Mejoría claretiana pese a la derrota (89-76)

Compartir

El Herbalife Gran Canaria cayó en el WiZink Center ante el Real Madrid en un encuentro donde los amarillos mostraron una mejor cara, algo importante dada la capacidad competitiva que están mostrando los amarillos lejos de casa. Radicevic debutó dejando buenas sensaciones. 

Muestras de mejoría en Euroleague. El Herbalife Gran Canaria, después de volver a dejar un sabor agridulce por las formas de la derrota ante Baskonia el pasado domingo, ha cuajado un buen partido ante el Real Madrid. Pese a perder, los hombres de Salva Maldonado demostraron un mejoría importante en ambos lados de la pista y fueron capaces de competir mejor, una asignatura que se les está resistiendo lejos del Arena y que empieza a ser vital para la mejoría deportiva.

De hecho, el inicio fue arrollador gracias a un enorme acierto de los amarillos en el tiro exterior. Eso pilló al conjunto de Laso a con el pie cambiado y sin un Sergio Llull que muchas veces suele ser el termómetro perfecto para los madridistas. Con Evans y, sobre todo, Strawberry muy enchufados, los claretianos fueron mejores que su rival y los mandaron directamente al rincón de pensar. Aunque para ganar al Madrid hace falta algo más que un buen primer periodo.

A partir de ahí hubo una sucesión de canastas con las que Eulis Báez volvió a mostrar su mejor versión. Los blancos se enganchaban al partido y con la misma el Granca les devolvía a su sitio. No obstante, un último empujón del campeón con Randolph como protagonista desniveló la balanza a favor de los locales justo antes del descanso, aunque el partido seguía estando bastante abierto.

Ya en la reanudación el Madrid logró despegarse tras unos minutos de tanteo, logrando afianzar su dominio dándole a los amarillos de su propia medicina con un parcial de 13-0 redentor. Aun así, el cuadro de Maldonado volvería a la carga y recortaría distancias dando muestras de ese juego coral y en transición que tanto le gusta al técnico catalán, manteniendo con vida a los grancanarios para el final.

Otra escapada blanca ya iba a ser casi definitiva porque, aunque Radicevic lideró una gran reacción claretiana en busca de otra remontada, no pudieron ya con la fuerza de los madrileños. De ese modo, el equipo de Laso consiguió cerrar el encuentro con otro estirón en el tramo final que sería más que definitivo.

De esta manera, el Herbalife Gran Canaria mostró una mejor cara respecto a sus últimos compromisos lejos del Arena y deja entrever unas sensaciones que son más halagüeñas. Aunque el partido del Bayern está antes, el choque verdaderamente importante para los amarillos es el del sábado ante el Estudiantes ya que una derrota podría dejarles muy tocados y con la Copa del Rey bastante lejos. No les queda otra a los grancanarios que apretar los dientes.