«Conmigo han subido 45 canteranos al primer equipo»

Compartir
Miguel Ángel Ramírez / Canarias En Hora

Miguel Ángel Ramírez habló para los micrófonos de Radio Agüimes, en donde repasó la actualidad del equipo amarillo, habló sobre la cantera y la posibilidad de vender el club si apareciera un comprador. 

Causas del descenso y el fracaso de esta temporada: «Todo se resume a que tu con mucha ilusión planificas una temporada pero al final dependes de personas. Muchos de los jugadores que han descendido con la UD hoy están jugando en Primera División, haciéndolo de forma fantástica y con nosotros no tuvieron esa suerte. Cuando se juntan todas esas cosas en un año, pues terminas descendiendo. La mayoría de los jugadores con los que descendimos están ahora en Primera, eso te dice que tampoco teníamos tan mal equipo. Es algo que también ha pasado este año. En verano todos creían que teníamos una de las mejores plantillas de la categoría y al final no hemos tenido el nivel competitivo que todos creíamos. No supimos detectar las carencias que el equipo tenía y al final el paso de la competición te deja claro que no lo habíamos planificado tan bien como creíamos».

Las debilidades del club: «Tenemos un hándicap importante porque cuando la UD no gana genera una frustración grande entre nuestros aficionados porque hay muchísimos aficionados que están al lado del equipo cuando las cosas le van bien deportivamente. Luego hay otros aficionados que están para las verdes y las maduras. Esa otra parte que no está para las buenas y para las maduras, sino solo cuando va bien, tenemos que rescatarlos para que siempre estén con el equipo más allá de los resultados. Yo creo que esa es la debilidad más importante que tenemos».

Pocos canteranos en el primer equipo: «Desde que yo soy presidente han subido 45 jugadores canteranos a competir con el primer equipo. No sé si son muchos o son pocos, pero también es cierto que más dinero en ventas ha sacado con los jugadores de cantera. Todo tiene que ir poco a poco, cuando llegamos al club aquí no existía nada, ni canteranos , ni instalaciones, ni medios, ni organización; no había nada. Cuando llegamos a la UD solo existía el nombre, los colores y sobre todo la afición, que gracias a ellos salimos adelante».

Dispuesto a dar un paso si aparece un comprador solvente: «El fútbol ha cambiado tanto que actualmente los equipos son controlados por accionista mayoritarios. Está muy bien que alguien te diga que te vayas o des un paso al costado, pero he arriesgado todo mi patrimonio por este equipo cuando llegué al club y me ha salido bien, pero podía haber salido mal. Yo soy el máximo accionista de la entidad y si alguien está interesado en relevarme estoy encantado de escucharle y si se puede llegar a un acuerdo pues perfecto. Si no es así porque nadie está dispuesto a poner el dinero que tiene que poner, que sepan los aficionados que no hay nadie y entonces me dejen trabajar tranquilo».