Mel apuesta por la cantera ante el Lugo… y en su proyecto de futuro

Compartir
Foto: Canarias en hora / Carlos Díaz Recio

En la entrevista concedida por Pepe Mel en Ser Deportivos Las Palmas hubo también protagonismo para la cantera. El entrenador madrileño asegura que «hay que mirar para abajo» a la hora de reforzar al primer equipo y que este mismo fin de semana se verán dos caras nuevas ante el Lugo.

Subir a canteranos al primer equipo: «No se me caen los anillos por poner a canteranos. Al revés. En un momento difícil contra el Cádiz puse a Robaina. Voy a llevar a mínimo dos canteranos este fin de semana entre los 18 convocados. Si el primer equipo no está a nu nivel óptimo, es un momento idóneo para recurrir al filial».

Una filosofía de club: «Yo confío en que lo que me dice Tonono de la gente de cantera es así y va a misa. Creo que la UD está obligada a mirar al fútbol base pero que tenemos que dotarle al club un modelo de cómo hacer las cosas. Creo que desde el primer equipo hasta abajo las cosas se tienen que hacer de una forma igualitaria. Que tú veas al juvenil y sepas que estás viendo a la UD Las Palmas.

Los entrenadores de la cantera: «Para exigirle algo a un entrenador de fútbol base, no les puedes juzgar por sus resultados. Si cada dos años, un futbolista de abajo sale al primer equipo, sería un éxito. Si repasas las plantillas de los equipos de Primera, es difícil cumplir esto. El entrenador del fútbol base enseña el oficio de ser futbolista, no le puedes pedir resultados».

El futbolista que destaca: «En la defensa, una noticia muy positiva dentro del año que estamos teniendo es Eric Curbelo. Tiene esa velocidad necesaria y creo que es un jugador de un futuro tremendo para el club».

Barranco Seco: «A partir de verano, podremos tener un sitio de permanencia donde juntar al primer equipo, al filial, al juvenil… Yo solo he hablado con el entrenador del filial una vez, eso hay que arreglarlo y lo haremos estando juntos. Tenemos que intentar que la afición se sienta identificada con el equipo y eso se consigue con gente de su propia sangre».