El exilio de Hernán Toledo

Compartir
Hernán Toledo durante un amistoso en Mapalomas / Foto: Gabriel Jiménez (udlaspalmas.NET)

El extremo argentino llegó este verano a la UD Las Palmas avalado por su calidad y velocidad, aunque ninguno de los entrenadores que han estado al frente del banquillo amarillo han apostado por él. 

Archivos clasificados. El caso de Hernán Toledo es una incógnita. El futbolista argentino no está en los planes de la UD, o al menos no ha entrado hasta el momento, y su tiempo en el ostracismo empieza a convertirse peligrosamente en rutina. El extremo no termina de adaptarse a Las Palmas y los entrenadores no están confiando en lo que el menudo jugador de Santa Fe puede aportarle a un equipo que continúa en crisis.

Ni Manolo Márquez ni Pako Ayestarán le tienen en cuenta. Ese hecho se constata a través de los números: Sólo ha formado parte de 3 de 12 convocatorias, incluyendo el partido de Copa del Rey, acumulando 38 minutos en los que su aportación ha sido, más bien, escasa. En los 3 partidos en los que el santafesino se ha vestido de corto ha realizado tan solo 15 pases y 4 regates, algo que habla por sí mismo de su rol en la UD.

Ni para bien ni para mal, Hernán Toledo no podido ayudar ni perjudicar a la escuadra amarilla y su figura empieza a convertirse en habitual en la grada.

Ni siquiera los problemas físicos de jugadores como Tannane, Vitolo, Rèmy, Viera o Tana le han abierto la posibilidad de convertirse en alternativa. De esa manera, el destierro empieza a ser demasiado patente. Tampoco le ha ayudado que Las Palmas no esté cuajando buenos resultados porque, para Pako Ayestarán, el argentino no tiene la solución de los problemas que atraviesa la plantilla grancanaria.

Asimismo, habría que reseñar unas palabras que Luis Helguera comentó la semana pasada que al jugador “le está costando adaptarse. Es un jugador con calidad y moralmente es un chico que, además de ser joven, sufre un poquito. Hay que ayudarle”. Estas palabras podrían explicar un poco la situación que vive un futbolista que lleva demasiado tiempo sin tener continuidad en el juego y eso acaba pesando.

Fuera como fuese, el ex jugador de la Fiorentina tendría que dar un paso adelante cuando Vitolo se marche en el mes de enero. Esa circunstancia se debe al discurso del club de no tener prisas para fichar en el mercado de invierno, una cuestión que le obligará a cambiar el ritmo de su temporada para ayudar a una UD necesitada de puntos y en plena carrera por la salvación. ¿Conseguirá Toledo salir del exilio?

También te puede interesar… 

#ANÁLISIS | Un partido para creer en la UD