Una victoria agridulce en una noche mágica (VÍDEO)

Compartir

El Estadio Insular vivió en mayo de 1998 una eliminatoria en la que, a pesar de no haber logrado el objetivo, el público ovacionó a los jugadores de una UD Las Palmas que lo dieron todo por remontar. El Oviedo y Gamboa fueron los verdugos amarillos, pero el equipo dirigido por García Remón lo dio todo hasta el final por regresar a Primera División.