Sin heredero de Roque Mesa

Compartir

Manolo Márquez primero y Pako Ayestarán posteriormente han intentado, sin éxito, encontrar la continuidad a la idea de juego que tuvo éxito de la mano de Setién, con Roque Mesa como eje y ancla en el centro del campo. Tras once jornadas del presente campeonato no hay un titular fijo en esa demarcación tras la marcha del teldense.

La añoranza del ’15’. Ni Manolo Márquez ni Pako Ayestarán han dado con la tecla para dar continuidad en el centro del campo amarillo. Con continuas probaturas, hasta seis futbolistas han tenido minutos en el puesto de pivote, sin el éxito deseado. Pareció encontrar un principio de regularidad Márquez utilizando a Javi Castellano en dupla con Aquilani, pero duró apenas tres partidos.

El vacío dejado por Roque Mesa es muy grande y todavía los técnicos no han encontrado la forma de llenarlo. Capaz de actuar en solitario en el pivote y ejercer de destructor de juego y a la vez de origen del juego, colándose dos temporadas entre los mejores recuperadores y pasadores de la categoría.

Tanto Márquez como Ayestarán han probado diferentes variantes para ocupar ese espacio. Mauricio Lemos, Fabio González, Hernán Santana, Alberto Aquilani, Javi Castellano y, por último, Sergi Samper, han sido utilizados por los técnicos ya sea en solitario o en doble pivote acompañados en alguna ocasión también por Vicente Gómez, aunque éste ha actuado siempre más como volante.

Sergi Samper partía como favorito para hacerse con ese puesto, por características y visión de juego. Sin embargo y tras disputar unos minutos en Copa en Riazor tras superar su lesión, y ser titular días después en liga ante el Deportivo, el catalán se quedó en el banquillo en el Santiaguo Bernabéu.

Un pivote con dos volantes, dos pivotes con Viera por delante o, ante el Real Madrid, un trivote defensivo. Ninguna de las fórmulas planteadas ha dado con la regularidad para un puesto que las dos últimas temporadas tuvo nombre y apellidos. A Márquez le funcionó por momentos la dupla formada por Aquilani y Javi Castellano, pero lo que ganaba el equipo en consistencia defensiva lo perdía en presencia ofensiva, donde Jonathan Viera tenía que bajar casi hasta la posición de pivote para originar el juego amarillo.

Pako Ayestarán ya ha utilizado a todos los mediocentros de la primera plantilla incluyendo a Mauricio Lemos en esa demarcación. También ha cambiado de sistema tratando de cortar la sangría de goles encajados. Pero no ha habido manera de hacer olvidar a un Roque Mesa que tampoco está teniendo la participación soñada en el Swansea, siendo uno de los que menos minutos ha disputado del penúltimo clasificado de la Premier League.

Todo esto ha desembocado en una crisis de juego y resultados que tiene a la UD con nueve derrotas en once partidos ligueros, sin encontrar el rumbo, haciendo continuas probaturas para dar con una tecla que sigue desaparecida y, ahora mismo, haciendo tambalear el proyecto y la idea que llegó a asentarse de forma brillante durante la época de Quique Setién.

También te puede interesar…

[DECLARACIONES] Nauzet Alemán: «A la dirección deportiva le ha faltado un poco de picardía»