Ramírez: «Estamos tratando de convencer al mediocentro»

Compartir

El presidente de la Unión Deportiva Las Palmas, en declaraciones a la emisora oficial, afirmó que la Dirección Deportiva ultima la contratación de un mediocentro de corte ofensivo: «Estamos tratando de convencerle para que venga con nosotros para así completar y cerrar la plantilla», apuntó.

Miguel Ángel Ramírez, el pasado sábado en el palco presidencial del Estadio de Gran Canaria / Samuel Sánchez (UDLASPALMAS.NET)
Miguel Ángel Ramírez, el pasado sábado en el palco presidencial del Estadio de Gran Canaria / Samuel Sánchez (UDLASPALMAS.NET)

Cierre del mercado: llegada de Aranda y Masoud. «Nosotros trabajamos en la incorporación de tres jugadores, que era lo que pretedíamos, teníamos para cada puesto bastante jugadores. No queríamos traer cualquier jugador, sabíamos lo que queríamos incorporar. Eso implica que los jugadores tengan un caché en el mercado y es muy complicado acceder a ellos si no es en el último minuto. Al final hemos incorporado a dos grandísimos futbolistas de Primera, de nueve jugadores siete son jugadores que la pasada temporada estuvieron en Primera. El esfuerzo económico que el Club ha hecho está ahí».

Falta el mediocentro. «Todavía nos falta el mediocentro: hay jugadores que rescindieron contrato ayer con sus equipos, que están libres y pueden ser incorporados en cualquier momento. Estamos tratando de convencerle para que venga con nosotros para así completar y cerrar la plantilla». «Es un futbolista que a nosotros nos gusta mucho, que es muy difícil convencerle porque su chaché es muy alto, estamos trabajando. Sino hay otras opciones. Vamos por prioridades».

Estrechez económica. «La Unión Deportiva Las Palmas es un equipo que tiene unas limitaciones económicas que todo el mundo conoce. Nuestro club tiene un presupuesto de 3,5 millones de euros para conformar la plantilla. Medio millón cuestan David González y los gemelos Suárez. Solo te quedan tres millones de euros para hcaer una plantilla de 25 futbolistas. El club tenía ayer la posibilidad de disponer de 300.000 euros para tres incorporaciones, es muy complicado. Por lo tanto no podemos acceder al mercado de fichajes como cualquier otro equipo».

Ejemplo de dificultad. «Un jugador que el entrenador había hablado con él nos había dado su palabra de honor, pues al final ficha por otro equipo. Estuve en UdRadio cuando dije que pronto anunciaríamos un fichaje internacional, pues teníamos un mediocentro ofensivo que en ese momento ya le estábamos sacando los billetes. Al final su representante vendió el pase, entraron unos alemanes por medio. Los alemanes adelantaron 250.000 euros y cuando estos señores vieron el dinero se echaron atrás, esto es el fútbol. Ayer teníamos un jugador muy bueno con el permiso de su equipo para rescindir, se llegó a un acuerdo con el jugador pero no venían devueltos firmados… son temas que crees que están y que luego pasa lo que pasa. Es muy complicado».

«Hay jugadores que prefieren ir al Alcorcón por menos dinero que a la Unión Deportiva Las Palmas», por cuestión territorial». «Todo no es el dinero: la Unión Deportiva Las Palmas para traer a un jugador aquí sino compite con dinero está siempre en inferioridad».

Cejudo intervino para convencer a Masoud. «Los diferentes medios, todos los días prácticamente, han sacado una retahíla de nombres y nadie ha dado a conocer los nombre que finalmente recalaron en la UD. También algún mérito tenemos que tener para llevar las cosas con sigilo. Aranda es un jugador que hasta ayer pertenecía al Granada, y Masoud era un jugador que había terminado contrato con el Osasuna y que había tenido una lesión la temporada pasada, pero está plenamente recuperado. Para hacer el fichaje de Masoud ha tenido que intervenir hasta el propio Álvaro Cejudo [ex jugador de la UD Las Palmas], tuvimos que recurrir a él para que nos ayudara a convencerlo. Álvaro nos ayudó mucho».

Pide calma. «Pido tranquilidad, que estemos unidos. Si alguien se siente engañado que pase por Pío XII y el presidente le compra el abono, el presidente no engaña a nadie».