Diez años entre dos abrazos

Compartir
Diez años datan entre esas dos imágenes. Los protagonistas, los mismos: Guayre y Vitolo.
Diez años datan entre esas dos imágenes. Los protagonistas, los mismos: Guayre y Vitolo.

Este miércoles Antonio Guayre Betancor (Las Palmas de Gran Canaria, 23 de abril de 1980) anunció su retirada del fútbol profesional. Tras numerosos episodios luchando contra múltiples lesiones, el jugador de La Isleta dijo basta. Atrás quedan sus temporadas como futbolista de la Unión Deportiva Las Palmas, un paso por la mejor época del Villarreal y su debut con la Selección Española. Maravilló especialmente en su primer curso como futbolista profesional. Siendo un imberbe asombró a todo un país con una verticalidad pasmosa, su velocidad endemoniada y un atrevimiento insultante. Guayre solo sabía jugar al fútbol, y lo hacía igual en los campos de tierra de Tercera que en el Camp Nou.

La historia del delantero isletero tiene reminiscencia con la actualidad. En aquel entonces se convirtió en el ídolo de un Insular entregado a las diabluras de la joven promesa. El 20 de diciembre del año 2000, Antonio tenía veinte primaveras. En la grada le esperaba con los brazos abiertos Víctor Machín (Las Palmas de Gran Canaria, 2 de noviembre de 1989), que solo tenía once añitos y jugaba en el alevín de la cadena amarilla. Tras marcar al Osasuna Guayre se dirigió a la Curva y abrazó, sin saberlo, al que ahora idolatran nuevos canteranos cuando acuden cada sábado al Estadio de Gran Canaria.

De ese abrazo inconsciente, a uno de ambos sobre el tapete con un balón de por medio. Diez años después Vitolo asistía un pase de la ‘muerte’ para que su ídolo empujase el esférico. Se fundieron en un abrazo lleno de felicidad. El equipo había empezado como una flecha con la invasión de jóvenes valores como el propio Vitolo o Jonathan Viera. Como en el 2000 salieron Ángel López o Jorge Larena. La energía que demostraban y la ilusión de jugar con los que fueron sus ídolos —Josico o el propio Guayre, por ejemplo— catapultaron al equipo dirigido por aquel entonces por Paco Jémez. A Guayre se le volvió a apagar la sonrisa con nuevas lesiones, y después de esa temporada no volvió a disfrutar nunca más sobre el césped.

El fútbol tiene historias entrañables y casuales que, con el paso del tiempo, en perspectiva, toman un valor incalculable. Pertenecen al mundo de las emociones, de aquellas que se adueñan de tus entrañas cuando eres un niño y no te abandonan hasta el fin de los días. Guayre, antes idolatrado por Vitolo, le cedió el testigo a su fan, a las nuevas generaciones. Tiene su velocidad, posee su técnica y todavía le queda camino por recorrer. Tras el recuerdo de aquel abrazo el día del Osasuna y el del Alcorcón todavía queda una deuda pendiente: maravillar en Primera División con la camiseta amarilla como lo hizo su ídolo Antonio Guayre.

vitolo_275«Era mi ejemplo a seguir»

Este jueves, Vitolo se refirió a la retirada del fútbol en activo de Antonio Guayre en rueda de prensa. Alabó al jugador isletero, que posee muchos admiradores en la caseta amarilla, sobre todo entre los más jóvenes. «Cuando yo era benjamín y estaba en el Estadio Insular mi ejemplo a seguir era él, porque había salido de la cantera y para mí en ese entonces era un jugador increíble», apuntó el de San Cristóbal.

«Es una lástima que haya tenido que dejarlo porque creo que Guayre alegraba mucho al fútbol y a la Union Deportiva. Ahora que se tome la vida con calma y que disfrute», le deseó.

El vídeo-homenaje publicado por udlaspalmas.net con todos sus goles con la casaca de la Unión Deportiva Las Palmas ha corrido como la pólvora por las redes sociales. Aquí lo puede ver: