Edu Espiau: «Ahora hay que mirar hacia delante. El Tenerife ya pasó, se ganó y muy bien»

Compartir
Foto: Carlos Díaz-Recio

Edu Espiau habló con los compañeros de Tiempo de Canarias para analizarla alegría que dio la victoria frente al CD Tenerife en el derbi canario. También analizó el siguiente partido de la UD Las Palmas frente al Girona y el estado anímico de la plantilla.

Edu Espiau ya pasa página centrándose en el siguiente objetivo: «El derbi ya pasó, hay que mirar hacia delante». Sobre la motivación del derbi «Sirvió para conseguir los tres puntos, así que contento. La verdad es que todo el equipo estaba motivado. Al final, el derbi te hace correr más y motivarte más. Además, había que darlo todo para poder ganar y llevarnos los tres puntos».

La UD Las Palmas descansó durante dos días para desconectar después del derbi canario: «Los dos días libres sirvieron para olvidar un poco el fútbol y demás. Sin embargo, ya empezamos a pensar en el Sabadell porque son tres puntos importantes para volver a ganar lejos del Estadio de Gran Canaria».

Preguntado por si fue un sueño jugar el partido frente al CD Tenerife respondió: «Está claro que estando en la cantera sueñas con jugar en el estadio y más en jugar un derbi. Sobre todo, pues ganarlo. Estoy orgulloso de haber podido jugarlo, jugarlo en casa y habernos llevado la victoria (…). Estoy feliz y contento por poder disputar este partido. Fue una lástima no haberlo hecho con la afición porque habría sido con otro ambiente».

Con la mirada puesta en el Girona. «Nosotros sabemos que en el fútbol, el pasado, pasado está. Ahora hay que mirar hacia delante. El Tenerife ya pasó, se ganó y muy bien (…). El grupo viene entrenando bastante bien desde hace mucho tiempo. Después de ganar este partido la gente está más animada y más feliz y eso también se refleja en los entrenos».

La carga de partidos es otro de los puntos que le preocupan al joven ariete de la UD Las Palmas: «Nosotros pensamos en el partido a partido. La anterior vez que jugamos cinco partidos seguidos, el equipo compitió bien en todos. El míster gestionó muy bien el equipo y esperemos que ahora podamos conseguir más puntos que la otra vez. El míster no se casa nadie y mete a la gente que está al cien por cien. Eso se refleja en las alineaciones que pone. Es un entrenador que gestiona bien, nadie se siente apartado, y ese trabajo lo hace bastante bien».