El Sergio Araujo más maduro

Compartir
Sergio Araujo en un entrenamiento en Barranco Seco. | Samuel Sánchez (udlaspalmas.net)

Apenas se llevan unas semanas de pretemporada, pero han sido suficientes para constatar que hay un jugador que se parece poco al que estuvo la pasada temporada. Sergio Araujo afirmó haber aprendido de sus errores y de momento lo está demostrando, los resultados son notables.

Quique Setién cuenta en esta pretemporada con caras que resultan familiares pero algún jugador desconocido. Es el caso de Sergio Araujo, o más bien del nuevo Sergio Araujo. El Chino, con seis kilos menos de peso que en la pretemporada de la pasada campaña según informa La Provincia / DLP, aprovechó el largo parón vacacional para reflexionar y tomar medidas con la misión de no repetir los problemas de esta pasada campaña.

El delantero argentino regresó a Gran Canaria unos días antes de lo esperado, con el objetivo de continuar su puesta a punto en la isla antes de iniciar los entrenamientos con sus compañeros. Antes, en su país, ya se había puesto manos a la obra con los consejos del preparador amarillo Rafa Cristóbal al término de la pasada temporada, así como con la supervisión de su asesor físico.

Los resultados no se han hecho esperar. El cambio no ha sido sólo físico sino también mental, como admitió el propio Araujo en una entrevista realizada en la emisora oficial: «Tengo otra mentalidad y eso me hizo ver el cambio. Sabía que mis compañeros iban a venir en una mejor forma y lo que hice fue trabajar para llegar bien”. A esto agregaba que tenía «hambre de jugar hasta los amistosos». Y así se ha plasmado en el campo. Dos partidos, dos goles. Eso sí, ante rivales poco exigentes.

Sin embargo incluso en los entrenamientos se puede observar un nuevo Sergio Araujo. Más ligero y más intenso, el argentino parece haber aprendido de sus errores del pasado y quiere parecerse al que hizo historia para la entidad amarilla con sus 25 goles decisivos el año del ascenso. «Es momento de estar callado y tratar de trabajar para hacerlo lo mejor posible”, declaraba en aquella entrevista. Y en ello está.

Con una condición física y un rendimiento muy por debajo de lo esperado en el Club la pasada temporada, este verano ha aparecido en Gran Canaria el Sergio Araujo más maduro, el que aprende de sus errores y las vivencias de otros compañeros que han pasado por situaciones parecidas. El que no quiere volver a ser silbado en templo amarillo. El que no quiere tener la espina de «no haber hecho nada en Primera».

Sólo el tiempo dirá si el cambio ha sido suficiente y es capaz de mantener esta mentalidad y ganarle la partida en el once inicial a Marko Livaja, incluso puede que también tenga que competir con Alfredo Ortuño. De lo que no cabe duda es que el comienzo está siendo prometedor, consciente, como mucha gente espera en el Club, de que puede ser su año.