El día que Murillo se disfrazó de superhéroe

Compartir

Las Palmas no ha tenido fortuna en sus visitas al Estadio de los Juegos Mediterráneos. En las diez visitas realizadas tan solo en dos ocasiones los amarillos consiguieron salir del estadio con una sonrisa de oreja a oreja. La última victoria se remonta a 2013 cuando Sergio Lobera ocupaba el banquillo insular y Thievy, con sus cabalgadas, se encargaba de levantar al público canario de sus asientos. 

El equipo grancanario se adelantaría a los 22 minutos de juego con un gol del central Jeison Murillo, que aprovecho un fallo del portero local, Esteban, tras un saque de esquina sacado por Momo.

Tan solo cinco minutos más tarde, los de Sergio Lobera conseguirían ampliar distancias con una gran jugada entre Thievy y Macauley Chrisantus, que acabaría anotando el nigeriano con un buen disparo cruzado. En el minuto 45 se comenzaría a complicar el partido para los canarios, con la expulsión de Vitolo por doble amarilla.

Con el 0-2 en el marcador, el Almería lo intentó de todas las formas posibles, fallando incluso un penalti cometido por Deivid. Pero tanto va el cántaro a la fuente que, al final, los entrenados en aquel momento por Javi Gracia lograban acortar distancias con el gol de Charles de cabeza en el minuto 60.

A diez minutos del final, Rubén Suárez con un potente disparo desde muy lejos conseguía poner las tablas en el marcador. Cuando parecía que el marcador ya no se movería, apareció otra vez Murillo para otorgarle los tres puntos al equipo grancanario: un gol en el descuento que ya forma parte de la historia de la UD Las Palmas.