Drolé cabalga, Rubén remonta y la UD se queda a medias (2-2)

Compartir

Esto del fútbol a veces es incomprensible. Vas perdiendo cuando te quedas con diez futbolistas a falta de diez minutos para terminar el encuentro. Entonces, con dos debutantes por banda, llega el doblete de un futbolista que, como suele acostumbrar, no había aparecido en todo el partido. Rubén Castro aprovechó una cabalgada épica del costamarileño para picarla suavemente por encima del portero rival. El éxtasis llegó a la grada pero todo se volvió a frustrar en el 95. Un partido de locos con el pírrico premio de un punto. 

La baja definitiva de Timor no significó para Pepe Mel tener que apostar por un mediocentro de corte defensivo. De hecho, el doble pivote por el que apostó el madrileño lo conformaron Galarreta y Kirian, que mezclan elegancia y sacrificio. Por delante, Cedrés y Lemos por los flancos y Pedri con libertad como nexo para el gol con Rubén.

El duelo arrancó tras homenajes y con atrevimiento por parte de los amarillos, que escoraban su peligro por la banda derecha de un Álvaro Lemos que acostumbra a inicios chispeantes. Pero no fueron más que unos intentos inocentes hasta que el equipo empezó a desconcentrarse entre tarjetas y agujeros entre la medular y la zaga.

Uno de ellos lo aprovechó con maestría Álvaro Cejudo. Mientras la UD suspira por un futbolista que genere ocasiones de gol, el examarillo sacó la varita a relucir a sus 35 años. Con una clarividencia pasmosa se plasmó en tres cuartos de campo para encontrar un pase al hueco perfecto a la espalda de un De la Bella que no está como para aguantarle una carrera a un galgo como Yoda. Mano a mano y Josep que no pudo hacer nada ante el disparo cruzado que obligaba a Las Palmas a remontar.

La sacudida del gol le duró cinco minutos más a los amarillos, que escenificaron problemas serios a la hora de defender en el centro del campo. Kirian y Galarreta no tenían esta vez al guardaespaldas Timor y lo notaron. Pero entonces apareció él. Sí, de nuevo Pedri. El juvenil se volvió a cargar el peso del equipo en su mochila de instituto y regaló unos últimos 15 minutos de la primera parte repletos de magia.

De las botas de Pedri llegaron todos los aplausos del público y todas las acciones de peligro de la UD. Un atrevimiento impropio para un chico de su edad, que enseña el balón a los rivales para luego driblarles y poner rumbo al área. Gracias al tinerfeño, el guardameta cántabro entró en acción pese a que Rubén pasaba inadvertido: con un disparo de Kirian, otro de Cedrés, un cabezazo de Aythami y un rechace que casi se se cuela tras un jugadón de Pedri, se despertó el público de la siesta.

Rubén Castro y Cejudo, viejos rockeros

Tras la reanudación se atenuó la luz del teguestero y Las Palmas lo notó. Varios minutos sin noticias de oportunidades de gol y el equipo sujeto por un alambre en cada contra que amenazaban los verdinegros. Intentó agitar Mel el árbol de la UD cambiando las dos bandas y haciendo debutar a Drolé y a Juan Fernández, que provocaron que el juego se volcara a las bandas.

Cuando el partido debía entrar en el arreón final, llegó el jarro de agua fría con la expulsión de Aythami. Una segunda más que merecida con la consecuencia de dejar a su equipo con 10. Casualmente, en inferioridad llegó el empate producto de un claro penalti sobre Mantovani en una acción a balón parado. Rubén la ajustó y empató, pero aún quedaba lo mejor.

En el 88 llegó el momento en el que Drolé encendió el motor. Arrancó la moto por la izquierda, tiró un autopase de los que no se veía en el Estadio desde hace años y dejó solo a Rubén, que metió los nervios en la nevera para picarla con maestría por encima de Lucas. Un éxtasis que la UD no supo gestionar.

Sobre la bocina, Juan Fernández peco de inexperiencia, dejó en bandeja el último ataque a los visitantes y, tras una serie de rechaces en el área, el balón le cayó a Cejudo, que ajustició a su exequipo y le robó dos puntos a la UD justo antes de que un áribtro que se vio superado por el partido pitara el final. Tres jornadas, dos puntos y mucho que hacer aún en el mercado de fichajes.

UD Las Palmas:  Josep Martínez; Curbelo, Mantovani, Aythami, De la Bella (Mauricio Lemos, 78′); Galarreta, Kirian, Álvaro Lemos (Drolé, 56′), Cedrés (Juan Fernández, 69′), Pedri y Rubén Castro.

Racing: Lucas Díaz; Abraham, Alexis, Iñaki, Buñuel; Ortiz, Sergio Ruiz; Enzo Lombardo (Nkaka, 65′), Cejudo, Yoda y Nuha.

Goles: 0-1, Yoda (18′), Rubén Castro (82′, 89′), Cejudo (95′)

Árbitro: Álvaro Moreno Aragón (Comité andaluz). Amonestó a Aythami Artiles (4′), Mantovani (16′), Yoda (22′), Abraham (37′), Kirian (67′), Iñaki (80′), Galarreta (96′). Expulsó a Aythami Artiles por doble amarilla (75′)

Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada de La Liga Smartbank que enfrentó a la UD Las Palmas y al Racing de Santander.

Compartir
Artículo anterior¡Vaya golazo! Mateo García marca una volea inverosímil
Artículo posteriorLos amarillos ante el Racing, uno por uno