Marko Livaja se va cedido al AEK

Compartir

El delantero croata ya es nuevo jugador del conjunto heleno, donde estará cedido hasta junio de 2018. El regreso de Sergio Araujo y la incorporación de otro delantero, así como la promoción de Erik Expósito al primer equipo alternando con el filial, han acabado relegando la figura del balcánico hasta ser cedido al AEK de Atenas tras una primera temporada discreta como amarillo.

Continúa el puente aéreo entre Gran Canaria y Atenas, concretamente entre las sedes de la UD Las Palmas y el AEK. Tras la cesión la pasada temporada de Sergio Araujo y el fichaje de Hélder Lopes hace unos días, ahora es Marko Livaja el que cambia la isla por la capital ateniense para enrolarse en el equipo de Manolo Jiménez. La salida del croata era cuestión de tiempo, ya que en el listado facilitado para las fechas de revisiones médicas de pretemporada no aparecía su nombre.

Marko Livaja, con contrato hasta junio de 2020 con la UD Las Palmas, no tuvo el rendimiento deseado en su primera temporada como amarillo donde anotó cinco goles en los 25 partidos de liga disputados, así como un doblete en Copa del Rey en el Vicente Calderón. No obstante, su fuerte temperamento le jugó muchas malas pasadas y su expulsión ante el Alavés, con la sanción de cinco encuentros por empujar al colegiado, acabó por pesar a la hora de tomar una decisión sobre su continuidad como amarillo.

El delantero croata jugará cedido una temporada en el AEK de Atenas, que pagará la totalidad de la ficha del jugador, así como una cantidad por su cesión. Además se guarda una opción de compra si quiere quedarse con la propiedad de los derechos del croata. Según diferentes informaciones de medios griegos, la opción de compra podría rondar los dos millones de euros.

Con la baja de Marko Livaja, la UD Las Palmas hace hueco para el nuevo delantero que quiere incorporar, que peleará un hueco con Sergio Araujo y Erik Expósito, en una posición en la que también puede actuar Prince Boateng.

También te puede interesar…

#VÍDEO | Marko Livaja ya está en Atenas