Chichizola cierra el debate

Compartir
Leandro Chichizola / Foto: Gabriel Jiménez (udlaspalmas.net)

CONTRACRÓNICA | Leandro Chichizola por fin ha mostrado sus habilidades después de una pretemporada en la que apenas había tenido trabajo durante los amistosos. El Málaga le puso a prueba y tanto sus paradas en la primera parte y su seguridad bajo palos fueron claves para que la UD alzase su primer Carranza. 

Un muro vestido de azul. Quizá no exista una mejor definición para describir el comportamiento de Leandro Chichizola en el que ha sido su mejor partido desde que llegase a la isla. El argentino ha dado un golpe sobre la mesa en esa carrera por la titularidad que inició desde el primer día de pretemporada Raúl Lizoain, mostrándose durante el partido como una pared de ladrillos capaz de parar tanto con las manos como con los pies, añadiendo a todo ello unas muy buenas dotes de mando y una seguridad pasmosa a la hora de hacer grande su figura bajo los palos.

El argentino se mostró instintivo, muy plástico en sus paradas, seleccionando siempre la mejor opción y atento en cada uno de los intentos del Málaga de reventar su meta. Lo cierto es que no sería por ocasiones, porque los pupilos de Míchel encadenaron una ocasión tras otra durante un tramo de la primera mitad en la que Chichizola tuvo que utilizar sus mejores recursos para tapar huecos. Los malagueños se estrellaron una y otra vez contra un guardameta, el de San Justo, que va a aparecer en los sueños de un En Nesyri que fue el futbolista malacitano que más veces se topó con el ’13’ amarillo.

Esta exhibición de más de 7 atajadas pueden haber sido una manera de soltar un grito al aire, una forma de querer dejar patente que quiere que esa portería le pertenezca. El albiceleste ha venido a ganarse un puesto en LaLiga y su primera carta de presentación no ha podido ser más certera. Leandro Chichizola ya despeja las dudas.

También te puede interesar…

#CRÓNICA | Broche a la pretemporada conquistando el Carranza (0-2)