Cristóbal Soria explica la metodología Manolo Jiménez

Compartir

El que fuera delegado del Sevilla durante la etapa del preparador de Arahal en el conjunto hispalense atiende a udlaspalmas.NET para explicar de primera mano cómo es el nuevo preparador de la UD Las Palmas. 

#OFICIAL | Jiménez toma el mando del banquillo de la UD

«Con Manolo Jiménez me iría de fiesta y a la guerra». Así define Cristóbal Soria a un Manolo Jiménez que se ha convertido en la persona encargada de dirigir los intereses de la UD Las Palmas en su intento de retornar a la Primera División. El que fuera delegado del Sevilla FC compartió con el nuevo técnico amarillo muchas horas de convivencia, así como buenos y malos momentos en la entidad hispalense. Juntos mantuvieron una estrecha relación profesional que hoy en día perdura en un tono bastante más personal.

Por esa razón, udlaspalmas.NET se puso en contacto con el actual tertuliano del Chiringuito de Jugones para que pudiera contarnos de primera mano cómo es Manolo Jiménez en las distancias cortas, qué estilo de fútbol es el que va a imponer en su nueva etapa en la isla y cómo va a ser su trato con los jugadores. La realidad es que el preparador de Arahal va a aterrizar en el conjunto insular habiendo generado ilusión en parte de la afición, una cuestión por la que es casi obligatorio conocer un poco más al hombre que a partir del lunes se sentará en el banquillo del Estadio de Gran Canaria.

Un entrenador con hambre. «La elección de Manolo Jiménez no puede ser más acertado a todos los niveles, tanto en el aspecto deportivo como en el personal. Yo he tenido la fortuna de trabajar con él codo con codo y es de los entrenadores que te dejan marcado en lo positivo. Es un trabajador insaciable. A pesar del tiempo que lleva en la élite y los años que lleva entrenando, mantiene un hambre de fútbol impresionante. No tengo dudas: va a devolver a la UD a donde se merece más pronto que tarde. Además, es un entrenador que creo que, por la situación que vive la UD Las Palmas ahora mismo, les viene muy bien porque está capacitado para sobrellevar este tipo de momentos».

Su dibujo y su idea de juego. «Trabaja claramente con un 4-4-2 con 2 líneas muy definidas. Le gusta la velocidad por las bandas, que los centrales sean contundentes y los laterales con llegada. El 4-4-2 es su principal sistema de juego. En cuanto a esto, puedo llegar a entender que los aficionados de la UD Las Palmas puedan estar preocupados, pero la realidad es que Manolo Jiménez es un ganador por encima de todo. Los clubes pueden tener su idiosincrasia, su personalidad y su estilo de juego, pero creo que a los aficionados lo que les gustaría es estar el año que viene en la máxima categoría. Lo que van a querer es sumar y para eso Manolo Jiménez es una elección más que acertada».

Fútbol vertical sin grandes experimentos. «Le gusta estar más resguardado. El fútbol vistoso de Quique Setién en Segunda División no sé si tendría mucho sentido. Veo más factible esas dos líneas de 4 bien marcadas, con movilidad, con versatilidad y con fútbol directo, teniendo tus dos centrales y tus dos laterales bien definidos sin hacer experimentos ni querer inventar nada. Creo que el fútbol es mucho más fácil que innovar un sistema de juego. Esto es mucho más simple que el tocar y tocar en Segunda».

Gran estratega y estudioso de los rivales. «Manolo Jiménez es un entrenador que trabaja mucho las acciones de estrategia. Son una de las bases importantes de su filosofía. Le apasiona sentarse a analizar al equipo rival, cómo hacerle daño y cómo frenarle. Trabaja, trabaja y trabaja incansablemente para poder conseguir sus objetivos».

Un técnico con carácter y que va a ir de frente con los futbolistas. «Es un grandísimo motivador y es capaz de sacarle mucho rendimiento a los jugadores. El haber sido un jugador de carácter sabe perfectamente cómo ponerse en las distintas situaciones que se viven en un vestuario. Entonces, Manolo Jiménez es un entrenador muy cercano, que no tiene ningún problema en sentarse con un jugador para decirle lo que piensa. Eso es fundamental a la hora de dirigir un grupo. Te puede gustar o no lo que te pueda decir a la cara, pero te mira a la cara y te dice lo que piensa».