borrón de un empate ante el Huracán hace algunas semanas.

Si finalmente se consuma el título, el siguiente objetivo de la plantilla será encarar ya las competiciones nacionales que deberá disputar alrededor del mes de mayo, tanto la Copa de Campeones como la Copa del Rey Juvenil. Pero primero debe materializar la consecución de la Liga y eso podría tener lugar este domingo frente al Ofra.

 

Compartir
Artículo anteriorEl fútbol no entiende de imposibles
Artículo posteriorAsí vivimos la derrota ante el Barcelona (1-2)