«A los jugadores les puede afectar creer que tengo un ultimátum»

Compartir
Foto:udlaspalmas

Ganar o ser destituido. Es la premisa que muchos creen que se puede cumplir mañana ante el Extremadura, aunque Toni Otero se ha encargado de desmentir este ultimátum. Herrera se enfrenta a una auténtica final este domingo, y se puede ver favorecido por la buena dinámica en casa, pero sabe que con solo ser fiable en casa no le vale. Lea todas las palabras de Paco Herrera en la previa del choque ante el conjunto de Almendralejo.

Una final: «Mañana es el partido que se juega. En el que hay que centrarse y disputar y ganar. Pero siempre tienes las mismas condiciones: pelear por ganarlo y en este caso hay algunos detalles que hacen que la victoria sea mucho más importante.

Su situación personal: «Nunca he sentido una presión que me mandara a casa si el partido no saliera bien. Seguramente, porque toda la gente que está a mi alrededor lo ocultan muy bien o están deseando – que creo que es así – que todo salga bien sin ser necesario cada semana tener ese comentario. Llevábamos siete partidos sin perder. En la primera que perdemos, aparece esa situación. Trabajar todas las semanas así no es fácil. Ya he vivido todas las situaciones, pero me preocupa que los jugadores lean en los medios cada semana y crean esas cosas porque no sé cómo les puede afectar».

La ausencia de Araujo: «Estoy esperando desde hace tiempo el tener la posibilidad de contar con todos los jugadores al 100%. No la he tenido desde que he llegado porque el chino no estaba en condiciones. Cuando ha llegado su momento, que ahora está fuerte y para competir 90 minutos, viene ese parón para él. El equipo va a saber jugar en esa situación. Si la semana que viene están todos, entiendo que Rubén va a estar y que tendremos al chino y que te diga que los dos van a estar compitiendo porque ya toca.

El mismo árbitro que en el derbi: «No valoro ese tipo de cosas. Lamento que sucediera y estoy seguro de que él también lo habrá lamentado. Fue una equivocación que nos resta dos puntos, pero todos podemos tener un error así. Tenemos que disculpar que pueda suceder, porque en otra ocasión nos puede favorecer a nosotros.

El caso Fidel y Rubén: «He leído y atendido muy poco porque he estado centrado en otras cosas. Es muy sencillo lo que ha sucedido como para haberle dado tanta importancia. Estábamos todos en el aeropuerto y hay dos jugadores que le iban a comprar regalos a sus familiares, como yo también suelo hacer. Tuvieron un lapsus y cuando se dan cuenta, van a la puerta y no hubiera pasado nada si la persona responsable hubiera permitido entrar a los jugadores al avión. Sabíamos que estaban llegando tarde y que no les permitían entrar. No hubo ningún tipo de situación extraña ni nada más. Si me hubiese preguntado alguien le hubiese dicho que ha sido un despiste momentáneo. El avión no estaba en marcha y no sé por qué no les dejaron entrar. No hay culpables y se le ha dado excesiva importancia».

El rival: «El cambio de entrenador hace que nuestra idea que teníamos sobre sus sistemas y demás, que no cambiaban nunca, nos tengamos que abrir un poco más. Nos hemos centrado en nosotros y no valorar la posición táctica del rival pero sí a nivel individual de los rivales. A partir de ahí, aparece lo de siempre: entrenador nuevo; victoria segura… Pero conmigo no se dio, nos pegamos una buena leche.

Concentrar al equipo: «Si el partido tiene el horario de mañana, somos mayorcitos como para no tener que hacer concentraciones desde el día antes. Haremos mañana una concentración, como lo hicimos en el último partido. Tenemos que quitarle hierro a este asunto».

Escasez goleadora: «Me preocuparía si no tuviésemos posibilidades. Pero cada semana tenemos ocasiones muy claras como para decir que las tenemos y no las terminamos. Me preocupa no terminarlas, pero las estamos teniendo todas las semanas excepto en Málaga. Las solemos tener muy cerca de la portería».

Vuele Maikel Mesa: «Arrastraba unas molestias las últimas semanas que no le ayudaban a estar bien. No estaba fino y ahora han desaparecido las molestias. Creo que ha sido un acierto pararle con las inyecciones que se le han puesto en la espalda. Va a ser importante mañana y, si lo que tengo en la cabeza funciona en este partido, será un un jugador importante».

El poco público: «El equipo viene de un año negativo y se vendió un proyecto ilusionante que no ha cuajado. Hay que disculpar que la gente no esté. La gente menos fiel solo se apunta cuando el equipo va bien, eso sucede en todos los campos. Yo espero que esté lleno y que seamos nosotros los que ilusionemos a la gente que es reticente. Los fieles van siempre, los que necesitan motivación no van porque no les estamos motivando nosotros. Si el Estadio está de tu parte, te lleva siempre en volandas».

También te puede interesar…

#DECLARACIONES | “Prince me dice que crea en el club y crea en mí”

Compartir
Artículo anteriorEste domingo, al fútbol con Guaguas Municipales
Artículo posteriorMaikel Mesa y Josep, novedades en la lista para el Extremadura