El ostracismo de Fidel

Compartir
Foto: LaLiga

Adelantado en la rotación por hombres como Blum o Sacko, el extremo onubense se ha ido quedando relegado hasta quedarse en la grada en El Molinón. Su poca participación le deja como una de las últimas opciones del ataque para Jiménez. 

Abocado a la suplencia. Sobrepasado por su competencia en la plantilla. El inicio de curso de Fidel Chaves no está siendo nada fácil. El extremo no está teniendo demasiado protagonismo y eso le ha llevado a ser uno de los últimos hombres sobre los que Manolo Jiménez tira cuando lo necesita. De hecho, sin ir más lejos, ante el Sporting se quedó fuera de la convocatoria siendo adelantado por un Sacko que llevaba varias semanas K.O.

Entrar en la alineación de esta UD Las Palmas no es nada sencillo. La competencia está en un punto altísimo y jugar cada fin de semana es una batalla donde los entrenamientos es el campo de batalla. Sin embargo, dentro de la columna vertebral de los amarillos hay una serie de hombres que, salvo lesión, parecen inamovibles y ninguno de ellos es el extremo onubense, por lo que lo que le queda es pelear por los puestos que quedan.

Ahí tiene la difícil competencia de encontrarse con jugadores como Rafa Mir o Blum, por lo que, por rendimiento, se está quedando un poco atrás. No obstante, la temporada es larga y queda tiempo para ganarse un sitio a pesar de que hasta ahora sólo ha jugado unos 226 minutos de los 720 que se han disputado hasta el momento de forma oficial.

Lo cierto es que todo pasa por ganarse un poco el sitio como hombre de refresco y, posteriormente, podría llegar su oportunidad como alternativa. De momento, va en el tren de cola y tiene que escalar puestos para ser uno de los jugadores que, de verdad, cuenta para un Jiménez que tiene dónde elegir, pero que de momento no apuesta por Fidel.

También te puede interesar…

#RIVAL | El Alcorcón podría llegar a Gran Canaria con una baja sensible