Vicente Gómez: «Me sentía culpable de todo lo que pasó»

Compartir
Foto:LaLiga

Vicente Gómez ha concedido en el día de hoy una entrevista a La Provincia en la que habla de su salida de Las Palmas y cómo se encuentra ahora en el Deportivo de la Coruña.

El futbolista canario reconoce que se le hará muy complicado enfrentarse al que fue su equipo durante tantas temporadas: «Es complicado porque es la primera vez que quiero que pierda la UD, nunca me ha pasado». Vicente tenía marcada esta fecha en el calendario desde el momento en el que fichó por el club gallego: «Tenía un poco de contradicción; por un lado quería que llegase, por el otro, que no. Lo afrontaré lo mejor que pueda. Trataré de centrarme en el partido lo más rápido posible».

El mediocentro del Deportivo todavía siente nostalgia cuando piensa en la gran etapa de Setién al frente del conjunto insular, en el que el grueso del once lo formaban canarios. «Sigo teniendo esa melancolía por todo lo que significó Quique Setién, por todo lo que hicimos, por la forma de jugar, por marcar un estilo en los grandes escenarios de Primera, el panorama que teníamos por delante. Ha sido el entrenador más importante por todo lo que ha aportado, hizo que muchos subiésemos el nivel». Aunque dejó claro que el «escudo siempre estará por encima».

Sobre las posibilidades de los amarillos de alcanzar el objetivo del ascenso, se mostró optimista y achacó algunos malos resultados de Las Palmas a fallos arbitrales. «Estoy convencido de que la UD alcanzará la mejor versión de sus futbolistas. Y ojalá que tenga suerte, con algunas decisiones arbitrales que han tenido en el último mes, y así será el equipo a batir».

Explicó también el motivo de su salida que sorprendió a todos en su momento: «Estaba deprimido en el equipo, me afectó todo. Me sentía un fracasado, parecía que jamás llegaría a mi nivel. Todo eran pensamientos negativos. Me sentía responsable y culpable de todo lo que pasó».

Ahora en el club gallego vuelve a sonreír y sentirse un jugador valorado: «El hecho de venir fue una salvación. Me quité un lastre enorme, y más tras la lesión. Este salto me vino muy bien, ahora solo pienso en el fútbol».

El ex-amarillo dice haber llegado muy bien al comienzo de la temporada en el aspecto físico, lo que le ha abierto las puertas de la titularidad: «Todo me está yendo espectacular. Al final, llegué muy bien, con el punto físico preciso. Y la emoción de llegar a un sitio nuevo. El querer agradar, que la gente vea que estoy a un buen nivel, toda esa ola de optimismo que sentí cuando pisé el primer día las instalaciones de Abegondo, me hizo venirme arriba».