Un equipo con ‘estrella’ lanzado hacia Primera (0-1)

Compartir
Thievy celebra su importante tanto en el minuto 89 / Marca.com
Thievy celebra su importante tanto en el minuto 89 / Marca.com

Con paciencia, serenidad y mucha madurez, la Unión Deportiva Las Palmas volvió a demostrar una capacidad de superación que le consolidan como candidato firme al ascenso directo a Primera División. Tras una semana convulsa, con protagonismo de asuntos de despachos sobre lo deportivo, los pupilos de Sergio Lobera volvieron a saborear la victoria tras el varapalo de Guadalajara. Un tanto de Thievy en el último suspiro [vea el gol en vídeo], ayudado por Roberto Santamaría, dan tres puntos de oro a los grancanarios para alimentar su sueño.

Cuando un equipo lleva senda de concluir un curso de forma grandiosa se nota. Se nota por su ángel, por el fuego que hay en sus miradas. Esta Unión Deportiva repleta de jóvenes con futuro está hambrienta. Y tiene mucha estrella: esa pizca de fortuna necesaria que acompaña a los héroes deportivos. Este sábado pudo perder o empatar en El Toralín, pero terminó superando a su rival por su empeño en seguir creyendo en el ascenso a Primera División.

Nuevamente estuvo apoyado en una pieza capital. Mariano Barbosa —posiblemente en el mejor momento de su carrera deportiva a nivel de regularidad— evitó en tres intervenciones de mérito en la primera mitad que la Ponferradina se adelantase. Yuri, en el minuto 23 y Lafuente, en dos ocasiones, se encontraron con paradas sobresalientes del guardameta argentino.

A cien metros, el ex amarillo Roberto Santamaría también exigía protagonismo. Se ganó la foto en una estética parada a cabezazo de Thievy y logró detener las estériles intentonas amarillas. La Unión Deportiva controló el esférico, con un Hernán sobresaliente en el eje, pero sufrió en las contras. Solo los propios errores puntuales de los amarillos —este sábado completamente de negro— espolearon a una Ponferradina que funcionaba a chispazos. Por intuición más que por intención.

Control sin ‘punch’

Controló el 'tempo', recuperó y creó. Hernán completó un partido sobresaliente en El Toralín / LFP
Controló el ‘tempo’, recuperó y creó. Hernán completó un partido sobresaliente en El Toralín / LFP

El conjunto de Sergio Lobera siguió teniendo el mando del partido, manejando con esmero el cuero, pero sin llegar con verdadero peligro a los terrenos de Santamaría. Faltó mayor pegada. Eso trató de otorgar el entrenador aragonés con la entrada de Chrisantus por un desaparecido —lleva varios partidos lejos de su mejor estado de forma— Momo. Se ganó en presencia en el área con el nigeriano, aunque se diluyó la participación de Tato, que pierde influencia en la banda.

En el 52 Thievy abusó de balón con Chrisantus en boca de gol, pero puso en preaviso a una Ponferradina que replegó líneas. El propio nigeriano no lograría conectar correctamente un centro desde la esquina de Nauzet Alemán, ni un pase medido de Hernán que le dejó en un mano a mano con final muy mejorable. Chrisantus genera pero sigue sin ser efectivo. Sin ofrecer lo que se pide a un delantero.

Algo en el ambiente presagiaba que en la batalla habría un vencedor. Las Palmas llegó con mucha soltura al final, con jugadores con pilas recargables como Vitolo, Dani Castellano o Thievy. Ahí fundamentó la Unión Deportiva sus últimos diez minutos. Lobera trató de aumentar el acoso con la entrada del peruano Andy Pando.

Con la llegada de los minutos finales llegaría el momento mágico. El espacio de tiempo en el que la Unión Deportiva está cimentando sus memorias épicas de este curso.

Nuevo orgasmo

Una jugada que aparentemente no iba a ninguna parte terminó en el tanto que supuso un nuevo clímax para la Unión Deportiva Las Palmas y su afición. Murillo recupera un balón en la zaga, se lo cedió a Pignol y este encuentró escorado en la banda a Chrisantus. El nigeriano cedió en profundidad a un Thievy, como acostumbra, incansable. El galo logró ganar la línea de fondo ante la oposición de Nano. Con Andy Pando en la boca de gol y la atención de Santamaría en el peruano, el veloz delantero de Saint-Denis logró conectar un centrochut. Santamaría solo pudo observar como el balón se le colaba entre las piernas. Era el minuto 89 y el grito de los más de cien seguidores amarillos retumbó en El Toralín.

Nuevamente el representativo lograba vencer en el último suspiro, en una cita en el que encontró un rival digno. La victoria sirve para aumentar la distancia con la Ponferradina en cinco puntos más el golaverage; y para mirar sin temor hacia la segunda plaza. Este sábado los grancanarios duermen a dos puntos del Alcorcón, quien ocupa temporalmente el privilegio de ascenso directo —el Racing de Santander sorprendió a los alfareros en Santo Domingo (0-1)—.  Esta Unión Deportiva hambrienta y con ‘estrella’ sabe lo que es sufrir para saborear las mieles de la victoria. El Olimpo espera a unos gladiadores insaciables. La próxima semana, con la lección del Guadalajara aprendida, el Hércules debe morder el polvo ante un Estadio de Gran Canaria que volverá a ser un caldera. El sueño no es imposible, es muy real y nadie sabe ya cómo reprimir su sonrisa.

 

CRONICA_ficha

Sociedad Deportiva Ponferradina   0-1  Unión Deportiva Las Palmas

Sociedad Deportiva Ponferradina: Roberto Santamaría; Carpio, Samuel, Alan Baró, Nano; Acorán (Wellington Silva, min. 76), Jonathan Ruiz, Juande, Lafuente (Saúl, min. 67); Yuri y Máyor. Entrenador: Claudio Barragán.

Unión Deportiva Las Palmas: Barbosa; Pignol, Deivid, Murillo, Dani Castellano; Hernán, Nauzet Alemán (Andy Pando, min. 85); Momo (Chrisantus, min. 46), Tato (Javi Castellano, min. 81), Vitolo; y Thievy. Entrenador: Sergio Lobera.

Goles: 0-1, min. 89: Thievy.

Árbitro: González Fuertes (Comité Asturiano). Mostró tarjetas amarillas a los locales Yuri, Acorán, Carpio y Jonathan Ruiz y a los visitantes Murillo y Thievy.

Incidencias: Partido correspondiente a la 33ª jornada de la Liga Adelante de Segunda división disputado en El Toralín ante 7.000 aficionados. Más de 150 amarillos animaron en las gradas de El Toralín al representativo.