El balance policial del derbi: solo tres aficionados expulsados

Compartir

La Policía Nacional ha hecho balance del dispositivo especial que se estableció en el derbi entre el CD Tenerife y la UD Las Palmas. Reinó la cordialidad entre ambas aficiones y, siendo un partido declarado de alto riesgo, pocas fueron las intervenciones: tres aficionados de la UD fueron expulsados del Heliodoro, dos acusados de lesiones antes del partido y algo de material pirotécnico intervenido en las puertas del estadio. Así lo han comunicado desde las fuerzas de seguridad:

En la ejecución del dispositivo, con la finalidad de garantizar la seguridad ciudadana y el normal desarrollo del evento deportivo, participaron más de 150 policías nacionales de diferentes servicios de la Jefatura Superior de Policía de Canarias y la Comisaría Provincial de Santa Cruz de Tenerife.

Dentro de las actuaciones realizadas por los agentes destaca la detención de dos aficionados como presuntos autores de un delito de lesiones cometido en la zona centro de la ciudad.

El dispositivo de seguridad diseñado por la Policía Nacional comprendió, en sus diferentes fases, la recepción por parte de los agentes de la afición de la UD Las Palmas en el puerto de la capital grancanaria, alrededor de 800 personas, así como su control y acompañamiento en el traslado marítimo hasta Santa Cruz de Tenerife.

Una vez en la capital tinerfeña, estas personas fueron acompañadas durante su desplazamiento a pie hasta el estadio de fútbol, adoptando las medidas oportunas para que no se produjese un cruce entre aficiones contrarias que pudiera conducir a episodios de violencia.

El resultado del dispositivo policial fue satisfactorio, habida cuenta de la entidad y circunstancias que concurrían en el encuentro deportivo que hizo necesaria su adopción. Las actuaciones más destacables llevadas a cabo por los agentes en sus funciones de protección de la seguridad ciudadana fueron la propuesta para sanción de tres personas por sendas infracciones a la Ley del Deporte, que llevó implícita su expulsión del recinto deportivo, y dos propuestas de sanción por alteraciones del orden cometidas fuera del estadio. Asimismo, se intervino diferente material pirotécnico que pretendía ser introducido en el estadio.

Igualmente, se procedió a la detención de dos personas, en la zona centro de la localidad, por la presunta autoría de un delito de lesiones cometido con anterioridad al inicio del encuentro.

Compartir
Artículo anteriorLemos: «Quiero cumplir mi contrato y jugar en Primera»
Artículo posteriorLa tentación vive abajo, por Javier Fernández Angulo