Paco Jémez y su última cruzada

Compartir
Foto: Gabriel Jiménez (udlaspalmas.NET)

El entrenador grancanario podría decir adiós por segunda vez en su carrera a la UD Las Palmas este sábado cuando finalice el choque ante el Girona. Su posible marcha estará marcada por su fallo a la hora de salvar al equipo. 

El sábado será un día de despedidas en la UD Las Palmas. Los amarillos dejarán atrás un periplo de tres temporadas en Primera, dirán adiós a muchos jugadores y también podrían separar su camino del de Paco Jémez. El preparador insular llegó en diciembre con el objetivo de conseguir la permanencia y, tras varios meses en el que el descalabro se fue haciendo cada vez más patente, se le podría cerrar la puerta del club. Otra vez.

La continuidad del técnico es una de las grandes cuestiones que se deben discutir en las próximas semanas. Tanto el propio Jémez como el club han señalado públicamente el deseo de seguir ligados, pero la realidad demuestra una cosa completamente distinta. Las sensaciones que ha dejado el entrenador no han sido del todo buenos a pesar de haber intentado por activa y por pasiva recuperar a un equipo que estaba moribundo.

A la hora de elaborar un proyecto nuevo, la UD necesita regenerar casi por completo una plantilla viciada y que demuestra claros signos de desgaste. El fin de ciclo es evidente y la Comisión Deportiva debería empezar de cero con un nuevo entrenador que se ponga a los mandos de una nave con nuevos jugadores. De ese modo, la figura del ‘Sargento de Hierro’ no es, quizás, la más adecuada para empezar un nuevo camino.

Sin embargo, eso no implica que el encuentro ante el Girona sea esa última cruzada que Jémez debe de afrontar como entrenador de Las Palmas. Al míster isleño se le pueden achacar muchísimos errores, pero no se le puede llamar la atención por no haberlo intentado o por no haber buscado sacarle el máximo provecho a los jugadores que tenía. El del sábado puede ser su último y, después, su puerta podría cerrarse por segunda vez.