La fuerza de la palabra, el poder del gol, por Javier Fernández de Angulo

Compartir
Javier Fernández de Angulo

El entrenador Pepe Mel dedica 24 horas diarias a la Unión Deportiva, y como buen escritor emplea otras 24 horas a la palabra.

Por eso hay que estar muy atento a las cosas que dice, y los vocablos que emplea, que nos pueden ayudar a desvelar las claves de la temporada. “La aspiración es competir, estoy obsesionado con esa palabra”, dijo Mel. Así es, competir, y fue la clave del final casi feliz, de la pasada campaña y deber ser la llave de este campeonato. No dar un balón por perdido, meter la pierna, luchar en cada centímetro del campo. Otra voz para guardar en el diccionario este año es ambición. No conformarnos con el empate, desear estar arriba, cuando metes un gol querer meter el segundo, y por eso contamos con los jóvenes con el don de la ambición y el hambre. Hay que sumar la ilusión y las ganas.

Vamos aprendiendo, el equipo crece con las experiencia, como dijo otro escritor Benito Pérez Galdós, salvando las distancias, porque no era un buen entrenador, “la experiencia es una llama que no alumbra sino quemando”, habrá que quemarse para crecer, ya lo vimos en Leganés.

El desafió que tenemos delante lo dice otro sustantivo poderoso. Gol, “que se compra no se enseña”, como subrayó el propio Pepe. Pero debe ir acompañado de otros términos como intensidad, colocación, ser resolutivos, y tomar buenas decisiones. Eso nos dará confianza.

Futbolistas jóvenes para reivindicarse. Sin excusas. Pero como sentencia el propio entrenador, que seduce con su verbo, incluso para cerrar fichajes con jugadores que dudan entre un escudo y otro. “Nos deben de juzgar por los hechos, no por las palabras” … Sin duda la voz mágica esta temporada será gol. La pieza que falta en el puzzle amarillo. Que el libro de esta campaña sea un relato maravilloso.

por Javier Fernández de Angulo
Editor de la revista Gentleman en México
Ex director de GQ, y subdirector de ELLE y VOGUE en España