Los internacionales abren la veda en las rotaciones

Compartir

Con Rafa Mir y Hadi Sacko fuera de juego por sus compromisos internacionales, a Manolo Jiménez se le cierra un poco el abanico de posibilidades pero abre una ventana a los jugadores que están contando con menos minutos hasta ahora. 

Ni en Segunda División la UD se libra de sufrir, en cierta medida, el parón de selecciones. Esta circunstancia, que es un orgullo para los clubes según como se mire, va a dejar a Manolo Jiménez sin dos jugadores para el partido en Almería como son Sacko y Mir, por lo que el sevillano está obligado a abrir un poco más las rotaciones para encontrar un equipo con el que pueda, por un lado, acabar con la sequía de goles y, por otro, ganar.

En ese sentido, el nombre de Sergio Araujo es el que está en la cabeza de todos. Su buena puesta en escena ante el Alcorcón demuestra que sólo necesita ritmo de competición para ponerse a tono, lo que le convierte en uno de los candidatos fijos a suplir a un Rafa Mir que fue de lo mejor  el pasado sábado a pesar de su sustitución. Además, ‘El Chino‘ ofrece distintas variantes tácticas que pueden cambiar el dibujo.

Siendo el delantero argentino la opción más recurrente, también se abre la posibilidad de volver a ver a Blum como titular o a un Fidel Chaves que, aunque participó el pasado sábado, ha desaparecido de las rotaciones. Aun así, el hueco que deja Sacko puede ser cubierto, precisamente, por el extremo onubense, quien tendría una oportunidad muy buena de ocasión de cambiar su situación dentro de la plantilla amarilla.

Lo cierto es que el africano no entró en la última convocatoria, pero sí ha sido un jugador con más peso en el equipo que un Fidel un tanto plano. Sea como sea, con dos jugadores de banda fuera por compromisos internacionales, deja abierto el once ante posibles cambios y es ahora, con la Copa en el olvido, cuando deben de dar un paso al frente los poco habituales para hacer dudar más a un Jiménez que ya tiene un once casi definido.

También te puede interesar…

#ANÁLISIS | Araujo, un chute de energía