De la AMR a la ATR

Compartir
Foto: Carlos Díaz-Recio / Diario AS

En la búsqueda de un mayor equilibrio y de un ataque más desequilibrante, la marcha de Rafa Mir con la selección abre la puerta a que Tana conforme un nuevo tridente al lado de Rubén Castro y Sergio Araujo. 

A pocos días de un partido vital ante el Granada, la UD busca respuestas a las preguntas que se ha ido haciendo en este bache. Entre ellas destaca la poca o nula capacidad para generar peligro en ciertos tramos de partido en los que no se asoma ni siquiera por el área rival. Por ello, con Rafa Mir fuera de la isla, Manolo Jiménez tiene que recomponer un poco su alineación y ahí entra Tana.

Si bien es cierto que ya en el Martínez Valero fue titular, su inclusión en el once supone ahora una conjunción alrededor de Araujo y Rubén Castro que suena bien. El de San Cristóbal demostró el pasado sábado en Elche que puede llevar la batuta del ataque sin problemas y que la responsabilidad de buscar un fútbol más combinativo no le viene grande ni mucho menos. Está preparado para ello.

En ese sentido, jugando por detrás de esos dos puntas, Tana puede ser un arma clave en el intento de cambiar la dinámica y el mal juego que están arrastrando los amarillos. El ’24’ es un jugador que vive de la asociación y esta UD ya ha dejado claro que el cupo de partidos jugando balones largos ha llegado casi a su límite. Por esa razón, su figura se hace necesaria para poder jugar mejor, sobre todo, en casa.

También tendrá Jiménez que acompañar a este nuevo tridente con jugadores que entren por banda aunque eso signifique que tenga que sacrificar a alguna pieza que es importante para él como Galarreta. En su decisión está el poder conformar un equipo con el aire ofensivo que necesita sin perder el empaque defensivo.

No obstante, si se confirma la ATR, la UD dará un paso al frente para mejorar la imagen que está dando y para tener más opciones de llegar arriba con más peligro.