Miedo

Compartir

En un nuevo empate de la UD quedó demostrado que Herrera quiere una victoria que le dé confianza a sus jugadores, pero no la encuentra por culpa de su nulas ganas de ser valientes para seguir resguardándose atrás. 

Jornadas que pasan. Oportunidades que vuelan. Las Palmas sacó un punto insuficiente y poco válido en su cruzada por conseguir acercarse a los puestos de ascenso, dejando una vez más claro que la valentía de Herrera está muy lejos de ser la adecuada para dar ese golpe sobre la mesa que, según sus propias palabras, necesitan sus chicos. Hoy ante el Málaga quedó demostrado una vez más que a esta UD le faltan argumentos ofensivos y le sobran miedos para poder salir de esta situación.

Defensivamente, no se le puede reprochar nada al míster catalán. Ha logrado una solidez bastante evidente que ha cambiado la dinámica de los amarillos atrás. En el pasado ya quedaron las goleadas que este mismo equipo sufrió, pero ahora los problemas se dan en una zona, la ofensiva, que es inexistente. Con Rafa Mir en una banda y con Rubén sin poder recibir balones con los que poder hacer gol, va a ser muy difícil que se pueda llegar a jugar, al menos, unos Playoff que se ponen complicados.

Si de verdad Herrera quiere romper con todo esto y empezar a sumar puntos con mucha más normalidad, tiene que ser mucho más valiente y no conformarse con un empate en Málaga. Esperar a que se aparezca la virgen no puede ser el mayor argumento ofensivo de un equipo que es el segundo presupuesto de la categoría y que ha hecho un plantel en busca de un ascenso que era el objetivo a principios de curso.

No le va a quedar otra al barcelonés que dejar atrás sus miedos, salir al ataque e iniciar una racha con la que hacer creer a los que tienen poca fe y para darle a sus jugadores lo que él mismo dice que necesitan para levantar este proyecto. Por sus palabras se intuye que quiere ir con todo a por una remontada histórica, pero por sus planteamientos sólo se ve un equipo conformista, que ataca poco y que no juega a nada.