Guayre: «De nuevo se está apostando por el jugador canario»

Compartir
Guayre durante el partido contra el Betis / laprovincia.es

Guayre Betancor (Las Palmas GC, 1980) jugó en la Unión Deportiva de principios de Siglo en Primera División. Tras una temporada sensacional, en la que marcó ocho goles y jugó 31 partidos, 28 como titular, se marchó al Villarreal, donde jugó 5 temporadas seguidas en la máxima categoría y ganó dos Copas de la UEFA. En el 2006 fichó por el Celta, equipo con el que descendió y jugó en Segunda. Al cumplir los 29 volvió a la casa en la que se formó desde los nueve años y había jugado hacía una década. Con la UD de la 09/10 y 10/11 sudó la camiseta en muy pocos partidos (28 entre las dos temporadas, en Segunda) lo que le derivó a una retirada de perfil bajo en el Lugo de la 12/13, en la división de plata. Este jueves habló de fútbol base con el Diario AS

La escuela canaria: «A todos nos gustaría que todos los años salieran ‘Vieras’ y ‘Vitolos’ por lo vistoso de su fútbol, pero eso no es posible. Lo bueno es que de nuevo se apuesta por el jugador canario, aunque sea por los problemas económicos, pero siempre he dicho que los canteranos son una apuesta segura y que si se trae algo de fuera que sea para que marque la diferencia».

La promoción interna en la UD: «Ángel, Jorge y yo subimos desde el equipo de Tercera a Primera. Si estás preparado no debes tener problemas. Ahora la diferencia es menor puesto que el filial está en Segunda B y el primer equipo en Segunda, por lo que el salto debe ser menos complicado. El que quiere jugar y hacerse un hueco le da igual donde lo hace, porque recuerdo que cuando subimos nosotros nos partimos el alma en cada partido y nos fue bien. Esa es la clave, dejárselo todo y más. Tiene que correr, luchar, defender y atacar para poder destacar, mostrando lo mejor que llevan dentro. Si no le pones ganas y te crees que con tu calidad te sobra estas perdido y lo normal es que no te salga bien y estés fuera antes de lo que te imaginas».

La motivación de los jóvenes: «Los chicos tienen que ser conscientes que están ante una gran oportunidad que les puede cambiar la vida porque ahora se apuesta más que otros años y esperemos que puedan seguir subiendo varios más, pero sólo de ellos depende»