La UD perdona y suma ya diez jornadas sin ganar (1-1)

Compartir

Ya son diez jornadas sin ganar para una UD Las Palmas a la que le vuelve a faltar la falta de contundencia. Tuvo tres ocasiones para matar el partido con el 1-0, perdonó y lo pagó. 

Las Palmas sigue en decadencia, con una nueva jornada sin ganar, donde tuvo todo de cara y se le fue, precisamente, por sus errores de nuevo.

La baja de Ruiz de Galarreta la va a maldecir Pepe Mel prácticamente más que ninguna otra. Le obliga a arriesgar en demasía si pone a Kirian con Javi Castellano; y en tener poco riesgo con Fabio y Javi. Esta última dupla parece la más solvente, pero también es un horror para salir con el balón jugado.

La poca capacidad para generar espacios por dentro y combinar obliga a Aythami y Lemos a utilizar el balón en largo a los laterales, en una opción en un 90% fallida. Sin un creativo en el medio las opciones de ganar bajan y bajan; por no hablar del criterio estético, que ni está ni se le espera.

El partido fue variando entre el balón por el aire –qué ironía ese Instagram Stories de los futbolistas con #pegaditaalpie, magnífico reto virtual– y algún fogonazo amarillo en medio del dominio inicial del Málaga.

En el minuto 15, Javi Castellano salvó debajo del área un remate meridiano de Sadiku para hacer el primero. Cuatro minutos después, en el área rival, el gemelo tuvo, quizá, una de las ocasiones más claras de su carrera. Se encontró el balón tras un córner –donde estaba haciendo de pantalla–, pero no le dio tiempo a visualizar el remate hacia los tres palos.

Las Palmas fue de menos a más, pero en ese juego sin sentido que le obliga la poca claridad en la construcción en la medular. Pekhart hubiera venido de maravilla a esta UD que, principalmente, se quita el balón de encima.

Narváez bajó una –alguna de las que caen con nieve caen para los amarillos–, se giró y disparó, siendo la poca contundencia de Munir lo más peligroso del disparo. Rubén, en el córner posterior, contó con la más clara pero no pudo conectar el balón.

El partido al descanso se fue con un sabor agridulce. La UD fue mejorando a trompicones, pero siempre, siempre, con la sensación de que hubiera estado mejor invertido el tiempo en cambiar el agua de la pecera, independientemente de si tuvieras en casa o no.

La UD se adelanta, perdona y lo paga

Las Palmas salió con otra cara en la segunda mitad, al menos al principio. Eric Curbelo en el 48 entró desde atrás sin marca en un córner para rematar a placer el 1-0.

El Málaga tuvo que abrirse, y el guión era favorable a los de Mel. Sólo había que matar el partido. Pero no lo hizo. Otra vez. Rubén Castro tuvo dos ocasiones. Primero en el 51 en dos ocasiones; y luego en el 64, en una clárisima tras acción de Pedri. Las Palmas perdonó y lo pagó claro.

Un minuto después, Lombán se metió entre Benito y Aythami para rematar un córner que ni él mismo sabe cómo entró. Pero era provocado por no cerrar el partido. Por eso la UD no gana, porque en los momentos clave de los partidos no decide de manera correcta.

El Málaga se creció y la UD no volvió a aparecer por la portería de Munir. Rubén, frustrado, disparó en una jugada donde Tana estaba mejor posicionado. El partido se fue muriendo, con la sensación de otra oportunidad más perdida. Es lo que toda este año. Bajar la cabeza y esperar a que todo esto termine.

UD Las Palmas 1-1 Málaga CF

Unión Deportiva Las Palmas: Álvaro Valles; Eric Curbelo, Aythami, Mauricio Lemos, Benito Ramírez; Javi Castellano, Fabio (Kirian, min. 79), Aridai (Srnic, min. 52), Narváez, Pedri (Tana, min. 70); y Rubén Castro.

Málaga CF: Munir; Ismael (Cifu, min. 45) Luis Hernández, Lombán, Juankar; Luis Muñoz, Keidi (Hicham, min. 59), Tete, Pacheco (Boularouh, min. 85), Juanpi; y Sadiku.

Goles: 1-0, Eric Curbelo, min. 48; 1-1, Lombán, min. 65

Árbitro: Ortiz Arias, comité madrileño. Amonestó a los locales Aridai, Eric, Aythami, Javi Castellano; y a los visitantes Ismael, Keidi, Juanpi;

Incidencias: Unos 10.000 seguidores en las gradas del Estadio de Gran Canaria, 30ª jornada de LaLiga Smartbank.