Empiecen a rezar (1-2)

Compartir

Glub, glub. La UD Las Palmas se hunde y no encuentra soluciones ante la plaga de bajas y sinrazones en la confección de la plantilla. El Cádiz volvió a vacunar con efectividad a una UD que ni siente ni padece. 

La Unión Deportiva Las Palmas ni da para más, ni puede dar más, ni encuentra soluciones para hacer lo contrario. Pepe Mel lo ha probado todo, pero con la falta de efectivos por lesiones o por bajas federativas, no tiene más fondo de armario para inventar. Se acabó la innovación. Esto es lo que hay. No se frustren.

Ante el Cádiz, un líder que sabe hacer lo que quiere su técnico, intentó lo que obligaba un maquiavélico guión. Las Palmas no tiene laterales ni en la derecha ni en la izquierda. Obviamente, un malfario. Obviamente, un error de confección en la plantilla por parte de la Dirección Deportiva. Un error no corregido en enero. Se probó lo único probable: un 5-4-1 con Benito y Srnic como carrileros. Tampoco funcionó.

La UD pareció más sólida, eso sí. Pero tiene un problema grave: tras la salida de Jonathan Viera nadie quiere liderar a este equipo. Aythami, venido a menos en las últimas jornadas, es de los pocos que levanta la voz. En la zona de creación no se le puede dar esa responsabilidad a un chaval de 17 años únicamente. Faltan hombres y faltan ganas. No se frustren.

Y si la cosa parece mal encajada, fíjense en la delantera. La salida de Sergio Araujo y de Thomas Pekhart –hoy no estaba en la convocatoria y su salida está prácticamente finiquitada– ha dejado sin efectivos en ataque ni alternativas a Mel. Sólo tiene a Rubén Castro. Un jugador de 38 años que destaca por estar en el momento oportuno para marcar. No hay más efectivos. No se frustren.

En ese intento hacia la nada, hacia el juego horizontal y previsible, el Cádiz se frotó las manos. Un error de Aythami en un balón suelto, permitió a Malbasic tener el balón en banda. Perea vio la opción a las espaldas de Eric Curbelo, se desmarcó, le llegó el balón e hizo el 0-1 en el minuto 17.

No se lo merecía, pero el Cádiz, como líder solvente que es, no necesita merecerlo para ganar. La UD necesita múltiples factores para hacerlo. Y es lo que más preocupa en estos momentos: no gana desde la última fecha de diciembre y parece muy lejos de hacerlo. Pero no se frustren. Que no hay para más.

Más energía, misma efectividad

La UD Las Palmas lo intentó de todas las maneras en la segunda mitad, tuvo varios momentos para el empate pero no logró marcar. Y al final el Cádiz, sin nada más que mala idea, mató el partido.

Cervera cimentó desde el primer momento el centro de la defensa con un cambio defensivo, dando entrada a Edu Ramos por el Choco Lozano. Un cambio para amarrar y esperar la desesperación de la UD.

Los de Mel dominaron, y buscaron más a Varela desde su entrada. Srnic dispuso de una ocasión muy clara, pero no ha despejado todavía la duda de si fue su hermano gemelo el que jugó Champions League. Elige mal y en los remates no termina de conectar ninguno bien. Si le dan la carta de libertad hasta en juveniles hay chavales con más acierto.

Valles, en el minuto 68, evitó el 0-2 con un remate solo en el punto de penalti de Álvaro Giménez. Poco después, otro desbarajuste defensivo, provocó un penalti dudoso que transformó desde los once metros Álex Fernández para sentenciar el choque (min. 72).

A Las Palmas, venida a menos y en plena depresión, no le queda otra que empezar a rezar. Quedan 15 puntos –tal vez sean más– y las sensaciones están muy lejos para que este equipo vuelva a la senda del triunfo.

En el minuto 84 Rubén Castro dio algo de esperanzas a la UD Las Palmas tras un centro de Fede Varela, de lo mejor y más esperanzador. Pero fue un espejismo.

Le falta contundencia atrás, le falta liderazgo global y tiene una falta de gol preocupante. Los que pueden hacerlo ya no están en la plantilla. Y en medio de este desastre sólo queda bajar la cabeza. Y esperar el milagro. Qué divertido es ser de la UD.

Unión Deportiva Las Palmas 1-2 Cádiz Club de Fútbol

UD Las Palmas: Álvaro Valles; Srnic, Eric Curbelo, Aythami, Mauricio Lemos, Benito; Javi Castellano, Fabio (Fede Varela, min. 49), Pedri, Narváez (Tana, min. 70) y Rubén Castro.

Cádiz CF: Cifuentes; Fali, Mauro, José Mari, Salvi, Álex Fernández, Choco Lozano (Edu Ramos, min. 45), Perea, Iza, Pacha y Malbasic (Álvaro Giménez, min. 66).

Goles: 0-1, Perea, min. 17; 0-2 Álex Fernández, min. 72; 1-2, Rubén Castro, min. 84.

Árbitro: Santiago Varón Aceitón, comité balear. Amonestó a los locales Aythami, Lemos; y a los visitantes Fali.

Incidencias: Jornada 27ª, Estadio de Gran Canaria. 10.800 espectadores.