Araujo y Cedrés confían en recortar los plazos de sus lesiones

Compartir
Foto: La Liga

La falta de pólvora de la UD Las Palmas ha quedado en evidencia en la gira por Andalucía, donde aún resta por jugarse el encuentro de mañana que medirá a los amarillos y al Real Betis. Las lesiones de los futbolistas de vanguardia no ayudan y se trabaja a contrarreloj para que el equipo no esté excesivamente lastrado en las primeras jornadas de Liga.

Solo un gol en cuatro partidos – de penalti transformado por Timor – fue el bagaje realizador de la UD en el amistoso ante el Marítimo de Funchal y en los tres partidos disputados en Andalucía ante el Cádiz, Almería y Granada. Cifras que hacen saltar las alarmas a tan solo 12 días de arrancar la competición oficial y viendo la enfermería llena de goles.

Y es que, a las molestias que sufre Rubén Castro – el delantero ya toca balón pero su falta de ritmo para competir en partido oficial es evidente -, se le suman las dos lesiones sufridas por futbolistas con hambre de gol en el ataque amarillo con Sergio Araujo y Cristian Cedrés.

El chino, que fue diagnosticado con un esguince de grado dos en su tobillo, quiere recortar plazos y estar de nuevo al mismo ritmo que sus compañero antes de las 3-4 semanas marcadas para su recuperación. Sus cuatro goles en 26 partidos del curso pasado son un balance demasiado exiguo y el ’10’ no quiere volver a estar lastrado por los problemas físicos que marcaron su temporada anterior.

Por su parte, Cedrés tuvo que ser retirado del campo el pasado viernes ante el Almería en una acción cuyos primeros diagnósticos presagiaban un tiempo de baja cercano al mes de competición para un extremo fundamental en los planes de Mel. Sin embargo, las buenas sensaciones que maneja el canterano deben confirmarse hoy en un examen médico que concretará el tiempo de ausencia del futbolista.