Una crisis que no solo es de resultados

Compartir

Las Palmas pierde ante el Elche en un partido con muy poca brillantez. Los de Pepe Mel quedan fuera de competencia por la promoción de ascenso a Primera, a causa de un gol de Carlos Castro sobre el minuto 83. A pesar de que Las Palmas tenía a su favor diferentes resultados: Oviedo y Deportivo habían empatado, también el Almería contra el Rayo y el Sporting ante el Málaga, Mel pierde por segunda vez consecutiva en casa y deja que el Elche le adelante en la tabla.

En pleno sepelio de Toni Otero, Rocco Maiorino presenció el problema que dormita en la Unión Deportiva y que explica lo que está sucediendo; la indolencia de los de Mel desdibuja el redicho objetivo. Se caricaturiza un desafío de tanta enjundia, si ante un equipo como el Elche, que jugó a medio gas, Las Palmas es incapaz de crear peligro.

Fue una primera parte aburrida, de hecho es probable que, en lo que va de temporada, los primeros 45 minutos ante el Elche hayan sido los peores de Las Palmas como local. Con las bajas de De La Bella, Curbelo y Timor, Mel apostó por un centro del campo que no funcionó. La terna Srnic-Galarreta-Mesa no consiguió distribuir el juego, ni cuajar ocasiones peligrosas, ni mantener una posesión clara.

La noticia pasó por la cantidad de tarjetas amarillas con las que Las Palmas se marchó al descanso: Lemos, Cala (la décima, conlleva suspensión contra el Oviedo), Galarreta y Peñalba. Y éstas dos últimas, especialmente significativas, porque la de Íñigo podría haber llevado a su expulsión tras una entrada fortísima sobre la rodilla de Josan, y la de Peñalba, por protestar.

Ante estos evidentes signos de desesperación, Mel convocó sus estados generales y puso a calentar a Momo, Fidel y Pekhart. Poniendo en capilla al equipo y haciendo algo inaudito, el técnico madrileño pareció mandar un mensaje claro a los suyos, fue un dardo a la actitud que estaban mostrando.

La segunda parte fue harina de otro costal, aunque sirvió de poco. Momo entró por Peñalba y poco después, Fidel sustituyó a Srnic. Y la maquinaria empezó a funcionar. El veterano creó mucho desequilibrio, dinamizó lo que no parecía latir, y la afición le correspondió con varios aplausos.

En el 49′ Rafa Mir disparó desde lejos, erizándole el bello al larguero. En el 61′ Fidel remató con la izquierda también desde lejos. En el 72′, Castro disparó con efecto casi sobre la línea de fondo y obligó la intervención brillante de Edgar Badía.

El descalabro llegó cuando Juan Cala suspendió la buena inercia que llevaba la Unión Deportiva, errando un despeje y dejándole el balón Carlos Castro. El 19 supo fintar y vencer a Raúl Fernández. Marcó por primera vez esta temporada y con ese gol anuló las pocas posibilidades que le quedaban a Las Palmas para poder promocionar.

El partido acabó con el Elche, recién ascendido, por encima de la UD y con la afición amarilla pidiéndole a Miguel Ángel Ramírez la dimisión, abriendo una crisis que ya excede a los resultados.

Compartir
Artículo anteriorLos amarillos ante el Elche, uno por uno
Artículo posteriorMomo: «Tenemos que pelear por este escudo»