Las Palmas tendrá que luchar por la permanencia

Compartir

La UD Las Palmas baja a la decimotercera posición y queda a solo siete puntos de ventaja sobre el descenso, tras perder ante el Cádiz en los últimos diez minutos 0-3. La única noticia positiva fue el debut de Toni Robaina en las filas del primer equipo.

Con Fidel de mediapunta y Srnic titular, Mel ordenó a sus pupilos empezar al ataque. A sabiendas de la vocación pelotera Cádiz, mantener el balón y crear largas jugadas, Las Palmas comenzó contraatacando y aprovechando la poca vigorosidad defensiva de su rival.

Pronto, los insulares generaron peligro en área andaluza. Primero lo hizo Rubén Castro, errando en un mano mano con Alberto Cifuentes, que a la postre escupió el palo. Después, fue Fidel Chaves quien disparó mal en la frontal del área.

Andaluces y canarios plantearon un partido en el que los ataques se impusieran a las defensas. Los primeros quince minutos, de tú a tú, dieron espectáculo y adrenalina a las pocas personas que fueron este Domingo de Ramos al estadio. El Cádiz tuvo la oportunidad de marcar en torno al 13′ con un balón de Jairo Izquierdo, raseado al segundo palo, que paró Raúl Fernández. Pero lo peor estaba por llegar.

Una historia de terror

Poco a poco La UD Las Palmas fue disminuyendo su vocación ofensiva mientras el Cádiz ampliaba su propiedad sobre el balón. Sobre el ecuador la sensaciones viraron; si los peninsulares ahora eran capaces de crear largas jugadas, a los amarillos les costaba cada vez más sacar el balón con alguna combinada. En el 25′ Deivid protagonizó una de las jugadas más surrealistas de la temporada, el central obstaculizó un balón aéreo del Cádiz con sus dos manos en alto, acción que Aceitón castigó con tarjeta amarilla y el respetable, con pitos durante lo que restó de partido.

La Unión Deportiva se fue espesando a la vez que se acercaba el descanso. Incapaces de desbordar por las bandas y con el centro del campo totalmente taponado, el cuadro de Pepe Mel perdió las credenciales con las que se había presentado al principio. Sería por eso que Rafa Mir, David García y Toni Robaina pronto salieron a calentar.  Con una soberana sensación de aburrimiento, usual en las primeras mitades de Las Palmas de Mel, el encuentro se marchó al descanso.

Toni Robaina debuta con la UD

La segunda mitad empezó con doble noticia; Mel retiró a Deivid Rodríguez, tras una primera parte francamente deficiente, por el debutante Toni Robaina. El cuadro cambió de posiciones: Eric Curbelo pasó al central junto a Aythami Artiles, De La Bella, al lateral zurdo, Álvaro Lemos al lateral diestro, David Timor y Javi Castellano siguieron de mediocentros, Slavoljub Srnic se mantuvo de extremo izquierdo, Fidel Chavez pasó al volante derecho y Toni Robaina habitó de mediapunta tras Rubén Castro.

Sobre el minuto 50 el partido vio cómo se intensificaba la marcha. Primero golpeó el Cádiz en una jugada en la que pudo haber penalti de la UD y después fue David Timor quien amenazó la portería de Alberto Cifuentes con un disparo potentísimo.

Las Palmas tocó con rapidez pero sin precisión. Perdió muchos balones en el centro del campo y el Cádiz obtuvo petróleo con varias aproximaciones peligrosas. En el 67′ fue Rafa Mir quien entró por Srnic, cambio que llevó a Toni Robaina al extremo izquierdo, antes de que el guardameta insular, Raúl Fernández, se lesionara y tuviera que dar entrada a Nauzet Pérez.

El cataclismo sucedió en los últimos ocho minutos del encuentro. Cuando Las Palmas recibió demasiado castigo para lo poco que había hecho el Cádiz hasta entonces. Machís marcó tres goles seguidos, primero tras recibir un balón totalmente libre de marca en el corazón del área, y el segundo, con el estadio vaciándose y la defensa descolocada y el tercero, solos, húefranos, con la cara colorada y sin el rastro de la historia del club.

La Unión Deportiva se despidió del EGC con la afición en pie de guerra frente al palco y Las Palmas mirando de reojo los puestos de descenso.