En la mente de Cristiano Ronaldo

Cristiano Ronaldo se ha convertido, por méritos propios, en el mejor killer de todos los tiempos, una cuestión avalada por los números y por los éxitos del portugués. Y aunque parece que en LaLiga tiene la pólvora mojada, la sombra de CR7 amenaza a la UD Las Palmas en su visita al Santiago Bernabéu. 

El fútbol en su estado más animal. En su estado más feroz. Hambre insaciable. Olfato. Cristiano Ronaldo ha ido construyendo una carrera deportiva espectacular a base de un esfuerzo hercúleo por llegar a la cima. Con una mentalidad de hierro, el ‘7’ del Real Madrid es un futbolista cuyos movimientos parecen construidos en una probeta, en un laboratorio escondido en algún sótano, pero nada más lejos de la realidad; todo el valor que tiene el portugués es cuestión de horas, días, meses e, incluso, años de esfuerzo.

Su figura amenazará este fin de semana a la UD Las Palmas, aunque esta temporada parece que LaLiga no se le está dando todo lo bien que le gustaría. El luso lleva un gol, decisivo, eso sí, para doblegar al Getafe en otro día gris de su equipo, pero parece botín escaso para un jugador tan insaciable. Esa sequía goleadora, mitad inquietante, mitad preocupante por la marcha de los suyos en la competición, le está llevando a brillar menos de lo que acostumbra y eso le disgusta, le corroe, le molesta.

Ronaldo siempre se ha caracterizado por ser su mayor fan y, a la vez, el peor de sus detractores. Se autoflagela, no literalmente, cada noche que no se va a casa con un gol, más si cabe si su equipo no es capaz de ganar, algo que le hace volver más fuerte al día siguiente. Quizás por ello, el peligro que la escuadra de Pako Ayestarán tendrá enfrente este domingo pueda ser todavía mayor. La bestia anda suelta y Las Palmas, con todos los problemas defensivos que arrastra, podría sufrirlo con contundencia.

Está claro que CR7 saldrá con ganas de olvidar los dos últimos encuentros, en los que el Madrid ha caído y merecidamente, con goles y con espectáculo. El Bernabéu le espera, le necesita y le reclama casi a partes iguales. La UD no es una de sus víctimas predilectas, pero el portugués no va a dudar a la hora de generar ocasiones y de poner en jaque a la defensa grancanaria cada vez que el balón llegue cerca de sus dominios.

Sin tanta chispa como antaño, Cristiano sigue aprovechando su enorme olfato, potencia y pegada a la hora de ver portería, siendo especialmente peligroso cuando abandona la banda para colocarse en las inmediaciones del área, aunque prácticamente se atreve a disparar desde cualquier distancia sin problema. La vigilancia constante será clave para detenerle, sobre todo, si empieza a ponerse nervioso si las cosas no le salen.

La UD está en urgencias y los blancos, aunque suene a chiste, también se encuentran en una situación parecida. Cristiano Ronaldo lo sabe y, el domingo, intentará hacer trizas la defensa insular con los cañones que tiene por piernas. Frenarle no es tarea fácil, pero a los hombres de Ayestarán no les queda más remedio que intentarlo sin descanso.

Artículo anteriorTannane y Rèmy se pelearon este jueves, según Marca
Artículo posteriorLa brecha de goles encajados masacra a la UD Las Palmas